Viz­ca­rra se ci­ñe a la ley

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El Tri­bu­nal de Ar­bi­tra­je de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC) ha da­do su vis­to bueno a la pre­ten­sión es­ta­dou­ni­den­se de im­po­ner aran­ce­les, por va­lor de 7.500 mi­llo­nes de dó­la­res, a pro­duc­tos de la Unión Eu­ro­pea co­mo com­pen­sa­ción a los sub­si­dios que con­ce­die­ron los Go­bier­nos eu­ro­peos a Air­bus en los desa­rro­llos de los mo­de­los A350 y A380. Ha tar­da­do ape­nas unas ho­ras Was­hing­ton en co­mu­ni­car que ha­rá pa­gar aran­ce­les a 300 pro­duc­tos im­por­ta­dos des­de Europa, que van des­de com­po­nen­tes de avia­ción has­ta una se­rie de pro­duc­tos agrí­co­las, muy sen­si­bles pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción de Trump, co­mo vino fran­cés, que­so ita­liano, acei­tu­nas, whisky y bie­nes de lu­jo.

Pa­ra Es­pa­ña, la de­ci­sión es un con­tra­tiem­po que vie­ne a su­mar­se co­mo un las­tre más en la fa­se de des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca mo­de­ra­da ac­tual. El vino y el acei­te es­pa­ñol re­sul­tan afec­ta­dos de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va; el va­lor de las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las im­pli­ca­das es­tá en torno a los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. No se tra­ta tan­to del vo­lu­men im­pli­ca­do de ven­tas co­mo la in­ci­den­cia so­bre pro­duc­cio­nes agrí­co­las muy sen­si­bles a cual­quier en­ca­re­ci­mien­to de los pre­cios.

La de­ci­sión de la OMC de­be ser res­pe­ta­da, por su­pues­to, pe­ro la cues­tión me­du­lar en es­te ca­so ra­di­ca en que la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca de Trump ha con­ver­ti­do la po­lí­ti­ca aran­ce­la­ria, me­dia­da no por la OMC, en una he­rra­mien­ta es­pu­ria pa­ra ob­te­ner ven­ta­jas en el in­ter­cam­bio eco­nó­mi­co en­tre blo­ques. La per­cep­ción de que la gue­rra co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na se li­mi­ta a los da­ños re­cí­pro­cos en­tre am­bos paí­ses ha­ce tiem­po que de­jó de ser rea­lis­ta. Y fren­te a quie­nes ex­pli­can el pro­tec­cio­nis­mo vis­ce­ral y en­tu­sias­ta de la Ad­mi­nis­tra­ción de Trump co­mo res­pues­ta a las prác­ti­cas abu­si­vas chi­nas, que exis­ten pa­ra irri­ta­ción de mu­chos paí­ses, los he­chos han de­mos­tra­do que la Unión Eu­ro­pea, cu­yas prác­ti­cas co­mer­cia­les es­tán por en­ci­ma de to­da sos­pe­cha, tam­bién es­tá en la dia­na de Was­hing­ton co­mo “enemi­go po­ten­cial”. En cual­quier es­ca­la­da de agre­sión, en las de ca­rác­ter eco­nó­mi­co tam­bién, la ra­cio­na­li­dad ini­cial pa­sa a con­ver­tir­se fá­cil­men­te en de­li­rio.

Pa­re­ce opor­tuno re­cor­dar que la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se ac­tual no cree en los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les; y mu­cho me­nos en la OMC. Ha he­cho lo po­si­ble pa­ra re­du­cir su im­por­tan­cia y se ha de­di­ca­do a apli­car la ley de la fuer­za en las re­la­cio­nes con otros paí­ses y es­tra­te­gias coac­ti­vas en cual­quier ne­go­cia­ción. La mo­ti­va­ción de fon­do de la Ad­mi­nis­tra­ción de Trump es man­te­ner las po­si­cio­nes de do­mi­nio tan­to en el mer­ca­do tec­no­ló­gi­co mun­dial co­mo en los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les. En nom­bre de ese pro­pó­si­to, Trump pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de en­te­rrar en sub­ven­cio­nes a sus agri­cul­to­res los in­gre­sos ob­te­ni­dos por la es­ca­la­da aran­ce­la­ria.

Bru­se­las te­me, con ra­zón, una nue­va es­ca­la­da pro­tec­cio­nis­ta con­tra pro­duc­tos eu­ro­peos. Pa­ra Trump, el va­lor de la OMC es ins­tru­men­tal; so­lo cree en ella cuan­do fa­lla a su fa­vor. Po­drá com­pro­bar­se si el or­ga­nis­mo fa­lla a fa­vor de Europa en la pre­ten­sión de im­po­ner aran­ce­les a Es­ta­dos Uni­dos a cuen­ta de las ayu­das pú­bli­cas con­ce­di­das a Boeing. O cuan­do Bru­se­las apli­que nue­vas san­cio­nes a las tec­no­ló­gi­cas ame­ri­ca­nas por su des­ca­ra­da y cre­cien­te elu­sión de im­pues­tos. Si al­go se ha de­mos­tra­do es que la es­tra­te­gia co­mer­cial de Was­hing­ton es­tá di­se­ña­da al mar­gen del res­pe­to a los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les.

La gra­ve cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que vi­ve Pe­rú de­be re­sol­ver­se si­guien­do las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les que ava­lan al pre­si­den­te, Martín Viz­ca­rra, en su de­ci­sión de di­sol­ver el Con­gre­so y con­vo­car elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas pa­ra que sean los vo­tan­tes quie­nes ten­gan la úl­ti­ma pa­la­bra en el rum­bo po­lí­ti­co que de­be adop­tar el país an­dino.

Pe­rú vi­vía una pa­rá­li­sis le­gis­la­ti­va pro­vo­ca­da por el blo­queo de la opo­si­ción fu­ji­mo­ris­ta —con ma­yo­ría en el Con­gre­so— agra­va­da ade­más por el in­ten­to de es­ta de mo­di­fi­car la com­po­si­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal me­dian­te el nom­bra­mien­to de ma­gis­tra­dos afi­nes. La pre­sión fu­ji­mo­ris­ta pa­ra es­ta mo­di­fi­ca­ción del Al­to Tri­bu­nal se ex­pli­ca por­que los prin­ci­pa­les lí­de­res fu­ji­mo­ris­tas es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos en gra­ves ca­sos de co­rrup­ción que sa­cu­den al país. En­tre ellos des­ta­ca su lí­der, Kei­ko Fu­ji­mo­ri, hi­ja de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, quien go­ber­nó Pe­rú de ma­ne­ra dic­ta­to­rial des­de su au­to­gol­pe de 1992 has­ta 2000. La lí­der fu­ji­mo­ris­ta se en­cuen­tra en pri­sión pre­ven­ti­va des­de oc­tu­bre de 2018 acu­sa­da de la­va­do de di­ne­ro pro­ce­den­te de los so­bor­nos pre­sun­ta­men­te rea­li­za­dos por la mul­ti­na­cio­nal cons­truc­to­ra Ode­brecht pa­ra fa­vo­re­cer su cam­pa­ña elec­to­ral de 2016.

Con su de­ci­sión, el pre­si­den­te, Viz­ca­rra, se ha ce­ñi­do a lo es­ta­ble­ci­do por el ar­tícu­lo 134 de la Cons­ti­tu­ción pe­rua­na, que per­mi­te di­sol­ver la Cá­ma­ra y con­vo­car a la ciu­da­da­nía a las ur­nas cuan­do el Con­gre­so re­cha­za to­mar en con­si­de­ra­ción dos pro­yec­tos de ley del Go­bierno. No es un “gol­pe de Es­ta­do”, tal y co­mo han acu­sa­do los fu­ji­mo­ris­tas, sino una sa­li­da le­gal y per­fec­ta­men­te le­gí­ti­ma. En cam­bio, lo que sí es una rup­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal es la ac­ción rea­li­za­da por la opo­si­ción que, con el Con­gre­so di­suel­to, vo­tó la des­ti­tu­ción del pre­si­den­te Viz­ca­rra y su sus­ti­tu­ción por la vi­ce­pre­si­den­ta, Mer­ce­des Aráoz.

Prue­ba de la ten­sión so­cial in­ne­ce­sa­ria ge­ne­ra­da por la de­ci­sión fu­ji­mo­ris­ta que ame­na­za­ba con crear en Pe­rú una pe­li­gro­sa dua­li­dad ins­ti­tu­cio­nal es que las Fuer­zas Ar­ma­das y la Po­li­cía tu­vie­ron que de­cla­rar pú­bli­ca­men­te su leal­tad al pre­si­den­te Viz­ca­rra y que mi­les de per­so­nas se echa­ron a las ca­lles por to­do el país res­pal­dan­do la de­ci­sión del pre­si­den­te. En es­te am­bien­te, es de ala­bar la de­ci­sión de Mer­ce­des Aráoz de no que­rer se­guir ade­lan­te con una pre­si­den­cia pa­ra­le­la y anun­ciar en la no­che del mar­tes que re­nun­cia­ba al nom­bra­mien­to rea­li­za­do por el Con­gre­so di­suel­to.

Es innegable que las con­di­cio­nes en las que aho­ra los pe­rua­nos acu­di­rán a las ur­nas no son las me­jo­res en cuan­to a es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, pe­ro la de­mo­cra­cia pe­rua­na dis­po­ne de me­ca­nis­mos que ga­ran­ti­zan la con­ti­nui­dad del sis­te­ma de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad po­pu­lar. Y el pre­si­den­te Viz­ca­rra no ha he­cho sino apli­car­los.

Europa te­me una es­ca­la­da aran­ce­la­ria en sus ex­por­ta­cio­nes a Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.