A es­pal­das del Par­la­men­to

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - Nú­me­ro del 10 de oc­tu­bre. Step­hen Sedley fue juez del Tri­bu­nal de Ape­la­ción de In­gla­te­rra y Ga­les.

Los tri­bu­na­les lle­van cua­tro si­glos, por lo me­nos, re­cha­zan­do las as­pi­ra­cio­nes de los re­yes a dis­po­ner de un po­der ab­so­lu­to. (…) Aun­que el acuer­do his­tó­ri­co de 1688-1689, que nos pro­por­cio­nó la ac­tual mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal bri­tá­ni­ca, ha­ya de­ja­do un am­plio mar­gen a sus pre­rro­ga­ti­vas, to­das ellas es­tán su­je­tas a dos prin­ci­pios: que no pue­den am­pliar­se y que su uti­li­za­ción es­tá so­me­ti­da al con­trol ju­di­cial. Si el Es­ta­do de de­re­cho sig­ni­fi­ca al­go, ha de ser es­to.

Que la sus­pen­sión del Par­la­men­to ha­ya desata­do es­ta cri­sis se de­be a que la Co­ro­na de­jó de go­ber­nar a tra­vés de los mi­nis­tros (…) y son los mi­nis­tros quie­nes go­bier­nan a tra­vés de la Co­ro­na. (…) To­dos los mi­nis­tros del Go­bierno tie­nen la con­di­ción de miem­bros del Con­se­jo Pri­va­do de la Rei­na y co­mo ta­les pue­den ha­blar con ella, quien por con­ven­ción fir­ma lo que le pre­sen­tan pa­ra su apro­ba­ción. Y eso es lo que ocu­rrió con la sus­pen­sión del pe­rio­do de se­sio­nes par­la­men­ta­rias. Co­mo es­te pro­ce­so se hi­zo sin que lo su­pie­ra ni el Par­la­men­to ni el pue­blo, la pri­me­ra no­ti­cia de que se sus­pen­dían las ac­ti­vi­da­des par­la­men­ta­rias, de­ci­sión re­vo­ca­da más tar­de por el Tri­bu­nal Su­pre­mo, se re­ci­bió co­mo un he­cho con­su­ma­do. (…) No son for­mas de pro­ce­der en de­mo­cra­cia.

Lo más es­pec­ta­cu­lar es la ar­gu­men­ta­ción de fon­do. En esen­cia, di­ce que los efec­tos de la sus­pen­sión no eran los pre­vis­tos cons­ti­tu­cio­nal­men­te: se con­se­guía un ilí­ci­to pa­rón par­la­men­ta­rio, lar­go e in­jus­ti­fi­ca­do, sin im­por­tar la ra­zón. No es fá­cil ima­gi­nar ma­yor in­di­cio de ma­la pra­xis po­lí­ti­ca y es di­fí­cil pen­sar en un mo­men­to más ade­cua­do pa­ra que el pri­mer mi­nis­tro im­pli­ca­do sin­tie­ra que su de­ber era di­mi­tir. (…)

La ar­gu­men­ta­ción del Go­bierno de que es­te era un asun­to ex­clu­si­va­men­te po­lí­ti­co y ajeno al po­der ju­di­cial se con­vir­tió en un gol en pro­pia puer­ta al lle­gar al Su­pre­mo, que le res­pon­dió que sal­tar­se la ley por ra­zo­nes po­lí­ti­cas se­guía sien­do sal­tar­se la ley. (…) A la pre­ten­sión de que se es­ta­ban cues­tio­nan­do pro­ce­di­mien­tos par­la­men­ta­rios, los ma­gis­tra­dos pa­cien­te­men­te le res­pon­die­ron que el meo­llo era que se re­cha­za­ban ac­tua­cio­nes desa­rro­lla­das no en el Par­la­men­to, sino a sus es­pal­das. (…)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.