El fal­so di­le­ma de la es­ta­bi­li­za­ción

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - ITXASO DO­MÍN­GUEZ DE OLA­ZÁ­BAL Itxaso Do­mín­guez de Ola­zá­bal es coor­di­na­do­ra del Pa­nel de Orien­te Pró­xi­mo y Nor­te de Áfri­ca en la Fun­da­ción Al­ter­na­ti­vas.

Ca­da vez que la si­tua­ción se ten­sa en la ri­be­ra sur del Me­di­te­rrá­neo, nues­tros lí­de­res se ven obli­ga­dos a en­fren­tar­se a una in­có­mo­da in­te­rro­ga­ción que ha de­fi­ni­do gran par­te de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de paí­ses eu­ro­peos a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das. La se­ma­na pa­sa­da, en un cli­ma de re­no­va­das pro­tes­tas con­tra la co­rrup­ción y el au­to­ri­ta­ris­mo en Egip­to, el pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes se reu­nió en el mar­co de la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU con el pre­si­den­te del país ára­be. Las crí­ti­cas ver­ti­das al res­pec­to in­vi­tan a re­pen­sar nues­tras pre­fe­ren­cias, co­mo país ri­be­re­ño, en el Ma­re Nos­trum.

Es­pa­ña y la Unión Eu­ro­pea lle­van años, in­clu­so dé­ca­das, jus­ti­fi­can­do su es­tra­te­gia en el Me­di­te­rrá­neo Sur ha­cien­do uso —y abu­so— del fal­so di­le­ma en­tre es­ta­bi­li­dad y de­mo­cra­cia. Sus po­lí­ti­cas han si­do cen­su­ra­das co­mo mues­tras de con­ni­ven­cia con re­gí­me­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cos. Fi­na­li­za­da, al me­nos des­de el pun­to de vis­ta for­mal, la épo­ca de co­lo­ni­za­ción, los hom­bres fuer­tes de los paí­ses ve­ci­nos ar­ti­cu­la­ron con re­la­ti­vo éxi­to dos fór­mu­las in­sos­te­ni­bles.

En el ám­bi­to do­més­ti­co, los ciu­da­da­nos se com­pro­me­tían a no exi­gir de­mo­cra­cia a cam­bio de bie­nes­tar, en una suer­te de con­tra­to so­cial im­pues­to des­de el po­der y, por tan­to, nun­ca ne­go­cia­do. Hoy, es­tos re­gí­me­nes se mues­tran in­ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de su po­bla­ción: el Es­ta­do es om­ni­pre­sen­te des­de el pun­to de vis­ta de re­pre­sión, pe­ro no cuan­do de pro­vi­sión de ser­vi­cios se tra­ta. Las re­for­mas, si las hay, son cos­mé­ti­cas. Las éli­tes —mi­li­ta­res o no, pe­ro siem­pre con víncu­los con Oc­ci­den­te co­mo con­se­cuen­cia de pro­ce­sos glo­ba­les de acu­mu­la­ción de ca­pi­tal— se be­ne­fi­cian de lo po­co o mu­cho que ge­ne­ra ca­da in­efi­cien­te eco­no­mía. El con­tra­to au­to­ri­ta­rio ha pa­sa­do de su­per­vi­ven­cia a cam­bio de si­len­cio a muer­te si no hay si­len­cio.

En su diá­lo­go con los so­cios del Nor­te, los ci­ru­ja­nos de hie­rro ase­gu­ra­ban po­der ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad en el país y la re­gión. Los me­ca­nis­mos que uti­li­za­ban pa­ra al­can­zar­la no se­rían me­nes­ter de Oc­ci­den­te. Ayer y hoy, la quie­tud de las cos­tas y fron­te­ras de es­tos paí­ses re­pre­sen­ta una ob­se­sión. La prio­ri­dad es re­for­zar las ins­ti­tu­cio­nes de es­tos paí­ses: buen go­bierno efec­ti­vo, no ne­ce­sa­ria­men­te buen go­bierno par­ti­ci­pa­ti­vo, siem­pre que las fuer­zas de se­gu­ri­dad sean eje­cu­to­ras. Pre­do­mi­na el pa­ra­dig­ma de paz li­be­ral, que pri­vi­le­gia la crea­ción y re­fuer­zo de ins­ti­tu­cio­nes con el ob­je­ti­vo teó­ri­co de ci­men­tar de­mo­cra­cias. Nun­ca ha si­do co­rro­bo­ra­da su va­li­dez. Sí que ha si­do com­pro­ba­do, no obs­tan­te, el efec­to no­ci­vo en fun­ción de de­sigual­dad cró­ni­ca de las re­for­mas neo­li­be­ra­les en el nor­te de Áfri­ca y Orien­te Pró­xi­mo.

La erró­nea­men­te de­no­mi­na­da pri­ma­ve­ra ára­be cues­tio­nó la ve­ra­ci­dad de am­bas fór­mu­las au­to­ri­ta­rias. Tras me­ses de ti­tu­beos, la UE pro­me­tió apo­yar los pro­ce­sos de de­mo­cra­ti­za­ción en el Me­di­te­rrá­neo Sur, con un par­ti­cu­lar énfasis en sus so­cie­da­des ci­vi­les y en las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des de las po­bla­cio­nes. La en­so­ña­ción fue bre­ve, y a me­di­da que au­men­ta­ban las vo­ces de Ca­san­dra en torno a ata­ques te­rro­ris­tas y fe­nó­me­nos mi­gra­to­rios, se la­bra­ba una na­rra­ti­va de se­cu­ri­ti­za­ción que prio­ri­za­ba lo que Europa per­ci­bía co­mo ame­na­zas a su se­gu­ri­dad, a ex­pen­sas de la dig­ni­dad y la se­gu­ri­dad hu­ma­na de los re­si­den­tes en re­gí­me­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cos. La re­no­va­da po­pu­la­ri­dad del dis­cur­so de cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes re­for­za­ba una vi­sión des­ca­ra­da­men­te eu­ro­cén­tri­ca y pu­ra­men­te reac­ti­va. La UE se ha es­cu­da­do en la ne­ce­si­dad de un en­fo­que prag­má­ti­co cuan­do ha in­ten­ta­do jus­ti­fi­car la pa­si­vi­dad fren­te a des­ma­nes aje­nos. “Se ha­bla de de­re­chos hu­ma­nos a puer­ta ce­rra­da”, es la res­pues­ta es­tán­dar, que po­cos cues­tio­nan, cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de la di­plo­ma­cia mul­ti­di­men­sio­nal. Lo que cues­tio­nan, sin em­bar­go, ca­da vez más ex­per­tos en po­lí­ti­cas eu­ro­me­di­te­rrá­neas es la ver­da­de­ra efec­ti­vi­dad, cohe­ren­cia y prio­ri­dad de aque­llos me­ca­nis­mos que los so­cios eu­ro­peos des­ti­nan a la pro­tec­ción de de­re­chos fun­da­men­ta­les. Muy par­ti­cu­lar­men­te si con­tras­ta­mos es­tos pro­gra­mas con las ne­go­cia­cio­nes en otros ám­bi­tos, co­mo el con­trol de fron­te­ras o la se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca, que sí son pre­sen­ta­dos y eje­cu­ta­dos co­mo pre­fe­ren­tes. Las can­ti­da­des de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria que aca­ban en ma­nos de re­gí­me­nes no de­mo­crá­ti­cos po­nen en evi­den­cia el ar­chi­co­no­ci­do abis­mo en­tre re­tó­ri­ca y prác­ti­ca que per­si­gue a Bru­se­las y otras ca­pi­ta­les.

Las pro­tes­tas en paí­ses co­mo Ar­ge­lia o Egip­to, en­tre otras, nos obli­gan a abrir los ojos de nue­vo a la reali­dad de que au­to­ri­ta­ris­mo no equi­va­le a es­ta­bi­li­dad, mu­cho me­nos en el me­dio y lar­go pla­zo. Nos de­mues­tran que los ciu­da­da­nos de nues­tro ve­cin­da­rio no ce­sa­rán de exi­gir una jus­ti­cia so­cial que re­gí­me­nes reac­cio­na­rios, clien­te­lis­tas e in­ca­pa­ces de re­for­mar­se no son ca­pa­ces de cer­ti­fi­car. Al­go de lo que ya se­ría­mos cons­cien­tes si pres­tá­ra­mos más aten­ción y res­pe­to a las so­cie­da­des y me­nos a la geo­po­lí­ti­ca y asun­cio­nes pa­ter­na­lis­tas. Otra de las lec­cio­nes que de­be­ría­mos ha­ber apren­di­do es que nues­tro mo­de­lo pue­de no re­sul­tar atrac­ti­vo o uní­vo­co, ra­zón de más pa­ra aten­der a las de­man­das de nues­tros ve­ci­nos del Sur. Se­ría un gra­ve error se­guir per­ci­bien­do los des­con­ten­tos y mo­vi­li­za­cio­nes aje­nos co­mo mues­tras de ines­ta­bi­li­dad so­cial, no co­mo se­ña­les de que el di­le­ma es hoy en­tre lí­de­res au­to­ri­ta­rios y sos­te­ni­bi­li­dad.

Las pro­tes­tas so­cia­les en nues­tros ve­ci­nos del Sur re­fle­jan que au­to­ri­ta­ris­mo no equi­va­le a es­ta­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.