De la Chi­na de Chien-lung a la de Xi Jin­ping

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El 1 de oc­tu­bre, un gran des­fi­le ce­le­bró en Pe­kín los 70 años de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar que fun­dó Mao Ze­dong. Hu­bo una im­po­nen­te ex­hi­bi­ción mi­li­tar y el pre­si­den­te Xi Jin­ping pro­nun­ció un dis­cur­so con­ce­bi­do pa­ra col­mar de fie­bre pa­trió­ti­ca a las ma­sas que fes­te­ja­ban los pro­gre­sos del país. Unos 15.000 uni­for­ma­dos avan­za­ron al pa­so de la oca y se mos­tra­ron las nue­vas ar­mas. Lue­go les to­có a los ci­vi­les: 70 ca­rro­zas y la par­ti­ci­pa­ción de unas 100.000 per­so­nas que des­ta­can en dis­tin­tas pro­fe­sio­nes. Lo que se vio fue una mez­cla car­ga­da de fu­tu­ro, la de una po­bla­ción dis­ci­pli­na­da al com­pás del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y en­chu­fa­da a una po­ten­te y so­fis­ti­ca­da tec­no­lo­gía.

En­tre 1405 y 1431, Chi­na pa­só por otro mo­men­to de es­plen­dor. El Go­bierno de los Ming re­for­zó su po­der so­bre las dis­tin­tas pro­vin­cias y me­jo­ró la eco­no­mía agra­ria y la red flu­vial. Fue en­ton­ces cuan­do “los em­pe­ra­do­res des­pa­cha­ron al al­mi­ran­te eu­nu­co Cheng-ho a efec­tuar sie­te asom­bro­sas tra­ve­sías al océano Ín­di­co pa­ra re­afir­mar el po­de­río ma­rí­ti­mo chino”, cuen­ta el his­to­ria­dor John Dar­win en El sue­ño del im­pe­rio, don­de se ocu­pa del au­ge y de la caí­da de las po­ten­cias glo­ba­les en­tre 1400 y 2000. Via­jó con “flo­tas com­pues­tas por más de vein­te mil hom­bres” y lle­vó el po­de­río chino a lu­ga­res en­ton­ces tan re­mo­tos co­mo el Mar Ro­jo y la cos­ta orien­tal afri­ca­na.

La gran cues­tión es qué pa­só des­pués pa­ra que ese enér­gi­co di­na­mis­mo se fue­ra eva­po­ran­do. Chi­na aban­do­nó su ex­pan­sión por el mar, se vol­có ha­cia den­tro —co­mo ha­ce hoy el prin­ci­pal ri­val de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar, los Es­ta­dos Uni­dos de Do­nald Trump—, per­dió aquel ím­pe­tu que pro­du­je­ron las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y or­ga­ni­za­ti­vas del pe­rio­do an­te­rior. John Dar­win: “No fue Chi­na la que se apre­su­ró a ha­cer una re­vo­lu­ción in­dus­trial, sino Oc­ci­den­te”. “Cuan­do lord McCart­ney vi­si­tó Chi­na en 1793 con la in­ten­ción de per­sua­dir al em­pe­ra­dor Chien-lung pa­ra que es­ta­ble­cie­ra re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Gran Bre­ta­ña”, los go­ber­nan­tes re­cha­za­ron su pro­pues­ta. Se de­sen­ten­die­ron de los re­ga­los de los bri­tá­ni­cos, ca­li­fi­cán­do­los de “ju­gue­tes y ba­ra­ti­jas”, y Chien-lung, que for­ma­ba ya par­te de la di­nas­tía Ching, le en­vió es­te men­sa­je a Jor­ge III: “Los pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos de su país no me sir­ven pa­ra na­da”.

Aho­ra, Chi­na tie­ne otra ac­ti­tud. Ha pues­to en mar­cha una nue­va Ru­ta de la Se­da que pre­ten­de co­nec­tar 70 paí­ses de Eu­ra­sia a tra­vés de un sin­fín de in­fra­es­truc­tu­ras y su pre­sen­cia es ca­da vez ma­yor en In­do­ne­sia, Áfri­ca o Amé­ri­ca La­ti­na. Los chi­nos fa­ci­li­tan el di­ne­ro a tra­vés de prés­ta­mos, po­nen la tec­no­lo­gía y el co­no­ci­mien­to, cons­tru­yen, ex­plo­tan las ri­que­zas na­tu­ra­les, sa­can par­ti­do e in­fluen­cia. ¿Neo­co­lo­nia­lis­mo? Otra ma­ne­ra de ha­cer im­pe­rio: ha­cia den­tro, a pa­los (pre­sos po­lí­ti­cos, con­fi­na­mien­to de un mi­llón de ui­gu­res, re­pre­sión en Hong Kong); ha­cia fue­ra, sin vio­len­cia y con bue­nos mo­da­les. Los in­ge­nie­ros no se mez­clan, dan des­de le­jos las ór­de­nes a los lu­ga­re­ños que tra­ba­jan.

El co­mu­nis­mo maoís­ta ri­ma bien con las en­se­ñan­zas de Con­fu­cio, que los chi­nos tie­nen in­terio­ri­za­das des­de que se ge­ne­ra­li­za­ron du­ran­te el im­pe­rio de la era Han (201 a. C.-220 d. C.). Es otro sis­te­ma, na­da que ver con va­lo­res co­mo li­ber­tad, igual­dad, fra­ter­ni­dad: go­bierno de los jus­tos, bu­ro­cra­cia fiel, im­por­tan­cia de je­rar­quía y or­den y cohe­sión so­cial, obe­dien­cia, au­to­con­trol, su­bor­di­na­ción de los de­seos in­di­vi­dua­les. Es lo que hay: una Chi­na ca­da vez más fuer­te y un Oc­ci­den­te en­si­mis­ma­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.