Erre­jón apu­ra el pla­zo pa­ra in­ten­tar pre­sen­tar­se en Bar­ce­lo­na

La úni­ca se­na­do­ra an­da­lu­za de Po­de­mos se pa­sa a Más País co­mo ca­be­za de lis­ta

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ANA MAR­COS / ÀNGELS PIÑOL

Íñi­go Erre­jón ya ha da­do el si­guien­te pa­so pa­ra in­ten­tar pre­sen­tar­se en Bar­ce­lo­na a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 10-N. Un equi­po de vo­lun­ta­rios de su par­ti­do, Más País, ha em­pe­za­do a re­co­ger ava­les en la ciu­dad, co­mo exi­ge la ley a las nue­vas for­ma­cio­nes. El par­ti­do si­gue sin can­di­da­to en la ca­pi­tal ca­ta­la­na, pe­ro no quie­re re­nun­ciar a una cir­cuns­crip­ción que re­par­te 32 es­ca­ños y cu­yos vo­tos pue­den ser esen­cia­les pa­ra lle­gar al 5% na­cio­nal, uno de los re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra for­mar gru­po par­la­men­ta­rio. Por eso, es­tá dis­pues­to a apu­rar al má­xi­mo el pla­zo —ter­mi­na el pró­xi­mo lu­nes— pa­ra re­gis­trar la can­di­da­tu­ra. Erre­jón es­tá de­ci­di­do a in­ten­tar­lo, aun­que su apues­ta im­pli­que en­fren­tar­se a Ada Co­lau, al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, con la que siem­pre ha te­ni­do una bue­na re­la­ción y a la que con­si­de­ra uno de sus re­fe­ren­tes.

Más País con­cu­rre en alian­za con Equo en la ma­yo­ría de cir­cuns­crip­cio­nes en las que se pre­sen­ta, pe­ro en Bar­ce­lo­na y Ba­lea­res pre­ten­de pre­sen­tar­se en so­li­ta­rio. Al ir con su pro­pia mar­ca en es­tos te­rri­to­rios y ser un par­ti­do nue­vo, sin re­pre­sen­ta­ción en nin­gu­na de las Cá­ma­ras, ne­ce­si­ta re­unir las fir­mas de, al me­nos, el 0,1 % de los elec­to­res ins­cri­tos en el cen­so de Bar­ce­lo­na y Ba­lea­res. En el ca­so ca­ta­lán, su equi­po ha cal­cu­la­do que tie­ne que con­se­guir 3.900 ava­les.

Mien­tras un gru­po de vo­lun­ta­rios de Más País se con­cen­tra en re­co­ger las fir­mas an­tes del lu­nes, Erre­jón y su círcu­lo más cer­cano bus­can un can­di­da­to en Bar­ce­lo­na. Bar­ce­lo­na es una pla­za de gran sim­bo­lis­mo pa­ra el po­lí­ti­co ma­dri­le­ño, no so­lo por el nú­me­ro de es­ca­ños y vo­tos en jue­go, sino por­que él sos­tie­ne que la ciu­dad es un ejem­plo del buen fun­cio­na­mien­to de los lla­ma­dos Ayun­ta­mien­tos del cam­bio sur­gi­dos en 2015.

Por eso, la de­ci­sión de pre­sen­tar­se en Bar­ce­lo­na no es so­lo una cues­tión de nú­me­ros: el can­di­da­to que acep­te es­te re­to se en­fren­ta­rá a Co­lau. La al­cal­de­sa ha re­va­li­da­do el pac­to con Pa­blo Igle­sias pa­ra el 10-N con la mar­ca En Co­mú Po­dem.

Fuen­tes pró­xi­mas a los co­mu­nes sos­tie­nen que el equi­po de Erre­jón es­tá bus­can­do con ahín­co a un ca­be­za de lis­ta y que ha in­ten­ta­do fi­char a un po­lí­ti­co con per­fil fe­de­ra­lis­ta o bien so­be­ra­nis­ta. En los úl­ti­mos días han so­na­do los nom­bres de Joan Cos­cu­bie­la, ex­por­ta­voz de Ca­ta­lun­ya sí que es Pot; Rai­mun­do Vie­jo, ex­dipu­tado de Po­dem; Marc Ber­to­meu, ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­dem en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na; y Joan He­rre­ra, ex­lí­der de ICV. To­dos ellos nie­gan que Erre­jón ha­ya con­tac­ta­do con ellos.

Fi­cha­je en An­da­lu­cía

Si Erre­jón lo­gra en­con­trar a un can­di­da­to, el Co­mi­té Elec­to­ral de su par­ti­do —ór­gano de re­cien­te crea­ción— da­rá su aval. Por el mo­men­to, el nom­bre del ele­gi­do si­gue sien­do un in­te­rro­gan­te. Y en­tre las fi­las erre­jo­nis­tas no tie­nen la cer­te­za de con­se­guir­lo. Por eso, la re­co­gi­da de fir­mas se con­ci­be en Más País co­mo “una me­di­da pre­ven­ti­va”. Es de­cir, un se­gu­ro mien­tras se in­ten­ta ce­rrar el ca­be­za de lis­ta.

Por otra par­te, la úni­ca se­na­do­ra de Ade­lan­te An­da­lu­cía (la mar­ca de Po­de­mos pa­ra las au­to­nó­mi­cas), Es­pe­ran­za Gó­mez, ha de­ja­do el par­ti­do y se­rá ca­be­za de lis­ta de Más País, el par­ti­do de Erre­jón, al Con­gre­so por Se­vi­lla, in­for­ma Lour­des Lu­cio.

Jés­si­ca Al­biach, lí­der de los co­mu­nes en el Par­la­ment, di­jo el miér­co­les en TV3 que no veía la “ne­ce­si­dad” de que Más País se pre­sen­te. “Nues­tra can­di­da­tu­ra es un es­pa­cio de re­fe­ren­cia. Hay un pe­li­gro real de frag­men­ta­ción del vo­to. La iz­quier­da tien­de a ello y eso no su­ma y de­silu­sio­na”, di­jo Al­biach, con pa­sa­do erre­jo­nis­ta y par­ti­da­ria a “me­dio pla­zo” de re­con­si­de­rar las alian­zas pa­ra bus­car acuer­dos y que to­do “el mun­do se sien­ta có­mo­do”.

Erre­jón no re­ve­la­rá la in­cóg­ni­ta has­ta el fi­nal, pe­ro quien ya ha da­do el pa­so es la CUP, que se es­tre­na en unas ge­ne­ra­les. Sus ba­ses vo­tan ma­ña­na a sus can­di­da­tos. Su par­ti­ci­pa­ción pue­de im­pli­car una per­di­da de apo­yos tan­to pa­ra los co­mu­nes co­mo pa­ra ERC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.