Vis­to pa­ra sen­ten­cia el jui­cio por la pro­ce­sión del co­ño in­su­mi­so

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - EVA SAIZ,

Las tres ac­ti­vis­tas pro­ce­sa­das por par­ti­ci­par en la pro­ce­sión del co­ño in­su­mi­so el 1 de ma­yo de 2014 en Se­vi­lla han en­mar­ca­do esa per­for­man­ce —se pa­seó en an­das una va­gi­na de plás­ti­co de dos me­tros de al­tu­ra a mo­do de Vir­gen— den­tro del de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión pa­ra de­nun­ciar la pre­ca­rie­dad la­bo­ral de la mu­jer. La Fis­ca­lía, sin em­bar­go, con­si­de­ra que se so­bre­pa­só el lí­mi­te y se ata­có la li­ber­tad re­li­gio­sa, por lo que ha man­te­ni­do la pe­ti­ción de una mul­ta de 3.000 eu­ros por un de­li­to con­tra los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos. Cin­co años des­pués de que se su­ce­die­ran los he­chos, el jui­cio ha que­da­do vis­to pa­ra sen­ten­cia.

En la “pro­ce­sión de la ar­chi­co­fra­día del san­tí­si­mo co­ño in­su­mi­so y san­to en­tie­rro de los de­re­chos so­cio­la­bo­ra­les”, sus par­ti­ci­pan­tes por­ta­ron una va­gi­na or­na­men­ta­da con “re­fe­ren­tes es­té­ti­cos” pro­pios de un pa­so de la Se­ma­na San­ta se­vi­lla­na, de acuer­do con el es­cri­to de acu­sa­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co, co­mo los ca­pi­ro­tes o las man­ti­llas.

Reivin­di­ca­ción po­lí­ti­ca

A lo lar­go del re­co­rri­do, las asis­ten­tes le­ye­ron pro­cla­mas que to­ma­ban co­mo ba­se ora­cio­nes cris­tia­nas —co­mo el Cre­do o el Ave Ma­ría— y las mo­di­fi­ca­ban in­clu­yen­do ex­pre­sio­nes fe­mi­nis­tas. Ade­más, las ac­ti­vis­tas gri­ta­ron —se­gún ellas mis­mas han con­fir­ma­do y cons­ta en va­rios ví­deos de la ma­ni­fes­ta­ción que se di­fun­die­ron por re­des so­cia­les— ex­pre­sio­nes co­mo: “La Vir­gen Ma­ría tam­bién abor­ta­ría”, que la acu­sa­da Ol­ga pre­go­nó en el ar­co de la ba­sí­li­ca de La Ma­ca­re­na, o “va­mos a que­mar la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal”, que pro­cla­mó An­to­nia Áva­los, otra de las impu­tadas.

Las pro­ce­sa­das han re­co­no­ci­do su pre­sen­cia en la pro­ce­sión, pe­ro han ne­ga­do ha­ber te­ni­do una in­ter­ven­ción di­rec­ta en su or­ga­ni­za­ción o ha­ber leí­do el Cre­do mo­di­fi­ca­do. To­das han en­mar­ca­do su par­ti­ci­pa­ción en la mar­cha —que no se co­mu­ni­có a la Ad­mi­nis­tra­ción— en el con­tex­to po­lí­ti­co de la re­for­ma de la ley del abor­to im­pul­sa­da por el en­ton­ces mi­nis­tro de Jus­ti­cia, el po­pu­lar Al­ber­to Ruiz Ga­llar­dón.

“Con mi fra­se que­ría sin­te­ti­zar que cual­quier mu­jer que hu­bie­ra te­ni­do ac­ce­so a in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to de sus op­cio­nes, po­dría ha­ber adop­ta­do la de­ci­sión de abor­tar. Era una reivin­di­ca­ción po­lí­ti­ca pa­ra se­ña­lar que cuan­do una mu­jer tie­ne co­no­ci­mien­to y con­trol, pue­de evi­tar vi­vir en con­di­cio­nes pre­ca­rias”, afir­mó Ol­ga. L.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.