“Na­die ha lo­gra­do so­bre­vi­vir a ‘Par­que Ju­rá­si­co’. No hay fi­nal fe­liz en la sa­ga”

El País (País Vasco) - - CULTURA - SAM NEILL GRE­GO­RIO BELINCHÓN,

Sam Neill (Omagh, Ir­lan­da del Nor­te, 72 años) co­lo­ca la me­sa pa­ra acer­car­se la gra­ba­do­ra y se to­ca el fle­qui­lla­zo. Ese pe­lo le ha acom­pa­ña­do to­da su ca­rre­ra: des­de sus ini­cios en Nue­va Ze­lan­da, país na­tal de su pa­dre y al que la fa­mi­lia de Ni­gel John Der­mot Neill —su au­tén­ti­co nom­bre— se mu­dó cuan­do la fu­tu­ra es­tre­lla te­nía sie­te años, y en su sal­to a la fa­ma en 1977 con la aus­tra­lia­na Pe­rros de pre­sa. El fle­qui­llo si­guió en El fi­nal de Da­mien (1981), La po­se­sión (1981), la se­rie Reilly. As de es­pías (1983), Un gri­to en la os­cu­ri­dad (1988), Cal­ma to­tal (1989), La ca­za del Oc­tu­bre Ro­jo (1990), El piano (1993), El hom­bre bi­cen­te­na­rio (1999), El úl­ti­mo ca­za­dor (2011), A la ca­za de los ñu­ma­nos (2016)... Y por su­pues­to, en la sa­ga Par­que Ju­rá­si­co. Es­ta en­tre­vis­ta se reali­zó ha­ce 15 días en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián, don­de se pro­yec­tó La de­ci­sión, y po­cas jor­na­das an­tes de que se hi­cie­ra pú­bli­co que Neill vuel­ve con los di­no­sau­rios en Ju­ras­sic World 3. En el cer­ta­men de Sit­ges, que arran­có ayer, re­ci­bi­rá el Gran Pre­mio de Ho­nor por su apor­ta­ción a los gé­ne­ros fan­tás­ti­co y te­rror.

Con un té en la mano, Neill es fran­co y di­ver­ti­do. ¿Tie­ne la sen­sa­ción de que su ca­rre­ra ha so­bre­vi­vi­do a Par­que Ju­rá­si­co? “Na­die ha lo­gra­do so­bre­vi­vir a Par­que Ju­rá­si­co. No hay fi­nal fe­liz en la sa­ga de los di­no­sau­rios”. Pe­ro días más tar­de se anun­ció que Neill vol­ve­rá a en­car­nar a Alan Grant.

En La de­ci­sión al­guien re­cuer­da un ver­so del gru­po The Mag­ne­tic Fields: “Los días avan­zan des­pa­cio, los años van muy de­pri­sa”. ¿Un ac­tor su­fre esa con­tra­dic­ción? “Va, igual que to­dos. El tiem­po po­see un com­por­ta­mien­to ex­tra­ño. De crío, odia­ba el co­le­gio. Aho­ra, lle­ga la Na­vi­dad y te plan­teas có­mo ha pa­sa­do tan rá­pi­do el año. En fin, yo pien­so se­guir ro­can­ro­lean­do to­da mi vi­da”.

A pe­sar de su cu­rrícu­lo, Neill

El in­tér­pre­te re­ci­be el Gran Pre­mio de Ho­nor del fes­ti­val de Sit­ges

nun­ca tu­vo un plan pro­fe­sio­nal. “Es cier­to en el mun­do del ci­ne. No sé qué voy a ha­cer a me­dio pla­zo. Aun­que sé que en agos­to de 2027 es­ta­ré can­tan­do. Ten­go un con­cier­to pro­gra­ma­do. Del res­to di­ré que ha si­do una ca­rre­ra po­co con­ven­cio­nal por­que ha si­do pro­duc­to del azar”, con­fie­sa. “Por otro la­do, soy vi­ti­cul­tor, po­seo cua­tro vi­ñe­dos y es­toy muy ata­do a mis uvas, mis ani­ma­les y mi fa­mi­lia. Así que en esa fa­ce­ta mi vi­da es ab­so­lu­ta­men­te pre­de­ci­ble, mar­ca­da por las cua­tro es­ta­cio­nes”. Por cier­to, sus ani­ma­les tie­nen to­dos nom­bres de fa­mo­sos: “Cla­ro, por­que ¿quién se atre­ve­ría a co­mer­se a una va­ca lla­ma­da Su­san Sa­ran­don?”. ¿Le dan mu­chas ale­grías los vi­ñe­dos? “Sí, y nin­gún di­ne­ro. Y pre­fie­ro la fe­li­ci­dad al di­ne­ro”. Neill cuen­ta que sus vi­ñe­dos se cui­dan a mano al ser sus uvas de la va­rie­dad pi­not noir. “Aho­ra lle­vo las uñas lim­pias, pe­ro ha­bi­tual­men­te voy su­cio co­mo un gran­je­ro”.

Por eso le gus­ta el ci­ne or­gá­ni­co. “No me ha­gas de­cir nom­bres, pe­ro en mu­chos si­tios se rue­dan pe­lí­cu­las co­mo si es­tu­vie­ras en una fá­bri­ca. Pre­fie­ro pe­lí­cu­las que sean co­mo pro­duc­tos ar­te­sa­na­les”. Aquí en­tra uno de los ge­nios ac­tua­les del ci­ne, con el que Neill ya ha tra­ba­ja­do en dos oca­sio­nes: Tai­ka Wai­ti­ti. “Es un ge­nio sal­va­je, ca­paz de sal­tar­se cual­quier con­ven­ción. Y es un aman­te de to­dos los gé­ne­ros”. ¿Y a Neill qué ge­ne­ro le fal­ta? “Me enor­gu­lle­ce ha­ber tra­ba­ja­do con él. He he­cho mu­chos lar­go­me­tra­jes con ca­ba­llos, pe­ro no he ac­tua­do en un wés­tern ca­nó­ni­co. Y yo cre­cí vien­do wés­terns. Es el úni­co bo­rrón de mi ca­rre­ra”. An­tes de aca­bar, Neill ase­gu­ra que si se cru­za­ra con el jo­ven Ni­gel Neill le acon­se­ja­ría que no fue­ra “tan an­sio­so”. “To­do va a ir bien, Ni­gel. Yo era un ni­ño muy ner­vio­so y con el tiem­po he vis­to que se mi­nus­va­lo­ra la an­sie­dad in­fan­til. A los ni­ños les preo­cu­pan co­sas que los adul­tos des­pre­cia­mos de­ma­sia­do rá­pi­da­men­te”.

/ M. RO­MANO (GETTY IMA­GES)

Sam Neill, ha­ce dos se­ma­nas en San Se­bas­tián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.