Gau­guin, el ar­tis­ta que siem­pre se pin­tó a sí mis­mo

Una ex­po­si­ción en la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres ahon­da en la per­so­na­li­dad nar­ci­sis­ta del pin­tor

El País (País Vasco) - - CULTURA - ÁN­GE­LES GAR­CÍA,

Paul Gau­guin (Pa­rís, 1848 - Atuo­na, Is­las Mar­que­sas, 1903) mi­ra de reojo ha­cia un es­pe­jo que el es­pec­ta­dor ima­gi­na an­tes de plas­mar en el óleo su pro­pio ros­tro. A di­fe­ren­cia de otras oca­sio­nes, aquí no se le ven las ma­nos. Su vis­ta es­tá re­for­za­da por unas pe­que­ñas ga­fas y se le per­ci­be muy can­sa­do. La mi­ra­da fie­ra y se­duc­to­ra ha des­apa­re­ci­do. La sí­fi­lis y sus pro­ble­mas del co­ra­zón han des­tro­za­do sus fuer­zas. Ade­más, le es­pe­ra una nue­va con­de­na de cár­cel por de­fen­der a los na­ti­vos de la Po­li­ne­sia fran­ce­sa y se le no­ta el can­san­cio. Sus co­lo­res pu­ros son his­to­ria y el blu­són que lu­ce, blan­co cre­ma, des­ta­ca po­co so­bre el fon­do mo­ra­do de una te­la que no ha ter­mi­na­do de cu­brir de pin­tu­ra. Es su úl­ti­mo au­to­rre­tra­to co­no­ci­do, fe­cha­do en 1903, y la obra con la que con­clu­ye la ex­po­si­ción Gau­guin. Re­tra­tos, que la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres de­di­ca al más ra­di­cal de los po­sim­pre­sio­nis­tas fran­ce­ses des­de el 7 de oc­tu­bre has­ta el 26 de enero. La ex­po­si­ción in­clu­ye unas 50 obras que re­co­rren sus di­fe­ren­tes eta­pas a par­tir de su re­vo­lu­cio­na­rio plan­tea­mien­to so­bre un gé­ne­ro has­ta en­ton­ces tan con­ven­cio­nal co­mo el re­tra­to. Aun­que con pre­do­mi­nio de la pin­tu­ra, hay tam­bién es­cul­tu­ras, gra­ba­dos y di­bu­jos. La ma­yor par­te de los prés­ta­mos pro­ce­den de co­lec­cio­nes pri­va­das y pú­bli­cas co­mo el Mu­seo de Or­say de Pa­rís, la Ga­le­ría Na­cio­nal de Ar­te de Was­hing­ton, el Ins­ti­tu­to de Ar­te de Chica­go, la Ga­le­ría Na­cio­nal de Ca­na­dá, el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Oc­ci­den­tal de To­kio y los Mu­seos Reales de Be­llas Ar­tes de Bél­gi­ca.

En el co­mien­zo, en el de­sa­rro­llo y en el fi­nal, es­tá el ros­tro de Paul Gau­guin. Na­da me­nos que una do­ce­na de au­to­rre­tra­tos. Y cuan­do no lo es­tá, su per­so­na­li­dad se ha­ce pre­sen­te en los cua­dros de las per­so­nas que for­ma­ron su en­torno. In­clu­so en los bo­de­go­nes de flo­res se en­cuen­tra su per­so­na­li­dad atrac­ti­va y arro­gan­te. Ga­brie­le Fi­nal­di, di­rec­tor de la Na­tio­nal Ga­llery, cuen­ta que es una ex­po­si­ción de­di­ca­da a un ar­tis­ta muy nar­ci­sis­ta, con una au­to­es­ti­ma di­fí­cil de en­con­trar y un mag­ne­tis­mo per­so­nal in­cues­tio­na­ble. “El re­tra­to es un as­pec­to de su obra nun­ca ana­li­za­do an­tes. Jun­to a los in­ves­ti­ga­do­res de la Na­tio­nal Ga­llery ca­na­dien­se, he­mos lle­ga­do a con­clu­sio­nes tan no­ve­do­sas co­mo que, pin­te lo que pin­te Gau­guin, el te­ma de la obra siem­pre es él. Hay otros pin­to­res an­te­rio­res, co­mo Du­re­ro o Rem­brandt de los que con­ser­va­mos mu­chos au­to­rre­tra­tos, pe­ro ellos no son siem­pre el te­ma. Tie­nen A la iz­quier­da, plan­tea­mien­tos di­fe­ren­tes”. Co­mo ejem­plo del nar­ci­sis­mo del ar­tis­ta fran­cés, Fi­nal­di se­ña­la el cua­dro Cris­to en el huer­to de los oli­vos (1889), don­de se com­pa­ra con Je­su­cris­to. Es ra­ra la tem­po­ra­da en la que el gran maes­tro del post­im­pre­sio­nis­mo no pro­ta­go­ni­za al­gu­na de las gran­des ex­po­si­cio­nes en Europa o Es­ta­dos Uni­dos. Ch­ris­top­her Rio­pe­lle, uno de los dos co­mi­sa­rios de la ex­po­si­ción, ex­pli­ca du­ran­te el re­co­rri­do por las sa­las que el ca­rác­ter no­ve­les­co de la vi­da de Gau­guin ha influido en su gran po­pu­la­ri­dad.

Hi­jo de un pe­rio­dis­ta fran­cés y de una pe­rua­na crio­lla, se que­dó huér­fano de pa­dre con so­lo tres años. La ma­dre de­ci­dió aban­do­nar Pa­rís y re­gre­sar a Pe­rú, don­de vi­vió su ni­ñez con es­ca­so gus­to por los es­tu­dios, pe­ro con gran afi­ción a los via­jes. A gran­des tra­zos, pue­de de­cir­se que fue ma­rino mer­can­te y exi­to­so agen­te de bol­sa mien­tras cre­cía su afi­ción por la pin­tu­ra. En 1883 lo de­jó to­do pa­ra de­di­car­se al ar­te y tres años des­pués aban­do­nó tam­bién a su fa­mi­lia pa­ra trasladars­e a Bre­ta­ña y unir su des­tino al de otros ar­tis­tas. Las is­las del océano Pa­cí­fi­co se­rán su des­tino fi­nal.

Es en su eta­pa en Ocea­nía don­de sur­ge la ca­ra más con­tro­ver­ti­da de Gau­guin. Tie­ne que ver con su re­la­ción amo­ro­sa y se­xual con las ado­les­cen­tes na­ti­vas, por más que lle­ga­ra a ca­sar­se con al­gu­na de ellas. “No pa­sa­ría el fil­tro del #MeToo”, ase­gu­ra Fi­nal­di. “Con los ojos de his­to­ria­dor del ar­te, hay que re­co­no­cer­le su ge­nia­li­dad. En cam­bio, co­mo per­so­na, no ten­dría un pa­se. Ade­más, él lle­ga a las is­las co­mo un re­pre­sen­tan­te de los po­de­res co­lo­nia­les y se apro­ve­cha. Acep­ta la cos­tum­bre lo­cal de que los pa­dres re­ga­len a sus hi­jas. Eso es inad­mi­si­ble”. Re­co­no­ce Fi­nal­di que el ar­tis­ta lle­ga a sen­tir co­mo pro­pias las in­jus­ti­cias que su­fren los na­ti­vos. Per­se­gui­do, arrui­na­do y en­fer­mo, mu­rió de un in­far­to en 1903. Tres años des­pués, le lle­gó el re­co­no­ci­mien­to en el Sa­lón de Oto­ño de Pa­rís, que ex­pu­so 227 obras su­yas.

(1902),

Au­to­rre­tra­to (1803); ala de­re­cha, Con­tes bar­ba­res y, aba­jo, Tehu­ra (Teha'ama­na) (1891-1893).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.