El bron­ce más pe­lea­do

La fe­de­ra­ción es­pa­ño­la lo­gra que la in­ter­na­cio­nal dé mar­cha atrás y con­ce­da a Or­lan­do Ortega el ter­cer pues­to en 110m va­llas, des­pués de ser obs­ta­cu­li­za­do por un ri­val

El País (País Vasco) - - DEPORTES - CAR­LOS ARRIBAS,

A las 21.40 de Doha, con una ho­ra de re­tra­so so­bre el ho­ra­rio pre­vis­to, el tiem­po que se tar­dó en lo­ca­li­zar­le y pe­dir­le que acu­die­ra ur­gen­te­men­te al es­ta­dio ves­ti­do con su chán­dal de ce­re­mo­nia, Or­lan­do Ortega subió al ele­va­dí­si­mo e im­po­nen­te po­dio del Kha­li­fa Sta­dium, una es­pe­cie de cas­ba cons­trui­da con mi­les de bom­bi­llas led mul­ti­co­lo­res, pa­ra re­ci­bir una me­da­lla de bron­ce, la mis­ma que se col­gó el fran­cés Mar­ti­not-La­gard. El cam­peón es­ta­dou­ni­den­se Ho­llo­way y el ru­so Shu­ben­kov, pla­ta, com­ple­ta­ban el inusual ca­jón de cua­tro en los 110m va­llas.

Ocu­pa­ba, por una de­ci­sión de los des­pa­chos de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Atle­tis­mo (IAAF), el pues­to de ho­nor que le co­rres­pon­día (aun­que to­dos pen­sa­ban que aca­ba­ría de pla­ta) y del que le ha­bían pri­va­do en la pis­ta las obs­truc­cio­nes re­pe­ti­das a que le so­me­tió su ve­cino de ca­lle, el ja­mai­cano Omar McLeod, en la fi­nal del miér­co­les.

Fue, más que el triun­fo de la jus­ti­cia, la vic­to­ria de la te­na­ci­dad y la per­sis­ten­cia de la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la, que vol­vió a re­cu­rrir la tar­de de ayer an­te el mis­mo Ju­ra­do de Ape­la­ción —cin­co miem­bros: Sa­muel Ló­pez, de Por­tu­gal; Pe­ter Ha­mil­ton, de Aus­tra­lia; Abby Hof­man, de Ca­na­dá; Ant­ti Pih­la­kos­ki, de Fin­lan­dia, y Pau­li­ne Da­vis-Thom­pson, de Baha­mas— que ho­ras an­tes, en la ma­dru­ga­da, ha­bían re­cha­za­do un pri­mer re­cur­so.

Tres abo­ga­dos en Ma­drid no de­ja­ron ar­tícu­lo del re­gla­men­to de la IAAF sin leer va­rias ve­ces pa­ra en­con­trar la me­jor for­ma de con­ven­cer le­gal­men­te al ju­ra­do de la in­jus­ti­cia que su­pon­dría que Or­lan­do Ortega se fue­ra de Doha sin nin­gu­na re­com­pen­sa. Qué me­nos que dar­le el me­tal que le co­rres­pon­día por el pues­to que ocu­pa­ba en el mo­men­to del desas­tre, el ter­ce­ro, plan­tea­ron.

Los ar­gu­men­tos le­ga­les tu­vie­ron su in­fluen­cia, pe­ro pe­só más el ar­gu­men­to del agra­vio com­pa­ra­ti­vo, pre­ci­san fuen­tes co­no­ce­do­ras del pro­ce­so. En el se­gun­do asal­to de su ba­ta­lla an­te el ju­ra­do de Ape­la­ción, los re­pre­sen­tan­tes es­pa­ño­les, Car­lo­ta Cas­tre­ja­na y Jo­sé Luis de Car­los, ju­ga­ron la ba­za de ese agra­vio que su­po­nía el pre­ce­den­te in­creí­ble de las dos me­da­llas de bron­ce en el lan­za­mien­to de mar­ti­llo.

Us­te­des mis­mos, les re­cor­da­ron, de­cla­ra­ron nu­lo un lan­za­mien­to de mar­ti­llo y al mis­mo tiem­po otor­ga­ron una me­da­lla de bron­ce por él a su eje­cu­tor. Se re­fe­rían al ca­so del hún­ga­ro Ha­lasz en la fi­nal (78,18m). Los jue­ces del es­ta­dio lo die­ron por bueno. Los po­la­cos re­cla­ma­ron di­cien­do que el hún­ga­ro ha­bía pi­sa­do fue­ra del círcu­lo y que co­rres­pon­día anu­lar el lan­za­mien­to y des­ca­li­fi­car­lo pa­ra que su me­da­lla de bron­ce pa­sa­ra al cuar­to, el po­la­co No­wic­ki. El ju­ra­do de Ape­la­ción re­co­no­ció que, en efec­to, era nu­lo, pe­ro no des­ca­li­fi­có al hún­ga­ro ale­gan­do que es­tu­vo con­cur­san­do to­da la no­che pen­san­do que ha­bía si­do bueno. Y eso le afec­tó. Y hu­bo dos bron­ces.

En reali­dad, en­tien­den to­dos, Ape­la­ción te­mía que si des­ca­li­fi­ca­ba al hún­ga­ro de­be­ría aten­der sen­das re­cla­ma­cio­nes de ca­ta­ríes y bri­tá­ni­cos por nu­los si­mi­la­res. Se­gu­ra­men­te tam­bién pe­sa­ron en el áni­mo de la IAAF las de­cla­ra­cio­nes ma­ti­na­les de Ser­guéi Shu­ben­kov. Al va­llis­ta ru­so que se be­ne­fi­ció de la si­tua­ción —mar­cha­ba de­trás de Ortega en el mo­men­to

de los he­chos— pa­ra al­can­zar la pla­ta, sí que se le ocu­rre una so­lu­ción pa­ra evi­tar que se si­ga di­cien­do que pe­li­gros co­mo los que ge­ne­ra McLeod son ha­bi­tua­les en las va­llas, e inevi­ta­bles.

Una so­lu­ción que, des­gra­cia­da­men­te, es in­apli­ca­ble. “Sí, cla­ro, por su­pues­to que McLeod es un pe­li­gro”, di­ce el ru­so, cam­peón mun­dial en Pe­kín 2015. “Qui­zás los va­llis­tas de­be­ría­mos crear un sin­di­ca­to de afec­ta­dos por sus ma­nio­bras; y si ve­mos que McLeod tie­ne una ca­lle en el cen­tro de la pis­ta, los de­más nos plan­ta­ría­mos an­te los ta­cos de sa­li­da bra­zos cru­za­dos, y cuan­do el juez di­ga, en sus mar­cas, no­so­tros nos cru­za­ría­mos de bra­zos en vez de po­ner­nos en ta­cos y di­ría­mos, no, no nos po­ne­mos en nues­tras mar­cas has­ta que es­te no se va­ya a la ca­lle nue­ve, y los de­más de la una a la sie­te, de­jan­do siem­pre una de se­gu­ri­dad en­tre él y no­so­tros”.

“Y de ver­dad me ale­gro de que Or­lan­do no aca­ba­ra le­sio­na­do. A mí me de­rri­bó en la Dia­mond de Ra­bat, en ma­yo, y me fas­ti­dió lo que me que­da­ba de tem­po­ra­da. Me hi­ce ara­ña­zos en la ca­ra, pe­ro en el to­bi­llo, la pier­na y la es­pal­da aún ten­go mo­les­tias. No he lle­ga­do aquí al 100% por McLeod”.

/ A. THUILLIER (AFP)

Omar McLeod (de­re­cha) in­va­de la ca­lle de Or­lan­do Ortega du­ran­te la fi­nal de los 110m va­llas del miér­co­les en Doha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.