Europa hue­le la gue­rra co­mer­cial

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

Lle­va­mos ya dos años ha­blan­do de la gue­rra co­mer­cial. Pe­ro, en reali­dad, has­ta aho­ra no es­tá­ba­mos an­te una gue­rra co­mer­cial glo­bal sino an­te un en­fren­ta­mien­to en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. Los aran­ce­les en­tre am­bos co­lo­sos se han mul­ti­pli­ca­do, pe­ro el res­to de paí­ses se han man­te­ni­do al mar­gen. Así, aun­que EE UU im­pu­so aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio de otros paí­ses (in­clui­da la UE) es­tos eran po­co sig­ni­fi­ca­ti­vos por­que re­pre­sen­ta­ban una pe­que­ñí­si­ma por­ción del co­mer­cio mun­dial.

Sin em­bar­go, con el re­cien­te anun­cio de que EE UU va a im­po­ner aran­ce­les del 25% a las im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos eu­ro­peos por un to­tal de 7.500 mi­llo­nes de dó­la­res, exis­te un se­rio ries­go de que la gue­rra co­mer­cial al­can­ce de lleno a la UE.

El anun­cio, por tan­to, no an­ti­ci­pa na­da bueno. Pe­ro an­tes de dra­ma­ti­zar en ex­ce­so con­vie­ne po­ner las co­sas en con­tex­to. Lo bueno es que es­tos aran­ce­les son “le­ga­les” y que ten­drán un im­pac­to re­du­ci­do so­bre la eco­no­mía. Lo ma­lo es que an­ti­ci­pan una es­ca­la­da aran­ce­la­ria de ma­yo­res di­men­sio­nes que sí po­dría te­ner efec­tos eco­nó­mi­cos más sig­ni­fi­ca­ti­vos y que ade­más de­mues­tra que mien­tras Trump es­té en la Ca­sa Blan­ca de­be­mos ol­vi­dar­nos del “ami­go ame­ri­cano”.

Es­tos aran­ce­les han si­do au­to­ri­za­dos por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC) co­mo com­pen­sa­ción a las ayu­das pú­bli­cas (ca­li­fi­ca­das co­mo ile­ga­les) que los paí­ses de la UE han da­do a la em­pre­sa Air­bus. Por tan­to, es­te mo­vi­mien­to pro­tec­cio­nis­ta de EE UU no es equi­va­len­te a otros en los que Trump se ha sal­ta­do la nor­ma­ti­va

in­ter­na­cio­nal ale­gan­do mo­ti­vos de se­gu­ri­dad na­cio­nal pa­ra jus­ti­fi­car el pro­tec­cio­nis­mo. El pro­ble­ma es que, co­mo el Go­bierno de EE UU tam­bién sub­si­dia a Boeing y la OMC ha­rá pú­bli­ca en bre­ve la au­to­ri­za­ción pa­ra que la UE gra­ve con aran­ce­les a los pro­duc­tos de EE UU co­mo com­pen­sa­ción, Bru­se­las es­pe­ra­ba po­der ne­go­ciar pa­ra que nin­guno de los dos es­ta­ble­cie­ra aran­ce­les.

Pe­ro EE UU no ha que­ri­do co­la­bo­rar y el anun­cio de los aran­ce­les so­bre los pro­duc­tos eu­ro­peos ha caí­do co­mo un ja­rro de agua fría, de­mos­tran­do que Trump no des­apro­ve­cha una oca­sión pa­ra im­po­ner aran­ce­les.

Más allá del (to­da­vía pe­que­ño) da­ño eco­nó­mi­co que es­tos aran­ce­les su­pon­drán pa­ra la in­dus­tria eu­ro­pea, la de­ci­sión su­po­ne

Cre­ce el ries­go de que EE UU pon­ga ta­sas so­bre los au­to­mó­vi­les eu­ro­peos

otro torpe­do en la lí­nea de flo­ta­ción de la re­la­ción tran­satlán­ti­ca. De­mues­tra que Trump no tie­ne la me­nor in­ten­ción de ha­cer es­fuer­zos por me­jo­rar la ya da­ña­da re­la­ción bi­la­te­ral y fuer­za a la UE a res­pon­der con la mis­ma mo­ne­da. Ade­más, an­ti­ci­pa que las ac­tua­les ne­go­cia­cio­nes en­tre la UE y EE UU no lle­ga­rán a buen puer­to y po­ne so­bre avi­so del ries­go de que EE UU es­ta­blez­ca aran­ce­les so­La

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.