El fias­co del sue­ño me­xi­cano del na­val ga­lle­go

Ba­rre­ras se aso­ma a la quie­bra mien­tras Pe­mex in­ves­ti­ga las in­ver­sio­nes que Fei­jóo ne­go­ció pa­ra el as­ti­lle­ro de Vi­go

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - SO­NIA VI­ZO­SO,

En 2012, con la cri­sis eco­nó­mi­ca arra­san­do em­pre­sas y las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas a un pa­so, la Xun­ta anun­ció la re­su­rrec­ción del na­val. Tras me­ses de com­pa­re­cen­cias pú­bli­cas con go­ber­nan­tes me­xi­ca­nos y eje­cu­ti­vos de la pe­tro­le­ra Pe­mex, el pre­si­den­te Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo, del PP, apa­dri­nó un “acuer­do es­tra­té­gi­co” pa­ra que el gi­gan­te az­te­ca cons­tru­ye­ra bar­cos en el as­ti­lle­ro pú­bli­co Na­van­tia y en el pri­va­do Ba­rre­ras, en­ton­ces en con­cur­so de acree­do­res. Eran las pri­me­ras go­tas de una llu­via sal­va­do­ra de con­tra­tos que em­pa­pa­ría to­do el sec­tor. “El éxi­to de Ba­rre­ras es el de Ga­li­cia, la Xun­ta y el pre­si­den­te”, pro­cla­ma­ba el en­ton­ces nú­me­ro dos de la com­pa­ñía con se­de en Vi­go, Jo­sé Gar­cía Cos­tas. Ayer Ba­rre­ras so­li­ci­tó el pre­con­cur­so de acree­do­res.

Tras aquel acuer­do de 2012, Pe­mex se hi­zo con el 51% de Ba­rre­ras por so­lo cin­co mi­llo­nes, pe­ro los en­car­gos pro­me­ti­dos no lle­ga­ron. La me­xi­ca­na so­lo cons­tru­yó un flo­tel (bu­que-ho­tel) en el as­ti­lle­ro de Vi­go y otro en Na­van­tia Fe­rrol. Na­da se su­po de los 14 re­mol­ca­do­res anun­cia­dos ni de la ba­se de la pe­tro­le­ra en el puer­to de A Co­ru­ña. Hoy Ba­rre­ras se aso­ma al pre­ci­pi­cio de la quie­bra con una deu­da aún sin de­ter­mi­nar y el Go­bierno de Mé­xi­co ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción por co­rrup­ción con­tra los res­pon­sa­bles de Pe­mex du­ran­te aque­lla ope­ra­ción. “Fue to­do pro­pa­gan­da. Aque­llo le sal­vó las elec­cio­nes a Fei­jóo y, se­gún sa­be­mos aho­ra, a los di­rec­ti­vos de Pe­mex, sus ne­go­cios”, la­men­ta Cé­sar Ro­drí­guez, del sin­di­ca­to CIG.

El di­rec­tor ge­ne­ral de Pe­mex cuan­do se fir­ma­ron aque­llos acuer­dos, Emilio Lo­zo­ya Aus­tin, con quien Fei­jóo se reu­nió en di­ver­sas oca­sio­nes en Mé­xi­co, es­tá hui­do de la jus­ti­cia y acu­sa­do de tres de­li­tos, en­tre ellos so­borno. Mien­tras, la au­di­to­ría de los nue­vos ges­to­res de la pe­tro­le­ra ha pues­to ba­jo sos­pe­cha los acuer­dos en Ga­li­cia por­que se apro­ba­ron sin jus­ti­fi­ca­ción y aca­ba­ron en pér­di­das. La Con­se­lle­ría de In­dus­tria de la Xun­ta ex­pre­só ayer “el má­xi­mo res­pe­to” por las in­ves­ti­ga­cio­nes y se mos­tró con­ven­ci­da de que “afec­tan ex­clu­si­va­men­te a Mé­xi­co y a Pe­mex”.

La me­xi­ca­na, con un 51% de la pro­pie­dad, ha des­ti­tui­do a la cú­pu­la del as­ti­lle­ro, del que Gar­cía Cos­tas po­see un 25% y la na­vie­ra Al­ba­co­ra, el 24% res­tan­te. Al gol­pe de ti­món de Pe­mex se su­man las re­cla­ma­cio­nes de di­ne­ro que le ha

La pe­tro­le­ra to­mó el con­trol de la fir­ma, pe­ro no en­car­gó los bar­cos pro­me­ti­dos

pre­sen­ta­do la no­rue­ga Ha­vi­la pa­ra la que cons­tru­ye dos ya­tes y los re­tra­sos y so­bre­cos­tes en la eje­cu­ción de un cru­ce­ro de lu­jo pa­ra la es­ta­dou­ni­den­se Ritz Carl­ton.

La cri­sis en Ba­rre­ras atra­pa a 30 em­pre­sas a las que de­be unos 15 mi­llo­nes y más de un mi­llar de tra­ba­ja­do­res de es­tas au­xi­lia­res, el grue­so de mano de obra del as­ti­lle­ro pri­va­do más gran­de de Es­pa­ña. De­bi­do a la qui­ta del con­cur­so de 2011, de­cla­ra­do tras el pa­rón de con­tra­ta­ción que su­pu­so el fin del tax lea­se, las au­xi­lia­res so­lo co­bra­ron un 6% de los más de 60 mi­llo­nes que se les de­bían. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de In­dus­tria­les Me­ta­lúr­gi­cos de Ga­li­cia (Asi­me), En­ri­que Ma­llón, afir­ma que ba­ta­lla­rán pa­ra evi­tar que es­tas com­pa­ñías “vuel­van a pa­gar las con­se­cuen­cias de una de­fi­cien­te ges­tión y de erro­res que ellas no han co­me­ti­do”.

Ro­drí­guez, del CIG, re­cuer­da que el “pu­fo” que lle­vó a la quie­bra al as­ti­lle­ro en 2011, un con­cur­so del que sa­lió cua­tro años des­pués, emer­gió de re­pen­te en cuan­to se con­ge­la­ron los en­car­gos. “En­ton­ces se vio có­mo con los con­tra­tos si­guien­tes se pa­ga­ba lo an­te­rior y eso pue­de ser una ex­pli­ca­ción de lo que es­tá ocu­rrien­do aho­ra. La ne­ce­si­dad de que­rer anun­ciar con­tra­tos pa­ra ta­par el agu­je­ro es pro­ba­ble­men­te lo que hi­zo que se me­tie­se, a la ba­ja, en los cru­ce­ros”, apun­ta Ro­drí­guez so­bre un ti­po de bar­cos en los que Ba­rre­ras no te­nía ex­pe­rien­cia.

La Xun­ta ase­gu­ra que su “má­xi­ma preo­cu­pa­ción” aho­ra es “ga­ran­ti­zar el man­te­ni­mien­to de la car­ga de tra­ba­jo”. “La en­tra­da en Ba­rre­ras y el en­car­go de los flo­te­les tu­vo un efec­to po­si­ti­vo pa­ra Ga­li­cia al ju­gar un pa­pel cla­ve en la re­cu­pe­ra­ción del sec­tor na­val”, man­tie­ne la Con­se­lle­ría de In­dus­tria.

La cri­sis atra­pa a 30 em­pre­sas y a más de un mi­llar de tra­ba­ja­do­res

Bar­co en cons­truc­ción en el as­ti­lle­ro de Ba­rre­ras, en Vi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.