Una ETT de Huel­va es­cla­vi­zó en tres años a 600 tra­ba­ja­do­res

La tra­ma se em­bol­sa­ba de me­dia un mi­llón de eu­ros al mes

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - ÓS­CAR LÓ­PEZ-FONSECA,

El ac­ta del re­gis­tro ju­di­cial en una ca­sa de cam­po en la pro­vin­cia de Huel­va re­co­ge con cru­de­za las con­di­cio­nes de vi­da que so­por­ta­ban los nu­me­ro­sos tra­ba­ja­do­res de Ru­ma­nía y Mol­da­via que allí se alo­ja­ban. El agen­te ju­di­cial ha­bla de in­so­por­ta­ble he­dor, de có­mo vio sa­lir dos ra­tas de un so­fá. No eran mu­cho me­jo­res que la que los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil se en­con­tra­ron en otras lo­ca­li­da­des onu­ben­ses, don­de lo­ca­li­za­ron in­fra­vi­vien­das he­chas con plásticos y ba­rras, y en los que un pe­que­ño hor­ni­llo de gas era el úni­co lu­jo. Mi­se­ria que se con­ver­tía en ele­va­dos be­ne­fi­cios, de una me­dia de un mi­llón de eu­ros al mes, pa­ra la tra­ma que se en­car­ga­ba de ex­plo­tar la­bo­ral­men­te a to­das aque­llas per­so­nas a tra­vés de una Em­pre­sa de Tra­ba­jo Tem­po­ral (ETT) con se­de en Al­mon­te que ofre­cía a las víc­ti­mas, en ré­gi­men de se­mi­es­cla­vi­tud, pa­ra cam­pa­ñas agra­rias de Jaén, Huel­va, Al­ba­ce­te, Cór­do­ba y Al­ba­ce­te. Hay 16 de­te­ni­dos y cin­co impu­tados, en­tre ellos cin­co em­pre­sa­rios.

La Ope­ra­ción Uro­fort —da­da a co­no­cer ayer aun­que se desa­rro­lló el pa­sa­do ve­rano— se ini­ció a me­dia­dos de 2018, cuan­do una pa­tru­lla de la Guar­dia Ci­vil de­tec­tó en la lo­ca­li­dad jie­nen­se de Fuer­te del Rey un co­che ocu­pa­do por in­mi­gran­tes ex­tran­je­ros sin do­cu­men­ta­ción jun­to a una na­ve aban­do­na­da. Aque­lla pis­ta ca­sual per­mi­tió ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción que un año des­pués ha des­ta­pa­do una or­ga­ni­za­ción in­te­gra­da por ciu­da­da­nos ru­ma­nos que ex­plo­ta­ban a com­pa­trio­tas a los que ha­cían lle­gar a Es­pa­ña me­dian­te en­ga­ños. Se­gún fuen­tes cer­ca­nas a la in­ves­ti­ga­ción, en los tres años que lle­va­ba ope­ran­do en Es­pa­ña a tra­vés de la ETT que ha­bían cons­ti­tui­do, los aho­ra de­te­ni­dos ha­bían con­tro­la­do a 600 víc­ti­mas, 145 de las cua­les han si­do iden­ti­fi­ca­das aho­ra. 18 de ellas, to­das de na­cio­na­li­dad mol­da­va, han si­do li­be­ra­das.

La cap­ta­ción de las víc­ti­mas —en al­gu­nos ca­sos, fa­mi­lias en­te­ras— se ha­cía a tra­vés de pá­gi­nas web en Ru­ma­nía y Mol­da­via, aun­que tam­bién con el bo­ca a bo­ca en sus lu­ga­res de ori­gen. La tra­ma ofre­cía pues­tos de tra­ba­jo en Es­pa­ña bien re­mu­ne­ra­dos. Sin em­bar­go, al lle­gar la reali­dad era muy di­fe­ren­te. Eran alo­ja­dos en vi­vien­das en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas y del suel­do que los em­pre­sa­rios pa­ga­ban por su tra­ba­jo a la ETT, so­lo re­ci­bían una dé­ci­ma par­te. El res­to del di­ne­ro se lo que­da­ba la tra­ma por los gas­tos del via­je, el alo­ja­mien­to e, in­clu­so, los ali­men­tos, que les co­bra­ban a pre­cios abu­si­vos.

La or­ga­ni­za­ción blan­quea­ba los be­ne­fi­cios con la com­pra de in­mue­bles en Ru­ma­nía. Ade­más, sus in­te­gran­tes lle­va­ban un ele­va­do ni­vel de vi­da en Es­pa­ña. A los de­te­ni­dos se les impu­tan de­li­tos de tra­ta de se­res hu­ma­nos con fi­nes de ex­plo­ta­ción la­bo­ral, blan­queo de ca­pi­ta­les y per­te­nen­cia a or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.