La he­ren­cia ya re­suel­ta de los Fran­co y una po­lé­mi­ca vo­lun­tad por cum­plir

Los sie­te hi­jos de Car­men Fran­co se han re­par­ti­do su mi­llo­na­rio le­ga­do e in­ten­tan im­pe­dir la ex­hu­ma­ción del dic­ta­dor, en aten­ción al úl­ti­mo de­seo de su ma­dre

El País (País Vasco) - - GENTE - MAI­TE NIE­TO, TARKUS

Si­len­cio. Ese fue el pac­to de los sie­te hi­jos de Car­men Fran­co cuan­do la ma­triar­ca mu­rió el 29 de di­ciem­bre de 2017 a los 91 años. El ve­rano an­te­rior anun­ció que pa­de­cía un cán­cer ter­mi­nal y la fa­mi­lia tu­vo tiem­po pa­ra pre­pa­rar­se. Sa­bían, por la tra­yec­to­ria de sus vi­das, que se con­ver­ti­rían en fo­co de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El tras­fon­do de es­te in­te­rés no ne­ce­si­ta ex­pli­ca­cio­nes: son los nie­tos del dic­ta­dor que ri­gió el des­tino de Es­pa­ña du­ran­te 40 años, y la for­tu­na de la fa­mi­lia se ha va­lo­ra­do, se­gún dis­tin­tos me­dios, en­tre 500 y 600 mi­llo­nes de eu­ros. La dis­cre­ción era cla­ve pa­ra no le­van­tar más am­po­llas de las ne­ce­sa­rias y por es­te mo­ti­vo has­ta los más par­lan­chi­nes —Car­men y Jai­me Mar­tí­nez-Bor­diú— aca­ta­ron los de­seos de la fa­mi­lia. Al fin y al ca­bo mu­chas de sus apa­ri­cio­nes en la pren­sa ro­sa no te­nían otro mo­ti­vo que con­se­guir di­ne­ro o es­ta­ban cau­sa­das por sus es­cán­da­los. No era mo­men­to pa­ra nin­gu­na de las dos co­sas.

Aho­ra, ca­si dos años des­pués del fa­lle­ci­mien­to de Car­men Fran­co, Luis Fe­li­pe Utre­ra-Mo­li­na, abo­ga­do de la fa­mi­lia, con­fir­ma a EL PAÍS que la he­ren­cia “se ad­ju­di­có en ju­lio de 2018 con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad” y que tam­bién se “pa­gó el co­rres­pon­dien­te im­pues­to de so­cie­da­des”. La he­ren­cia la cons­ti­tu­yen em­pre­sas de­di­ca­das a ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios: com­pra de in­mue­bles de ren­ta an­ti­gua, al­qui­le­res de pla­zas de ga­ra­je, vi­vien­das y ofi­ci­nas si­tua­das en va­rias pro­vin­cias de Es­pa­ña. Tam­bién pro­pie­da­des im­por­tan­tes por su va­lor pe­cu­nia­rio o sen­ti­men­tal: lo que que­da CRU­CI­GRA­MA Ho­ri­zon­ta­les. 1. 2. 8. de la fin­ca rús­ti­ca Val­de­fuen­tes de nue­ve mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos (de la que en 2006 se re­ca­li­fi­ca­ron 3,3 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos) y la ca­sa na­tal del dic­ta­dor en Fe­rrol.

En otros ca­sos, los bie­nes que han pa­sa­do a los sie­te nie­tos de Fran­co —mu­chos de ellos con­ti­núan en ré­gi­men de proin­di­vi­so— es­tán mar­ca­dos por la con­tro­ver­sia his­tó­ri­ca que ge­ne­ra su pro­pie­dad. Es el ca­so de la Ca­sa Cor­ni­de —un pa­la­ce­te en A Co­ru­ña va­lo­ra­do en unos 5,5 mi­llo­nes de eu­ros en el que re­cien­te­men­te se han rea­li­za­do obras pa­ra re­pa­rar el te­ja­do—, que an­tes de que Car­men Po­lo, la es­po­sa del dic­ta­dor, se in­tere­sa­ra por él ha­bía si­do pro­pie­dad de la fa­mi­lia Cor­ni­de, se­de del Ayun­ta­mien­to de la ciu­dad y un co­le­gio que de­pen­dió del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. Ver­ti­ca­les. 1. un des­tino 2. 3.

7. 12. SO­LU­CIÓN AL AN­TE­RIOR Ho­ri­zon­ta­les: 1.

5. 9.

4. 8. 12. 10. 13. 6. 6. 4. 2.

10. Ver­ti­ca­les: 1.

5. 6. 9. 10. www.tarkus.in­fo 11. 7. 9. 10. 11. 2. 7. 6. 4. 9. 3. 3. 11. 12. 12.

Más con­tro­ver­ti­do aún es el Pa­zo de Mei­rás, si­tua­do en Sa­da (A Co­ru­ña), una pro­pie­dad que la Dipu­tación de A Co­ru­ña quie­re re­cu­pe­rar “con ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos y sin cos­te pa­ra las ar­cas ins­ti­tu­cio­na­les”. Es­te bien es­tá a la ven­ta des­de ha­ce más de un año por ocho mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro des­de el 12 de ju­lio el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad de­be aler­tar a los po­si­bles com­pra­do­res de que exis­te so­bre él una de­man­da del Es­ta­do que re­cla­ma su pro­pie­dad por con­si­de­rar que su ad­qui­si­ción fue frau­du­len­ta.

Quie­nes co­no­cen a los her­ma­nos Mar­tí­nez-Bor­diú Fran­co afir­man que con­ti­núan con sus vi­das con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad. “Es­tán más uni­dos que nun­ca por­que per­si­guen cum­plir la úl­ti­ma vo­lun­tad de su ma­dre, que les pi­dió pre­ser­var el lu­gar en el que es­tá 5. 3. 7. 11. 5. Dos hom­bres y 8. 4. Sir. 13. 8. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

en­te­rra­do Fran­cis­co Fran­co”, ex­pli­ca Utre­ra-Mo­li­na.

No hay fi­su­ras en­tre ellos y pa­ra la ma­yo­ría man­te­ner un per­fil ba­jo no ha sig­ni­fi­ca­do un gran es­fuer­zo por­que ya eli­gie­ron ha­ce años lle­var una vi­da lo más ale­ja­da po­si­ble de la po­lé­mi­ca. Es el ca­so de Ma­rio­la, Merry, Cris­tó­bal y Aran­cha. A fa­vor de la dis­cre­ción de Car­men Mar­tí­nez Bor­diú ha ju­ga­do su tras­la­do a Por­tu­gal, don­de vi­ve y ha com­pra­do una ca­sa cer­ca de Na­za­ret que es­tá re­for­man­do. “Es­tá muy fe­liz, in­vo­lu­cra­da en las obras y via­jan­do con cier­ta fre­cuen­cia a Ma­drid y Bur­deos pa­ra ver a sus hi­jos y nie­tos”, afir­ma un ami­go. La mis­ma fuen­te ase­gu­ra que en su cam­bio de do­mi­ci­lio in­flu­yó su con­vic­ción de que “Es­pa­ña se va a con­ver­tir en una re­pú­bli­ca”.

Jai­me, el otro her­mano im­pli­ca­do en po­lé­mi­cas du­ran­te años por sus adic­cio­nes con­fe­sas y sus líos amo­ro­sos, tam­bién ha en­con­tra­do la es­ta­bi­li­dad jun­to a Marta Fer­nán­dez, con quien vi­ve en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Vi­lla­fran­ca del Cas­ti­llo. “Es­tá cu­ra­do y tran­qui­lo”, di­ce una per­so­na cer­ca­na a la fa­mi­lia. Mien­tras los res­tos del dic­ta­dor es­tán en bo­ca de to­dos, su fa­mi­lia res­pi­ra, al me­nos eco­nó­mi­ca­men­te, más re­la­ja­da­men­te que nun­ca.

/ DA­VID G. FOLGUEIRAS

La fa­cha­da del edi­fi­cio fa­mi­liar de los Fran­co en la ca­lle de Her­ma­nos Béc­quer, 8, en Ma­drid.

Hom­bres de ca­rre­ra, reuni­dos en Bos­ton ca­da año des­de 1897/ Mi­cros­có­pi­cas cria­tu­ras uni­ce­lu­la­res. Uten­si­lio de hi­la­do / Di­ri­gid el de­ba­te. A mo­go­llón, co­mo pa­ra pa­rar un… / Abril. De Pi­li y Mi­li. Po­ned de mal ta­lan­te / El Ariel ex­te­qui­la y ex­ro­drí­guez. Es­po­sa del maha­ra­já / Na­dia, le­gen­da­ria gim­nas­ta ru­ma­na. Desem­bo­ca­du­ra del Bi­da­soa / ¡Qué ri­ca en­sa­la­di­lla! Aprehen­di­das / Ese su­je­to. Cor­ta­das por el pie. To­ne­la­da / Es mal­di­to el de Vir­gi­nia Mon­tes. Cam­pa­men­to be­duino / El tí­tu­lo de An­gé­li­co, el pin­tor re­na­cen­tis­ta. Ca­be­zas de fa­mi­lia tur­cos. Abre­via­tu­ra apli­ca­ble a To­más de Aquino / Sus­pen­so ro­tun­do. Mi­llas náu­ti­cas por ho­ra. Ri­val en el cric­ket de Ha­rrow / Pe­ti­ción. El prin­ci­pal ór­gano le­gis­la­ti­vo… / …del Reino Uni­do (cua­tro pa­la­bras). Suc­cio­nar del pe­cho. Co­pro­ta­go­nis­ta con New­man en / Es­te di­ri­ge el co­ta­rro. El glo­bo de la pu­pi­la. He­re­de­ra de la CEE / Las ga­nan­cias del ca­pi­tal. Un Ma­nuel ca­ta­lán / El me­diano de Adán y Eva. Es­pec­ta­cu­lar en­ces­te. El ac­tor To­naz­zi (ocul­to en Yu­gos­la­via) / Pi­so flo­tan­te. Hen­di­dos por la re­ja / Écha­le arres­tos. Se­me­jan­te, pa­re­ci­do. Do­ble de L / Ni­tró­geno. Aquí pas­ta y ses­tea la va­ca. Re­pug­nan­cia que pro­du­ce el ca­so / En co­ches de Irán. Ve­ni­das de Pa­rís. An­tes de me­dio­día / Al que edu­ca, le con­vie­ne te­ner­la. Es­pe­cie de aves­truz aus­tra­liano / Lo­ca­li­dad ma­la­gue­ña pró­xi­ma a una es­pec­ta­cu­lar cue­va. Ame­na­zan con el co­co / Gran­des ma­res. Di­fi­cul­te el trán­si­to/ Fru­ta vo­lu­mi­no­sa. Asien­tos pa­ra los más pe­que­ños. Gan­dalf. Ja­va / Atuen­do. Atad / Ner­vión. Ne­to / Goiás. Tie­nes / Asan. Fac­tu­ra / Abono. Aes / En­tre­te­ner­se / No­dos / Cri­ti­ca. Ta­la / Averno. Ra­bia / La­sa. Pos­trar / An­te. In­tui­do / Raer. Agua­ron. Gan­ga. Es­ca­lar / Ateos. Nir­va­na / Nu­ria. Tries­te / De­va­nar. Traer / Anís. Be­nín / Ldo. Fo­to­co­pia / Fon­ta­ne­da. ONG / Icono. RSTU / Ja­net. Es­ta­tua / Ate­nuar. Abrir / Vá­te­res. Lia­do / Ado­sa­se. Aa­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.