De­cla­ro que es­toy vi­vo

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - OC­TA­VIO TO­LE­DO

Ha te­ni­do que gra­bar un ví­deo y col­gar­lo en Fa­ce­book con un men­sa­je inequí­vo­co: “Hoy, 23 de sep­tiem­bre de 2019, yo, Án­gel Gon­zá­lez Acos­ta, de­cla­ro que es­toy vi­vo”. Su hi­ja An­gé­li­ca, de 39 años, con la que vi­ve en Ve­ne­zue­la, lo co­rro­bo­ra en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca: “Yo lo veo to­das las ma­ña­nas, vi­vo en la mis­ma ca­sa que él”. Sin em­bar­go, se­gún el Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción de Los Lla­nos de Ari­da­ne (La Pal­ma), y a ins­tan­cias de otra hi­ja de Án­gel, es­tá ofi­cial­men­te fa­lle­ci­do des­de 2010, con el 1 de enero de 2008 co­mo fe­cha del de­ce­so.

Ayer, Án­gel so­pló las ve­las de su 86º cum­plea­ños. Aun­que no es­tá pa­ra mu­chas ce­le­bra­cio­nes des­de que en 2017 se en­te­ró de que ya no es­ta­ba en­tre los vi­vos. “¿Pa­pá, tú es­tás muer­to?”, le pre­gun­tó An­gé­li­ca cuan­do re­ci­bió una par­ti­da de na­ci­mien­to de su pa­dre, es­pa­ñol na­ci­do en La Laguna (Te­ne­ri­fe) en 1933, al ver la no­ta al mar­gen que cer­ti­fi­ca­ba su muer­te. “¿Có­mo?”, re­pli­có él sin dar cré­di­to.

Lo pri­me­ro que pen­sa­ron fue que se tra­ta­ba de un error ad­mi­nis­tra­ti­vo. Sus pes­qui­sas les lle­va­ron, sin em­bar­go, a una re­ve­la­ción ines­pe­ra­da. Ha­bía si­do la pro­pia hi­ja de Án­gel, aque­lla que de­jó jun­to con su ma­dre en las is­las en 1978 cuan­do emi­gró a Ve­ne­zue­la, la que ha­bía ins­ta­do el pro­ce­di­mien­to en 2007 an­te el juz­ga­do pal­me­ro. Él se vol­vió a ca­sar des­pués con otra mu­jer en su país de aco­gi­da.

El Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­na­rias con­fir­ma que las in­ves­ti­ga­cio­nes se ini­cia­ron a pe­ti­ción de Ma­ría Gon­zá­lez. Se pu­bli­ca­ron anun­cios en el BOE, en Ra­dio Na­cio­nal de Es­pa­ña y en dia­rios lo­ca­les pa­ra que quie­nes tu­vie­ran no­ti­cias de la exis­ten­cia del pa­dre de aque­lla lo pu­sie­ran en co­no­ci­mien­to del juz­ga­do. Tam­bién se prac­ti­ca­ron prue­bas tes­ti­fi­ca­les y se li­bró ofi­cio al cen­so de Ve­ne­zue­la. Na­da re­sul­tó. Así que, de acuer­do con lo que es­ta­ble­ce el Có­di­go Ci­vil en su ar­tícu­lo 193, al ha­ber trans­cu­rri­do 10 años des­de las úl­ti­mas no­ti­cias ha­bi­das del au­sen­te, o, a fal­ta de es­tas, des­de Án­gel Gon­zá­lez Acos­ta y su hi­ja An­gé­li­ca, en Ve­ne­zue­la, en una ima­gen fa­mi­liar. su de­sa­pa­ri­ción (o tras cin­co años si al ex­pi­rar ese pla­zo hu­bie­ra cum­pli­do 75), se de­cla­ró su fa­lle­ci­mien­to.

Án­gel des­co­no­ce las ra­zo­nes que lle­va­ron a Ma­ría Gon­zá­lez a ini­ciar el pro­ce­di­mien­to. “Me he sen­ti­do un po­qui­to des­me­jo­ra­do por­que, aun­que es­té vi­vo, afec­ta bas­tan­te. Pre­ci­sa­men­te, por­que fue mi hi­ja la que me dio por muer­to”, cuen­ta tam­bién por te­lé­fono.

A pe­sar de ello, no le ha­ce nin­gún re­pro­che y so­lo es­pe­ra que lo de­cla­ren vi­vo (“que me qui­ten es­te pe­so que ten­go”, pi­de). En esa lu­cha es­tá acom­pa­ña­do de su otra hi­ja, An­gé­li­ca, quien pro­mo­vió una re­cien­te reunión de am­bos con el cón­sul es­pa­ñol en Ve­ne­zue­la pa­ra que es­te die­ra fe de que su pa­dre vi­ve: “Yo lo es­toy vien­do, pe­ro no lo pue­do de­cla­rar vi­vo, ha de ser un juez”, le con­tes­tó.

An­gé­li­ca desea que to­do se so­lu­cio­ne lo an­tes po­si­ble pa­ra que su pa­dre, que man­tie­ne la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la y cu­ya cé­du­la de ex­tran­je­ría ha ca­du­ca­do, pue­da tra­mi­tar las ayu­das que le co­rres­pon­dan y rea­li­zar cual­quier ges­tión que re­quie­ra en su día a día. El mis­mo juz­ga­do de La Pal­ma que de­cla­ró el fa­lle­ci­mien­to ha ini­cia­do ya el pro­ce­di­mien­to pa­ra re­vo­car­lo. El Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­na­rias in­for­ma de que el ór­gano ju­di­cial es­tá ul­ti­man­do las ges­tio­nes pa­ra con­tac­tar con el in­tere­sa­do, “pues so­lo él pue­de acre­di­tar su iden­ti­dad y que la de­cla­ra­ción de fa­lle­ci­mien­to es erró­nea”.

¿Có­mo ha­cer­lo? La po­si­bi­li­dad de em­pren­der un via­je a Es­pa­ña, ade­más del ele­va­do cos­te eco­nó­mi­co que su­pon­dría, le ge­ne­ra du­das: ¿Le de­ja­rán en­trar si

Un ca­na­rio de 86 años a quien se dio por muer­to en 2010 re­si­de en Ve­ne­zue­la. Aho­ra pi­de ser “re­su­ci­ta­do”

es­tá muer­to? Pa­ra ellos se­rá “co­mo un muer­to vi­vien­te”, sos­tie­ne. Pi­de a cual­quier pro­fe­sio­nal ex­per­to en le­yes o a una ONG en Es­pa­ña que los ayu­de. An­gé­li­ca, de mo­men­to, en­via­rá un co­rreo elec­tró­ni­co al juz­ga­do con la es­pe­ran­za de po­ner fin a la con­fu­sión. “Quie­ro que me lo re­su­ci­ten”, zan­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.