Los pues­tos de ce­rá­mi­cas y es­pe­cias de Fez el Ba­li, la mo­der­na ave­ni­da de Has­san II, una uni­ver­si­dad del si­glo IX y la ju­de­ría en un co­lo­ri­do re­co­rri­do por la ciu­dad ma­rro­quí

La gran me­di­na del nor­te de Áfri­ca

El País (País Vasco) - - EL VIAJERO 24 HORAS EN... - POR LUIS MAZARRASA

Con más de un mi­llón de ha­bi­tan­tes, Fez es un im­por­tan­te cen­tro es­pi­ri­tual de Ma­rrue­cos. La me­di­na, un vi­bran­te zo­co que man­tie­ne su esen­cia des­de ha­ce si­glos, atrae co­mo un imán a los via­je­ros que cru­zan el Es­tre­cho pa­ra in­ter­nar­se en lo que pa­re­ce otro mun­do. Es­ta mis­te­rio­sa ur­be fun­da­da en el si­glo VIII y que pos­te­rior­men­te aco­ge­ría a mi­les de ára­bes, ju­díos y mo­ris­cos ex­pul­sa­dos de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca es­tá con­ve­nien­te­men­te si­tua­da en el ca­mino en­tre la cos­ta y las mon­ta­ñas del Atlas. Y, ade­más, es un des­tino ten­ta­dor por sus vue­los de ba­jo cos­te: vo­lar con Rya­nair des­de Ma­drid y Bar­ce­lo­na sa­le por unos 60 eu­ros, ida y vuel­ta.

8.00

El mi­ra­dor Borj Sud

So­bre una co­li­na al sur de la ciu­dad, el mi­ra­dor (1), cons­trui­do en el si­glo XVI por el sul­tán Ah­med al-Man­sur, El Vic­to­rio­so, es el en­cla­ve ideal pa­ra con­tem­plar la me­di­na de Fez des­de lo al­to, con una pers­pec­ti­va úni­ca con las pri­me­ras ho­ras de luz. Lo me­jor pa­ra lle­gar es ir en un ta­xi, muy eco­nó­mi­co.

09.00

Desa­yuno en la Ciu­dad Nue­va

Tras una pri­me­ra pa­no­rá­mi­ca ur­ba­na, el (2), en ple­na

(3), cuen­ta con una es­plén­di­da te­rra­za y sir­ve unos com­ple­tos desa­yu­nos a ba­se de zu­mos na­tu­ra­les, fru­tas, hars­ha (el pan de sé­mo­la de tri­go ma­rro­quí) y miel o mer­me­la­da, acom­pa­ña­do de un ex­ce­len­te ca­fé ex­pre­so o té a la men­ta. Una pa­ra­da esen­cial pa­ra co­ger fuer­zas an­tes de in­ter­nar­se en la ciu­dad amu­ra­lla­da.

La ave­ni­da de Has­san II, en pleno cen­tro de la Vi­lle Nou­ve­lle (Ciu­dad Nue­va), es la ar­te­ria más atrac­ti­va y mo­der­na de la ciu­dad. Am­plia, con un es­pa­cio­so bu­le­var flan­quea­do por pal­me­ras, en sus ace­ras se ubi­can tien­das de mo­da y una de­ce­na de es­tu­pen­dos ca­fés con gran­des te­rra­zas ade­más del Flo­ria, co­mo el

(4) o el ca­fé

(5). No pue­de ha­ber ma­yor con­tras­te en­tre la at­mós­fe­ra que se per­ci­be en es­ta zo­na de Fez y lo que el via­je­ro se va a en­con­trar en cuan­to bu­cee en su his­to­ria, que en­cuen­tra a unos cin­co ki­ló­me­tros de aquí.

ca­fé Flo­ria de Has­san II Amo­re Borj Sud ave­ni­da Be­lla Mon­te Car­lo 10.30

La mez­qui­ta Al Ka­raoui­ne

Fez el Ba­li,

la fas­ci­nan­te me­di­na, hun­de sus raí­ces en el si­glo XIII y hoy se in­clu­ye en la lis­ta de lu­ga­res pa­tri­mo­nio mun­dial de la Unes­co. Lo me­jor es pe­ne­trar en es­te en­tra­ma­do de ca­lle­jue­las, cul-de-sacs y zo­cos cu­bier­tos por el ar­co de

(La Puer­ta Azul) (6) y des­cen­der por cual­quie­ra de sus dos ar­te­rias prin­ci­pa­les y ca­si pa­ra­le­las:

y Hay que pa­sear­se otean­do las tien­das de acei­te de ar­gán (ojo, no to­dos son au­tén­ti­cos), instrument­os mu­si­ca­les, la pre­cio­sa ce­rá­mi­ca lo­cal, es­pe­cias, ver­du­ras, es­pe­jos, dá­ti­les y fru­tos se­cos, los ca­fe­ti­nes y pues­tos de té… La aven­tu­ra re­quie­re va­rias ho­ras, e in­clu­ye ad­mi­rar des­de uno de sus por­ta­lo­nes, pues la en­tra­da es­tá ve­ta­da a los in­fie­les, la

(7) y su

(8) ad­ya­cen­te, la más an­ti­gua del mun­do se­gún la Unes­co y que atrae a teó­lo­gos is­lá­mi­cos y re­ci­ta­do­res del Co­rán des­de su fun­da­ción, en el año 859. Y tam­bién las ma­dra­sas (es­cue­las co­rá­ni­cas) de

(9), (10) o

(11), to­das es­plén­di­das mues­tras de ar­qui­tec­tu­ra an­ti­gua is­lá­mi­ca; los mi­na­re­tes de mez­qui­tas co­mo la o la zaouia (san­tua­rio su­fí) de

(12). Pe­ro el lu­gar más fo­to­gra­fia­do de es­te gran ba­zar al ai­re li­bre es el ba­rrio de las

(13), don­de se ti­ñen las pie­les con las que se ela­bo­ra el pres­ti­gio­so cue­ro de Fez.

Bab Bou Je­loud Ta­laa Sg­hi­ra. mez­qui­ta Al Ka­raoui­ne Bou Ina­nia Mu­lay Idrís

Chou­wa­ra 15.00

Ta­jín y cus­cús

Ta­laa Kbi­ra El At­ta­ri­ne Acha­ra­ti­ne cur­ti­du­rías Be­rra­da uni­ver­si­dad

Ch­ra­bli­yi­ne

El res­tau­ran­te ca­se­ro (14),a dos pa­sos de la ma­dra­sa El At­ta­ri­ne, lo ges­tio­na una fa­mi­lia en­can­ta­do­ra que en vez de ofre­cer­nos la car­ta con el me­nú nos pa­sa a la co­ci­na y per­mi­te ele­gir en­tre los pla­tos del día que se es­tán pre­pa­ran­do: ri­quí­si­mos ta­ji­nes o cus­cús, so­pas ha­ri­ra, bro­che­tas, pla­ti­tos de len­te­jas o ver­du­ras co­ci­das… Más au­tén­ti­co, im­po­si­ble.

Tras la co­mi­da, a unos po­cos me­tros es­pe­ra el

Mu­seo Nej­ja­ri­ne de Ar­te y Ar­te­sa­nía de la Ma­de­ra

(15), con­ti­guo al zo­co de los car­pin­te­ros, en un an­ti­guo fun­duq, fon­da o ca­ra­van­se­rai. Im­pre­sio­na más por el edi­fi­cio de va­rias plan­tas que por su con- te­ni­do, aun­que los ob­je­tos de ma­de­ra, mue­bles, en­se­res, ven­ta­nas, por­ta­lo­nes la­bra­dos, ju­gue­tes, ajua­res de bo- da…, de uso co­ti­diano en el Ma­rrue­cos ru­ral son de un in­du­da­ble in­te­rés an­tro­po­ló­gi­co.

17.00

En la Me­llah

Me­llah

La (ju­de­ría) (16) es don­de se re­fu­gia­ron mi­les de exi­lia­dos de Cór­do­ba y Gra­na­da tras la Re­con­quis­ta. Hoy ape­nas al­ber­ga a unas po­cas fa­mi­lias ju­días, pe­ro el le­ga­do se­far­dí se man­tie­ne en las in­trin­ca­das ca­lle­jue­las en las que se al­zan al­gu­nas ca­sas de bal­co­nes abier­tos al ex­te­rior, al­go ex­cep­cio­nal en una ciu­dad mu­sul­ma­na tra­di­cio­nal, y, so­bre to­do, en las si­na­go­gas e

(17). En es­ta úl­ti­ma, del si­glo XVII y cer­ca­na al ce­men­te­rio he­breo, en un pa­sa­di­zo sub­te­rrá­neo aún se pue­de ver el mik­va, don­de las no­vias ce­le­bra­ban su ba­ño o ablu­cio­nes ri­tua­les pre­vias a la bo­da. El ba­rrio de los ju­díos de Fez se asien­ta en­tre la me­di­na y la Ciu­dad Nue­va, y si se vie­ne an­dan­do por el ca­mino se pa­sa­rá jun­to a los mu­ros o el gran por­ta­lón de bron­ce del (18), del si­glo XIV y uno de los más gran­des y an­ti­guos de Ma­rrue­cos.

Ha­ba­rim Ibn Da­nan Pa­la­cio Real 18.00

Tum­bas cen­te­na­rias

Des­de la ju­de­ría, un ta­xi nos acer­ca­rá en po­cos mi­nu­tos al mi­ra­dor jun­to a las (19), o be­ni­me­ri­nes, del si­glo XIII y so­bre una ele­va­ción al nor­te de Fez, pa­ra ob­te­ner la me­jor vis­ta (y la me­jor fo­to, con el sol a nues­tra es­pal­da) de la ciu­dad amu­ra­lla­da y su me­di­na en el cre­púscu­lo.

De vuel­ta a la me­di­na es una bue­na idea to­mar­se un des­can­so en un oa­sis en me­dio del bu­lli­cio del zo­co: el jar­dín me­die­val del res­tau­ran­te (20) (rui­ned­gar­den.com), don­de to­mar un ri­co té a la men­ta, con un pas­te­li­to ára­be pa­ra los más go­lo­sos, o ce­nar en es­te lo­cal bas­tan­te más so­fis­ti­ca­do que cual­quier otro de su com­pe­ten­cia en el co­ra­zón de la ciu­dad.

Tum­bas Me­ri­níes The Rui­ned Gar­den 21.00

La pla­za más vi­bran­te

La pla­ci­ta que se abre en la me­di­na na­da más atra­ve­sar La Puer­ta Azul o Bab Bou Je­loud es la más ani­ma­da pa­ra aca­bar la jor­na­da en Fez con una ce­na tra­di­cio­nal. Res­tau­ran­tes con sus te­rra­zas pa­ra ob­ser­var el aje­treo noc­turno del zo­co, co­mo o sir­ven ex­ce­len­tes bro­che­tas o la exó­ti­ca pas­te­la de cor­de­ro y fru­tos se­cos. Y fren­te al úl­ti­mo hay una bien sur­ti­da con­fi­te­ría ára­be. Un dul­ce fi­nal.

Jaw­ha­rat, Fas­si La­gla­li,

ALAMY

La es­cue­la co­rá­ni­ca Bou Ina­nia, en Fez.

D. PEAR­SON (AWL)

La mez­qui­ta Al Ka­raoui­ne, en ple­na me­di­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.