El pa­pa Fran­cis­co se ase­gu­ra la ma­yo­ría en el pró­xi­mo cón­cla­ve

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - DA­NIEL VER­DÚ,

El Pa­pa ce­le­bra hoy su sex­to con­sis­to­rio (uno al año des­de que fue ele­gi­do pon­tí­fi­ce) y nom­bra­rá a 13 nue­vos car­de­na­les: 10 de ellos elec­to­res en un fu­tu­ro cón­cla­ve. Un mo­vi­mien­to que le otor­ga ya la ma­yo­ría en el co­le­gio car­de­na­li­cio y que con­fir­ma otra tendencia. En­tre los ele­gi­dos hay dos es­pa­ño­les: el sa­le­siano Cris­tó­bal Ló­pez, ar­zo­bis­po de Ra­bat; y Mi­guel Án­gel Ayu­so, pre­si­den­te del Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra el Diá­lo­go In­te­rre­li­gio­so. Es­pa­ña es la úni­ca na­cio­na­li­dad que se ha re­pe­ti­do ca­da año.

La reforma que pre­ten­de lle­var a ca­bo Fran­cis­co en la Igle­sia se ex­pre­sa por dos vías: los he­chos y la he­ren­cia. La pri­me­ra, ad­mi­te cier­to debate so­bre su pro­fun­di­dad e irre­ver­si­bi­li­dad. Es­pe­cial­men­te en un con­tex­to de en­car­ni­za­do en­fren­ta­mien­to con el sec­tor ul­tra­con­ser­va­dor de la Igle­sia. La se­gun­da, en cam­bio, es ya in­ape­la­ble. En su sex­to con­sis­to­rio, el pa­pa Fran­cis­co nom­bra­rá a 13 nue­vos car­de­na­les, y 10 de ellos se­rán elec­to­res en un fu­tu­ro cón­cla­ve. Con es­tos nom­bra­mien­tos, Jorge Ma­rio Ber­go­glio al­can­za la ma­yo­ría en el co­le­gio car­de­na­li­cio. Es­pa­ña ha re­pe­ti­do en ca­da con­sis­to­rio —aho­ra con otros dos car­de­na­les—, al­go que a es­tas al­tu­ras no pa­re­ce ya ca­sua­li­dad.

El fu­tu­ro Pa­pa, re­cuer­dan en el Va­ti­cano, se­rá co­sa de la Di­vi­na Pro­vi­den­cia. Pe­ro nun­ca es­tá de más ro­dear­la de con­se­je­ros fia­bles. De es­te mo­do y, a par­tir de hoy, se­rán ya 128 car­de­na­les con ca­pa­ci­dad de elec­ción (la teo­ría di­ce que la ci­fra má­xi­ma de­be­ría ser de 120), de los cua­les 67 han si­do crea­dos por el Pa­pa ar­gen­tino, 43 por Be­ne­dic­to XVI y ya so­lo 18 me­no­res de 80 años crea­dos por Juan Pa­blo II. ¿Sig­ni­fi­ca eso que el pró­xi­mo Pa­pa se­rá ber­go­gliano? La his­to­ria no per­mi­te con­fir­mar­lo. Jo­seph Rat­zin­ger fue ele­gi­do en 2005 pe­se a ser uno de los dos úni­cos car­de­na­les que no ha­bía si­do nom­bra­do por su

pre­de­ce­sor, Juan Pa­blo II (los otros 113 sí lo eran; él era una cria­tu­ra de Pa­blo VI). La he­ren­cia po­lí­ti­ca del pa­pa­do, sin em­bar­go, la irre­ver­si­bi­li­dad de las re­for­mas, ten­drá más po­si­bi­li­da­des de im­po­ner­se.

El per­fil de to­dos los nue­vos pur­pu­ra­dos des­de que Fran­cis­co co­men­zó a nom­brar­les ha­ce seis años (Be­ne­dic­to XVI, en ocho años, so­lo ce­le­bró cin­co con­sis­to­rios) se re­pi­te en­tre los que re­ci­bi­rán el ani­llo y el ca­pe­lo. La in­sis­ten­cia en re­co­no­cer a la Igle­sia pe­ri­fé­ri­ca —so­cial y geo­grá­fi­ca— y en bus­car a fi­gu­ras que ten­gan “olor a ove­ja”, co­mo sue­le de­cir Fran­cis­co pa­ra re­fe­rir­se a los obis­pos que no han per­di­do su vo­ca­ción de pá­rro­cos y han sa­bi­do mez­clar­se en­tre la gen­te, per­sis­te. En es­pe­cial en zo­nas más des­fa­vo­re­ci­das, co­mo Ig­na­tius Suhar­yo Hard­joat­mod­jo, ar­zo­bis­po de Ya­kar­ta; Juan de la Ca­ri­dad Gar­cía Ro­drí­guez, ar­zo­bis­po de La Ha­ba­na; Fri­do­lin Am­bon­go Be­sun­gu, ar­zo­bis­po de Kins­ha­sa; Ál­va­ro L. Ra­maz­zi­ni Ime­ri, obis­po de Huehue­te­nan­go, en Gua­te­ma­la.

Es­pa­ña au­men­ta de nue­vo su pre­sen­cia has­ta ocho elec­to­res en un fu­tu­ri­ble cón­cla­ve, una ci­fra que se si­túa en su má­xi­mo his­tó­ri­co y que con­fir­ma tam­bién el per­fil de car­de­nal que bus­ca es­te Pa­pa. Cris­tó­bal Ló­pez, ar­zo­bis­po de Ra­bat; y Mi­guel Án­gel Ayu­so, pre­si­den­te del Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra (Es­pa­ña) (Gua­te­ma­la) NOM­BRA­DOS POR LOS ÚL­TI­MOS PA­PAS 128 Elec­to­res 97 No elec­to­res el Diá­lo­go In­te­rre­li­gio­so y res­pon­sa­ble del his­tó­ri­co en­cuen­tro en Abu Da­bi, son dos hom­bres de com­pro­mi­so so­cial y pe­ri­fé­ri­co. Am­bos han vi­vi­do en Áfri­ca y con­ci­ben es­te nue­vo en­car­go, se­gún ex­pli­ca­ban el jue­ves, co­mo una mi­sión ale­ja­da del “oro­pel”.

Ita­lia pier­de pe­so

A Ló­pez, sa­le­siano for­ma­do en Ca­ta­lu­ña que ejer­ció de cu­ra du­ran­te 11 años en el ba­rrio de la Ver­ne­da de Bar­ce­lo­na, le pi­lló la no­ti­cia en ple­na mi­sa, re­cor­da­ba el jue­ves al me­dio­día. “Fue una sor­pre­sa ab­so­lu­ta. No hu­bo preavi­so. Es­ta­ba di­cien­do la mi­sa en la ca­te­dral de Ra­bat y no­té que el te­lé­fono vi­bra­ba mu­cho, pe­ro no hi­ce ca­so. Al ter­mi­nar la mi­sa fui a mi des­pa­cho y so­nó de nue­vo el te­lé­fono. Un ami­go des­de Fran­cia me lo anun­ció, pe­ro no me lo creí. Me aga­rró un tem­blor de ro­di­llas, no po­día sos­te­ner­me… has­ta los jó­ve­nes me di­je­ron si es­ta­ba bien”. 52

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.