John­son pro­me­te pe­dir la pró­rro­ga del Bre­xit vo­ta­da por el Par­la­men­to si no hay acuer­do

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - RA­FA DE MI­GUEL,

Los tri­bu­na­les del Reino Uni­do es­tán lo­gran­do sa­car a la luz con cuen­ta­go­tas los pro­pó­si­tos ocul­tos del pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son. En es­te ca­so, es un juez de Edim­bur­go el que ha lo­gra­do ex­traer el com­pro­mi­so de Dow­ning Street, a

To­do tie­ne en es­ta cri­sis po­lí­ti­ca, sin em­bar­go, un do­ble len­gua­je o al­gu­na tram­pa ocul­ta. Y la res­pues­ta del Go­bierno bri­tá­ni­co a un juez no tie­ne por qué ser la úl­ti­ma palabra en un asun­to que fluc­túa ca­da ho­ra que pa­sa.

El mul­ti­mi­llo­na­rio de la ener­gía re­no­va­ble Da­le Vin­ce y la por­ta­voz del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Es­co­cés, Joan­na Cherry, pre­sen­ta­ron una de­man­da an­te la jus­ti­cia en la que acu­sa­ban a John­son de in­ten­tar rehuir la de­ci­sión del Par­la­men­to. El pri­mer mi­nis­tro no ha de­ja­do de re­pe­tir en las úl­ti­mas se­ma­nas que el Reino Uni­do aban­do­na­rá la UE el pró­xi­mo 31 de oc­tu­bre, la fe­cha fi­ja­da ofi­cial­men­te pa­ra el Bre­xit, “a vi­da a muer­te, ven­ga lo que ven­ga”.

Una ma­yo­ría de dipu­tados sa­có ade­lan­te a prin­ci­pios del mes de sep­tiem­bre una re­so­lu­ción con fuer­za de ley que obli­ga­ba a Dow­ning Street a pe­dir a los Vein­ti­sie­te una nueva pró­rro­ga si era in­ca­paz de ce­rrar un acuer­do que sus­ti­tu­ye­ra al de la ex pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, ce­rra­do en no­viem­bre de 2018 y que la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes re­cha­zó has­ta en tres oca­sio­nes.

El juez es­co­cés re­cla­mó al equi­po de John­son una res­pues­ta por es­cri­to en la que de­ja­ra cla­ra su po­si­ción. El Go­bierno la en­tre­gó, aun­que no qui­so ha­cer­la pú­bli­ca. Sin em­bar­go, el abo­ga­do de los de­man­dan­tes, Ai­dan O’Neill, ha te­ni­do ac­ce­so al tex­to, y ayer leía pú­bli­ca­men­te al­gu­nos de los frag­men­tos más re­le­van­tes: “El pri­mer mi­nis­tro en­via­rá una car­ta [a la Co­mi­sión tra­vés de una de­cla­ra­ción por es­cri­to, de que cum­pli­rá con el man­da­to par­la­men­ta­rio y pe­di­rá for­mal­men­te a la UE una nueva pró­rro­ga del Bre­xit si no lo­gra al­can­zar un acuer­do pa­ra la sa­li­da el 31 de oc­tu­bre. Sin em­bar­go, es­ta res­pues­ta a un juez no es ne­ce­sa­ria­men­te la úl­ti­ma palabra en es­ta cri­sis. Eu­ro­pea] en la for­ma es­ta­ble­ci­da por la ley no más tar­de del 19 de oc­tu­bre. (…) Si el Con­se­jo Eu­ro­peo ac­ce­de a acor­dar esa ex­ten­sión por el pe­rio­do es­pe­ci­fi­ca­do en la car­ta, el pri­mer mi­nis­tro es­ta­rá obli­ga­do in­me­dia­ta­men­te a no­ti­fi­car al pre­si­den­te del Con­se­jo que el Reino Uni­do ac­ce­de a esa pró­rro­ga”.

Es un mo­do de ad­mi­tir, an­te un tri­bu­nal, lo que de­be­ría ser una ob­vie­dad: el Go­bierno bri­tá­ni­co se com­pro­me­te a cum­plir la ley. Pe­ro las cir­cuns­tan­cias que ro­dean hoy es­ta cri­sis po­lí­ti­ca ha­cen muy con­fu­sa la in­ter­pre­ta­ción del tex­to. En pri­mer lu­gar, Dow­ning Street sigue ase­gu­ran­do que quie­re al­can­zar un acuer­do con la Unión Eu­ro­pea y aca­ba de ha­cer pú­bli­ca su úl­ti­ma propuesta.

En se­gun­do lu­gar, no es lo mis­mo en­viar una car­ta for­mal que ma­nio­brar ac­ti­va­men­te pa­ra al­can­zar la pró­rro­ga que desea la opo­si­ción. En ter­cer lu­gar, John­son pue­de siempre —co­mo ha lle­ga­do a apun­tar al­gún dia­rio ci­tan­do fuentes del Eje­cu­ti­vo— su­ge­rir a puer­ta ce­rra­da a los lí­de­res co­mu­ni­ta­rios que él no es­tá por la la­bor de se­guir pro­rro­gan­do es­ta cri­sis, y acon­se­jar­les que no con­ce­dan la men­cio­na­da pró­rro­ga.

Do­ble len­gua­je

Tras di­fun­dir­se el con­te­ni­do de los pa­pe­les en­tre­ga­dos a la jus­ti­cia es­co­ce­sa, una fuen­te ofi­cial de Dow­ning Street ex­pli­có a la ca­de­na BBC que “el Go­bierno cum­pli­rá la ley, que so­lo impone una ta­rea muy es­pe­cí­fi­ca que con­sis­te en en­tre­gar la car­ta del Par­la­men­to pi­dien­do una ex­ten­sión (...) que pue­de ser in­ter­pre­ta­da de ma­ne­ras di­fe­ren­tes”. “Pe­ro la ley no im­pi­de al Go­bierno ha­cer otras cosas que im­pi­dan un re­tra­so, in­clui­das otras co­mu­ni­ca­cio­nes, tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das. La gen­te ten­drá que es­pe­rar a ver có­mo es­to se arre­gla. El Go­bierno es­tá ha­cien­do saber en Europa de for­ma pri­va­da cuál es su po­si­ción ofi­cial so­bre el re­tra­so y la ha­rá pú­bli­ca pron­to”, aña­dió.

El tex­to es un re­co­no­ci­mien­to ex­pre­so del do­ble len­gua­je con que ac­túa John­son. En la tri­bu­na par­la­men­ta­ria o en el es­ce­na­rio del re­cien­te con­gre­so del Par­ti­do Con­ser­va­dor ase­gu­ra que no hay vuel­ta atrás y que el Reino Uni­do sal­drá irre­me­dia­ble­men­te de la Unión Eu­ro­pea el 31 de oc­tu­bre. An­te un juez, don­de to­do lo ex­pre­sa­do com­pro­me­te le­gal­men­te, ad­mi­te que el Go­bierno no es­tá por en­ci­ma del Par­la­men­to y que sus re­so­lu­cio­nes le­ga­les de­ben ser cum­pli­das.

/ K. W. (AP)

Bo­ris John­son, el jue­ves a su sa­li­da del 10 de Dow­ning Street.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.