Ali Sis­ta­ni, la voz apo­lí­ti­ca al ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Ali Sis­ta­ni na­ció en Mash­had (Irán) en 1930 en el seno de una fa­mi­lia de clé­ri­gos. Tras sus pri­me­ros es­tu­dios re­li­gio­sos en un se­mi­na­rio de Qom, si­guió los pa­sos de su abue­lo y en 1951 se tras­la­dó a Na­yaf, el Va­ti­cano de los chiíes, pa­ra apren­der ba­jo el man­to del gran aya­to­lá Abul­qa­sem al Khoie, a quien su­ce­dió a su muer­te en 1992.

Sis­ta­ni so­bre­vi­vió a la dic­ta­du­ra de Sa­dam Hu­sein gra­cias a su op­ción apo­lí­ti­ca y quie­tis­ta, opues­ta a la del ira­ní Ruho­lá Jo­mei­ni. Que lo­gra­ra sor­tear la per­se­cu­ción no sig­ni­fi­ca que man­tu­vie­ra bue­nas re­la­cio­nes con el ré­gi­men. La po­li­cía le ce­rró en 1994 la mez­qui­ta en la que pre­di­ca­ba y no pu­do vol­ver a ha­cer­lo has­ta la lle­ga­da de las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses en 2003.

Coin­ci­dió con las fuer­zas po­lí­ti­cas chiíes en el exi­lio en que la in­ter­ven­ción de EE UU era la úni­ca for­ma de aca­bar con la dic­ta­du­ra y emi­tió una fe­tua (de­ci­sión) prohi­bien­do que se ata­ca­ra a los sol­da­dos ex­tran­je­ros. Des­pués si­guió re­cha­zan­do la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta en po­lí­ti­ca, pe­ro pu­so su voz al ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.