La obra per­mi­ti­rá cu­brir la de­man­da ener­gé­ti­ca de to­do el te­rri­to­rio etío­pe

Chi­na su­fra­ga el 30% de la obra, de 4.000 mi­llo­nes, a tra­vés de sus ban­cos

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

en un in­for­me so­bre el ries­go de cri­sis re­gio­nal si la pre­sa co­men­za­ba a ope­rar sin que to­das las par­tes al­can­za­ran un acuer­do. En 2013 se fil­tra­ron unas de­cla­ra­cio­nes de po­lí­ti­cos egip­cios en las que plan­tea­ban la po­si­bi­li­dad de un sa­bo­ta­je o in­clu­so de bom­bar­dear la pre­sa, en pa­la­bras del en­ton­ces pre­si­den­te, Moha­med Mor­si, pe­ro dos años más tar­de, ya con Al Si­si en el po­der, no tu­vie­ron más re­me­dio que par­ti­ci­par en las ne­go­cia­cio­nes.

Con sus 145 me­tros de al­tu­ra y 1.800 me­tros de lar­go, es­te di­que va a crear un la­go de 247 ki­ló­me­tros de lar­go con ca­pa­ci­dad pa­ra al­ma­ce­nar 67.000 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos. Egip­to, que tam­bién tie­ne 100 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes pe­ro pre­vé do­blar es­ta ci­fra en 2060, exi­ge que el rit­mo de lle­na­do de la pre­sa se ra­len­ti­ce pa­ra que el im­pac­to sea me­nor y que el río man­ten­ga su “flu­jo na­tu­ral”. Etio­pía, sin em­bar­go, pre­ten­de amor­ti­zar el gas­to lo más rá­pi­do po­si­ble.

De­re­chos

“No exis­te flu­jo na­tu­ral en la cuen­ca del Ni­lo”, ase­gu­ra­ba re­cien­te­men­te Ge­dion As­faw, ase­sor del Mi­nis­te­rio de Aguas de Etio­pía, “es­te río ha su­fri­do cam­bios y su­fri­rá más aún. Egip­to ha plan­tea­do que no de­be­ría ha­ber obs­truc­ción aguas arri­ba, lo que im­pe­di­ría a Etio­pía usar de ma­ne­ra equi­ta­ti­va el Ni­lo Azul”. “Co­mo ha di­cho el mi­nis­tro, apor­ta­mos el 86% del agua que lle­ga a Egip­to; de­cir­nos que use­mos ce­ro me­tros cú­bi­cos no es un tra­to jus­to”, aña­dió.

La pug­na por las aguas del Ni­lo se ha acen­tua­do con el im­pre­sio­nan­te cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co de am­bos paí­ses y las ne­ce­si­da­des bá­si­cas que traen apa­re­ja­das. His­tó­ri­ca­men­te, las po­bla­cio­nes ne­gras fue­ron ex­clui­das de los be­ne­fi­cios del pa­so del río por su te­rri­to­rio. El tra­ta­do de 1902 fir­ma­do en­tre Gran Bre­ta­ña, que con­tro­la­ba Egip­to y Su­dán, y la pro­pia Etio­pía im­pe­día a es­te país so­be­rano lle­var a ca­bo nin­gu­na obra que afec­ta­ra al cur­so de agua. Es­tos acuer­dos, que los egip­cios reivin­di­can co­mo “de­re­chos his­tó­ri­cos” son aho­ra ca­li­fi­ca­dos de “co­lo­nia­les” por los ac­tua­les di­ri­gen­tes etío­pes, que no los reconocen.

/ T. N. (REUTERS)

La cons­truc­ción de la Gran Pre­sa del Re­na­ci­mien­to Etío­pe, en sep­tiem­bre en Gu­ba Wo­re­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.