La quin­ta co­lum­na de Ja­vier Mu­guer­za

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JU­LIÁN SAUQUILLO Ju­lián Sauquillo es ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­so­fía del De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. Es au­tor de La reforma cons­ti­tu­cio­nal. Su­je­tos y lí­mi­tes del po­der cons­ti­tu­yen­te (Tec­nos, 2018).

Ca­be ha­blar de le­ga­dos de Ja­vier Mu­guer­za. Así se hi­zo en una am­plí­si­ma y fruc­tí­fe­ra reunión de fi­ló­so­fos re­cien­te­men­te en la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes. Qui­so a la re­si­den­cia de la Co­li­na de los Cho­pos co­mo una se­gun­da casa. Sus le­ga­dos per­so­na­les y fi­lo­só­fi­cos fue­ron mu­chos. A una so­ber­bia in­tro­duc­ción a la fi­lo­so­fía ana­lí­ti­ca le su­ce­dió una ex­ce­len­te re­fle­xión so­bre el “gi­ro lin­güís­ti­co”. Sus li­bros La razón sin es­pe­ran­za y Des­de la per­ple­ji­dad son apor­ta­cio­nes im­pres­cin­di­bles. Pe­ro nun­ca dio lec­cio­nes des­de nin­gu­na se­gu­ra ata­la­ya. Mu­guer­za no se re­ple­gó en un de­ter­mi­na­do saber fi­lo­só­fi­co que le per­mi­tie­ra ser una “au­to­ri­dad” en la ma­te­ria. Qui­zás lo que más ca­rac­te­ri­ce al fi­ló­so­fo sea un no­ma­dis­mo que le lle­ve a los de­ba­tes y a los pro­ble­mas mun­da­nos sin for­ti­fi­car­se co­mo es­pe­cia­lis­ta. Por en­ci­ma de la di­fi­cul­tad téc­ni­ca que se les atri­bu­ye a los fi­ló­so­fos, Mu­guer­za ha­bló con to­dos y no se en­mas­ca­ró tras un len­gua­je abs­tru­so. Re­cor­de­mos el ri­gor de Só­cra­tes pa­ra des­nu­dar a pe­dan­tes y demandar “bre­ve elo­cuen­cia” a los que en­re­da­ban de­ma­sia­do el diá­lo­go. Mu­guer­za, sin que­rer­lo, aca­bó sien­do maes­tro en to­das las ma­te­rias fi­lo­só­fi­cas que prac­ti­có. Pe­ro Witt­gens­tein, Apel, Ha­ber­mas o Rawls no le sir­vie­ron de co­mo­dín aca­dé­mi­co. Más bien, hi­zo ga­la de un co­rro­si­vo hu­mor. Iro­ni­zó con la mo­te­ja­da “co­mu­nión de los án­ge­les” di­ri­gi­da a Rawls, si la co­mu­ni­dad de fi­ló­so­fos se ex­ce­día en con­di­cio­nes idea­les de ra­cio­na­li­dad. Una reunión de in­di­vi­duos con pro­ble­mas reales era, pa­ra él, me­jor pun­to de par­ti­da. En sep­tiem­bre de 1985, es­ta­ba en San­tan­der dis­cu­tien­do con los co­le­gas me­xi­ca­nos, prin­ci­pal­men­te, has­ta que el te­rre­mo­to de Ciu­dad de Mé­xi­co obli­gó primero a vi­vir y des­pués a fi­lo­so­far. En una de­sola­ción sin no­ti­cias con­so­la­do­ras de la catástrofe, Mu­guer­za de­mos­tró su gran ta­lla mo­ral.

Fue maes­tro en la elo­cuen­cia y en la so­ber­bia es­cri­tu­ra. Po­cas pá­gi­nas fi­lo­só­fi­cas fue­ron tan bri­llan­te­men­te es­cri­tas co­mo su Car­ta a Ali­cia Axel­rod-Ko­ren­brot. Nos lle­va­ron a pen­sar que se tra­ta­ba de un per­so­na­je no­ve­la­do has­ta des­cu­brir su au­to­ría real de Mai­mó­ni­des fi­ló­so­fo (1981). Su in­con­fun­di­ble ali­ño —tren­ca so­bre los hom­bros, fa­mo­sas car­pe­tas de go­mas y ma­nus­cri­tos— fue su más no­ble in­du­men­ta­ria pa­ra to­dos los que deseá­ba­mos acer­car­nos a la fi­lo­so­fía. Dio au­to­es­ti­ma a quie­nes em­pe­zá­ba­mos o a quie­nes, ra­zo­na­ble­men­te, huían de tos­cos maes­tros in­so­por­ta­bles. A la vez, tra­zó puen­tes for­tí­si­mos con el exi­lio fi­lo­só­fi­co ibe­roa­me­ri­cano. Con él, se pier­de una ma­ne­ra de es­tar en el mun­do co­mo pro­fe­sor y fi­ló­so­fo tan fres­ca y me­mo­ra­ble co­mo la de sus maes­tros Jo­sé Luis Ló­pez Aran­gu­ren y Fe­li­pe Gon­zá­lez Vi­cén. Con ellos, des­apa­re­ció una es­pe­cie.

Pe­ro ya en 1990 y, más acu­cian­te­men­te, en 1999, Mu­guer­za te­nía au­tén­ti­ca ur­gen­cia por re­fe­rir­se a La lu­cha por el de­re­cho, de Von Ihe­ring. Pa­re­cía fas­ci­na­do por el ro­ma­nis­ta ale­mán. Ob­ser­vé te­na­ci­dad en su ex­po­si­ción. De­fen­día una vi­sión con­flic­tual del de­re­cho —agó­ni­ca— y no pa­cí­fi­ca —ire­nis­ta—. El pri­mer de­re­cho es el de­re­cho a te­ner de­re­chos y, a lo lar­go, de la his­to­ria só­lo los tu­vo quien lu­chó por ellos, de­cía. Mu­guer­za vol­vía al ma­ra­vi­llo­so Mi­chael Kohl­haas del ro­mán­ti­co Hein­rich von Kleist, tra­du­ci­do por Fe­li­pe Gon­zá­lez Vi­cén. Re­me­mo­ra­ba la lu­cha del cam­pe­sino que, hu­mi­lla­do, se con­vier­te en hom­bre de la gue­rra con­tra el po­der es­ta­ble­ci­do. El li­ber­ta­rio Mu­guer­za sa­bía que una lu­cha a muer­te era in­hu­ma­na. Pe­ro no desecha­ba las im­pli­ca­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias de la desobe­dien­cia y la re­sis­ten­cia co­mo lu­cha por el de­re­cho.

Es­ta vi­sión agó­ni­ca del de­re­cho le lle­vó a una par­ti­cu­lar reivin­di­ca­ción de la di­si­den­cia. Los de­re­chos hu­ma­nos son con­quis­tas his­tó­ri­cas que pro­ce­den de los di­si­den­tes, sub­ra­ya­ba. Ellos ex­plo­ra­ron con­di­cio­nes de vi­da más jus­tas y cus­to­dia­ron los de­re­chos con­se­gui­dos. Los de­re­chos hu­ma­nos no son el triun­fo de ma­yo­rías, sino de mi­no­rías sa­cri­fi­ca­das, des­ta­ca­ba. En es­ta úl­ti­ma eta­pa, Mu­guer­za for­mu­ló una fun­da­men­ta­ción ne­ga­ti­va de los de­re­chos hu­ma­nos. Es­tos se ba­san en el de­re­cho a de­cir que no. Re­ve­ló las in­su­fi­cien­cias de la ra­cio­na­li­dad pú­bli­ca de­fen­di­da por Rawls y Ha­ber­mas. Por de­mó­cra­tas, aca­ta­mos la de­ci­sión ve­ni­da de vo­lun­ta­des ma­yo­ri­ta­rias. Pe­ro la vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria pue­de ser in­jus­ta y fal­sa, de­cía. Ade­más, no hay con­sen­so que nos in­clu­ya a to­dos. Aquí sur­gía, pa­ra él, el es­pa­cio mo­ral mi­no­ri­ta­rio de la di­si­den­cia. Di­si­den­tes en bus­ca de jus­ti­cia po­de­mos ser to­dos. Los ciu­da­da­nos po­de­mos ser los me­jo­res ga­ran­tes e im­pul­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, se­ña­la­ba. Al fi­nal, Mu­guer­za acen­tuó la “dis­cor­dia con­cor­de” en vez de la “concordia dis­cor­de”. En tiem­pos de re­cor­tes y re­tro­ce­sos, nos fal­ta su in­ter­lo­cu­ción ac­ti­va.

Mu­chos fi­ló­so­fos po­se­ye­ron un pen­sa­mien­to oral. Los neo­pla­tó­ni­cos pre­fe­rían ver al dis­cí­pu­lo. Se­gún fue­ra, le con­ta­ban una u otra cues­tión. El sen­ti­do de la fi­lo­so­fía an­ti­gua era fa­ci­li­tar una for­ma de vi­da. Se re­que­ría un ca­ra a ca­ra. Ja­vier Mu­guer­za tam­bién tu­vo una fi­lo­so­fía no es­cri­ta. Uti­li­za­ba, en al­gu­nos con­tex­tos, un con­cep­to co­mún: quin­ta­co­lum­nis­mo. Era elo­gio­so. Trans­for­mar pro­fun­da­men­te la fi­lo­so­fía es­pa­ño­la fran­quis­ta, sin des­fa­lle­cer en su pa­de­ci­mien­to, es uno de sus le­ga­dos. Ex­ten­dió es­te quin­ta­co­lum­nis­mo en­tre to­dos y por do­quier.

El le­ga­do del pen­sa­dor fue trans­for­mar la fi­lo­so­fía es­pa­ño­la fran­quis­ta, sin des­fa­lle­cer en su pa­de­ci­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.