Vox in­ten­ta mo­ti­var a su mi­li­tan­cia con un ‘ma­cro­mi­tin’ en Ma­drid

San­tia­go Abas­cal es­pe­ra lle­nar ma­ña­na con 12.000 se­gui­do­res su Vis­ta­le­gre II

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MI­GUEL GON­ZÁ­LEZ,

A cin­co se­ma­nas de la ci­ta con las ur­nas, Vox in­ten­ta­rá mo­vi­li­zar ma­ña­na a su des­mo­ti­va­da mi­li­tan­cia con un ma­cro­mi­tin en Ma­drid. Si ha­ce un año el par­ti­do ultra lo­gró lle­var a 10.000 per­so­nas al Pa­la­cio de Vis­ta­le­gre, en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Ca­ra­ban­chel, es­ta vez quie­re lle­gar a 12.000, am­plian­do afo­ro. “Plus Ultra” (Más allá), la frase que fi­gu­ra en las co­lum­nas de Hér­cu­les del es­cu­do de Es­pa­ña, es el le­ma es­co­gi­do pa­ra el ac­to. Vox quie­re tras­la­dar la ima­gen de que con­ser­va intacta su ca­pa­ci­dad de arras­trar mul­ti­tu­des: so­lo 24 ho­ras des­pués de que es­tu­vie­ran dis­po­ni­bles en In­ter­net, el par­ti­do ase­gu­ró que se ha­bían ago­ta­do las lo­ca­li­da­des, aun­que

re­ser­va más de un mi­llar pa­ra en­tra­das de úl­ti­ma ho­ra. Des­de Cá­diz, Sevilla, Murcia o Va­len­cia se han fle­ta­do de­ce­nas de au­to­bu­ses, que sal­drán du­ran­te la pró­xi­ma ma­dru­ga­da: los sim­pa­ti­zan­tes de Vox pa­gan en­tre 18 y 30 eu­ros, más el bo­ca­di­llo, pa­ra un via­je de ida y vuel­ta en el día con es­ca­la de unas po­cas ho­ras en Ma­drid.

Aun­que el par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha ya es­tá en las institucio­nes y re­ci­be cuan­tio­sas sub­ven­cio­nes pú­bli­cas, sus res­pon­sa­bles han apro­ve­cha­do el mi­tin pa­ra or­ga­ni­zar una co­lec­ta por In­ter­net pa­ra re­cau­dar 150.000 eu­ros: más del do­ble del cos­te que tu­vo el año pa­sa­do el ac­to de Vis­ta­le­gre y la mis­ma ci­fra que, se­gún sus res­pon­sa­bles, gas­tó Vox en la cam­pa­ña a las elec­cio­nes an­da­lu­zas de di­ciem­bre de 2018.

La si­tua­ción, sin em­bar­go, es muy di­fe­ren­te a la de ha­ce un año: Vox ya no es el par­ti­do de mo­da cu­yo te­cho elec­to­ral cons­ti­tuía una in­cóg­ni­ta. Sus am­bi­cio­nes an­te el 10-N son mu­cho más mo­des­tas: el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do, Ja­vier Or­te­ga Smith, re­co­no­cía ayer en TVE que ve­ría bien “con­so­li­dar” los 24 es­ca­ños que tu­vo el 28 de abril. To­das las en­cues­tas le dan por de­ba­jo.

Aun­que los vo­tos de Vox fue­ron decisivos pa­ra for­mar los go­bier­nos re­gio­na­les de An­da­lu­cía, Murcia o Ma­drid y el Ayuntamien­to de la ca­pi­tal, al fi­nal tu­vo que con­for­mar­se con apo­yar al PP y Ciu­da­da­nos des­de fue­ra sin lo­grar en­trar en los eje­cu­ti­vos co­mo pre­ten­día. La de­ci­sión de pre­sen­tar un so­lo can­di­da­to al Se­na­do por cir­cuns­crip­ción, in­vi­tan­do a sus elec­to­res a com­par­tir el

vo­to con otros as­pi­ran­tes del PP y Cs, ha­ce poco creí­bles sus es­fuer­zos por di­fe­ren­ciar­se de los otros par­ti­dos de de­re­chas y abo­na la es­tra­te­gia del vo­to útil que aban­de­ra Ca­sa­do.

A ello se su­ma el go­teo de de­ser­cio­nes en sus or­ga­ni­za­cio­nes te­rri­to­ria­les, fo­men­ta­das por el he­cho de que las lis­tas se con­fec­cio­nen ver­ti­cal­men­te des­de Ma­drid. La úl­ti­ma fu­ga, y más so­na­da, ha si­do la de la ex­dipu­tada por Ba­lea­res Ma­le­na Cons­tan­tí, quien acu­só a su par­ti­do de “ho­mo­fo­bia y ex­tre­mis­mo”.

En lo que no ha cam­bia­do Vox, pe­se a es­tar ya en las institucio­nes, es en su prác­ti­ca de ve­tar pe­rio­dis­tas. La Aso­cia­ción de la Pren­sa de Ma­drid (APM) ha con­de­na­do que se im­pi­da el ac­ce­so al mi­tin del do­min­go a los pe­rio­dis­tas del di­gi­tal El Plu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.