Re­ven­ta de tur­nos en la Ofi­ci­na de Ex­tran­je­ría

Los re­tra­sos de la Ad­mi­nis­tra­ción crean un mer­ca­do ile­gal de las ci­tas pre­vias, vi­ta­les pa­ra los in­mi­gran­tes

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MA­RÍA MAR­TÍN,

Un gru­po de ju­bi­la­dos del ba­rrio ma­dri­le­ño de La­va­piés se tur­na fren­te a un or­de­na­dor. Lle­van ca­si un año así. En­tran y re­lle­nan una y otra vez los datos ne­ce­sa­rios pa­ra ob­te­ner una ci­ta pre­via en Ex­tran­je­ría pa­ra sus ve­ci­nos sub­saha­ria­nos. Se tra­ta de una la­bor in­gra­ta; en to­das las oca­sio­nes la res­pues­ta es la mis­ma: “En es­te mo­men­to no hay ci­tas dis­po­ni­bles. En bre­ve, la Ofi­ci­na pon­drá a su dis­po­si­ción nue­vas ci­tas”. Sin ci­ta no hay pa­pe­les. Sin pa­pe­les no hay tra­ba­jo for­mal ni cuen­ta ban­ca­ria ni al­qui­ler. Ni tran­qui­li­dad.

Los co­lec­ti­vos de apo­yo a in­mi­gran­tes lle­van dos años de­nun­cian­do las in­ter­mi­na­bles de­mo­ras en las ci­tas pre­vias, in­dis­pen­sa­bles pa­ra que los ex­tran­je­ros re­gu­la­ri­cen su si­tua­ción des­pués de años en la clan­des­ti­ni­dad, pa­ra que re­nue­ven sus per­mi­sos de re­si­den­cia o tra­mi­ten au­to­ri­za­cio­nes de tra­ba­jo. Las tra­bas pa­ra con­se­guir el que de­be­ría ser el más sen­ci­llo de los trá­mi­tes que les es­pe­ran ha ali­men­ta­do un mer­ca­do ile­gal en el que em­pre­sas, lo­cu­to­rios y os­cu­ros abo­ga­dos ha­cen su agos­to a cos­ta de in­mi­gran­tes al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción.

Es­tos con­se­gui­do­res —con la mis­ma ru­ti­na que los ju­bi­la­dos, pe­ro, a di­fe­ren­cia de aque­llos, con áni­mo de lu­cro— lle­gan a co­brar en Ma­drid has­ta 150 eu­ros por con­se­guir una ci­ta. En Bar­ce­lo­na ese pre­cio pue­de du­pli­car­se. Fuentes co­no­ce­do­ras del sis­te­ma de ges­tión de ci­tas de­nun­cian có­mo es­tos in­ter­me­dia­rios ac­túan ade­más co­mo re­ven­de­do­res de en­tra­das y aca­ban aca­pa­ran­do una bue­na par­te de las fechas dis­po­ni­bles. Eso agra­va aún más el pro­ble­ma y ha­ce to­da­vía más di­fí­cil con­se­guir ci­ta pre­via sin pa­sar por ca­ja. “Yo voy a ter­mi­nar pa­gan­do, no pue­do es­pe­rar más, me van a de­vol­ver a mi país”, afir­ma Sa­lah, un ma­rro­quí que lle­gó a Al­ge­ci­ras es­con­di­do en un ca­mión ha­ce 20 años y que, des­de no­viem­bre, in­ten­ta ob­te­ner —sin suer­te— una ci­ta pa­ra re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción.

Hay mul­ti­tud de ca­sos si­mi­la­res. Mi­la­gro­sa Fer­nán­dez, de 33 años, ven­dió to­do lo que te­nía —una casa, un te­rreno y un co­che— pa­ra pa­gar el bi­lle­te de avión y ve­nir jun­to a su hi­jo des­de Gui­nea Ecua­to­rial. De eso ha­ce ya un año y nue­ve me­ses. Emi­gró pa­ra en­ten­der qué le pa­sa­ba al pe­que­ño Jo­sé Mi­guel, de cin­co años, un ni­ño ri­sue­ño y au­sen­te. “En mi país nin­gún mé­di­co sa­bía lo que le ocu­rría, so­lo aquí me di­je­ron que tie­ne au­tis­mo”, se la­men­ta. Fer­nán­dez, hi­ja de un es­pa­ñol

Los in­ter­me­dia­rios aca­pa­ran las fechas y co­bran 150 eu­ros por el trá­mi­te

Tras diez me­ses de es­pe­ra, la fal­ta de un se­llo obli­ga a vol­ver a em­pe­zar

que emi­gró al país afri­cano, con­si­guió re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción con ra­pi­dez. Los pro­ble­mas han lle­ga­do pa­ra los pa­pe­les de su hi­jo. La abo­ga­da que le ase­so­ra pi­dió por pri­me­ra vez una ci­ta en fe­bre­ro; lo ha in­ten­ta­do des­de en­ton­ces to­dos los días, ma­ña­na y tar­de. El pa­sa­do jue­ves lo con­si­guió. Aún le es­pe­ran me­ses de trá­mi­tes por de­lan­te con su ni­ño a cues­tas.

El pro­ble­ma se ha agra­va­do úl­ti­ma­men­te. Har­tos, más de me­dio cen­te­nar de in­mi­gran­tes se ma­ni­fes­tó ayer fren­te a la ofi­ci­na de Ex­tran­je­ría de la ca­lle Sil­va, en el cen­tro de Ma­drid. La De­le­ga­ción de Go­bierno re­co­no­ce que el sis­te­ma fa­lla y pro­me­te bus­car una so­lu­ción. Una por­ta­voz ale­ga que el de­par­ta­men­to ha per­di­do ca­si un ter­cio de sus fun­cio­na­rios en los úl­ti­mos sie­te años. Es­tos em­plea­dos pú­bli­cos, ade­más, son los mis­mos a los que se mo­vi­li­za en ca­da ci­ta elec­to­ral: con el 10-N se­rán cin­co co­mi­cios en ape­nas seis me­ses.

Vol­ver a em­pe­zar

Las ci­tas en Ex­tran­je­ría su­po­nen la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de re­gu­la­ri­za­ción pa­ra mu­chos in­mi­gran­tes que vi­ven en la clan­des­ti­ni­dad. La ley exi­ge a los ex­tran­je­ros en si­tua­ción irre­gu­lar que de­mues­tren que lle­van tres años en Es­pa­ña sin pa­pe­les an­tes de op­tar a un per­mi­so de re­si­den­cia por arrai­go. In­dah, in­do­ne­sia de 46 años, sa­bía que ten­dría que es­con­der­se to­do ese tiem­po, pe­ro la fal­ta de ci­tas ha alar­ga­do su an­gus­tia ca­si un año más. Lim­pia ca­sas des­de ha­ce cua­tro años mien­tras una de sus pa­tro­nas le pre­gun­ta in­sis­ten­te­men­te qué pa­sa con sus pa­pe­les. Co­men­zó a pe­dir ci­ta en di­ciem­bre; so­lo con­si­guió que la aten­die­ran ayer, 10 me­ses des­pués. Es­tá preo­cu­pa­da: le fal­ta un se­llo en su cer­ti­fi­ca­do de an­te­ce­den­tes pe­na­les. Tie­ne que pe­dir­lo de nue­vo y ha­cer guar­dia una vez más fren­te al or­de­na­dor.

Y así ad in­fi­ni­tum. Ab­dou­lahad Diouf, de 37 años, es­tá al­go más ani­ma­do: el gru­po de abue­los, a ve­ces, tie­ne éxi­to con re­la­ti­va ce­le­ri­dad. En sie­te me­ses le han con­se­gui­do una ci­ta. Diouf lle­va ca­si cua­tro años en si­tua­ción irre­gu­lar. De­pen­de del top man­ta pa­ra so­bre­vi­vir. “Quie­ro un tra­ba­jo nor­mal”, afir­ma es­te se­ne­ga­lés.

/ KI­KE PA­RA

Me­dio cen­te­nar de in­mi­gran­tes se con­cen­tró ayer en Ma­drid pa­ra pro­tes­tar por la fal­ta de ci­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.