Un po­li­cía des­pe­cha­do ame­na­zó con per­ju­di­car­la

Una ma­dre re­cla­ma me­dio millón de eu­ros al Go­bierno de Murcia por qui­tar­le la cus­to­dia de sus hi­jos des­pués de que ella de­nun­cia­se abu­sos se­xua­les so­bre ellos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - MA­NUEL JA­BOIS,

—Ten­go un se­cre­to con el tío, pe­ro me ha di­cho que no se lo cuen­te a na­die.

La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de los se­cre­tos es que se em­pie­zan a per­der cuan­do se anun­cia que se tie­nen. Y aún an­tes: cuan­do se exi­ge que se guar­den. Así que cuan­do el 7 de mar­zo de 2017 Cla­ra es­cu­chó es­ta frase de su hi­jo ma­yor, in­sis­tió has­ta que el ni­ño, ese mis­mo día, ha­bló. Cla­ra pa­ra po­der tra­ba­jar, de­ja­ba al­gu­nos días a sus dos hi­jos, de cua­tro y dos años, a car­go de un tío abue­lo de los pe­que­ños, de 61 años.

El ni­ño le con­tó ese día a su ma­dre que su tío le en­se­ña­ba el “pi­ru” (pe­ne). A con­ti­nua­ción le dio va­rios de­ta­lles que evi­den­cia­ban la exis­ten­cia de gra­ves abu­sos. Pe­ro cuan­do se le pre­gun­ta­ba so­bre ello, el pe­que­ño se lle­va­ba el de­do a la bo­ca en se­ñal de se­cre­to.

Ese día, Cla­ra —que fi­gu­ra con nom­bre fic­ti­cio pa­ra pre­ser­var la iden­ti­dad de los ni­ños— in­ter­pu­so de­nun­cia con­tra su tío y lle­vó a sus hi­jos al Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio Vir­gen de la Arri­xa­ca de Murcia. La doc­to­ra les in­for­mó, me­dian­te un in­for­me clí­ni­co y una ho­ja de no­ti­fi­ca­ción y ries­go, de que ha­bía “in­di­ca­do­res” y una “fun­da­da” sos­pe­cha de abu­so se­xual. El 14 de mar­zo de 2017 el Gru­po de Me­no­res de la Po­li­cía Na­cio­nal de­tu­vo al tío abue­lo de los me­no­res por la pre­sun­ta co­mi­sión de de­li­tos de abu­so se­xual.

Lo que Cla­ra creía co­mo el fi­nal de una pe­sa­di­lla mons­truo­sa se re­ve­ló, se­ma­nas des­pués, co­mo el prin­ci­pio de al­go aún peor. El 9 de ju­nio de 2017, cua­tro me­ses des­pués de la pri­me­ra de­nun­cia, la mu­jer se en­con­tró al lle­gar a su casa a sus dos hi­jos “ate­rro­ri­za­dos” y a su pa­dre con ellos. Uno de ellos te­nía san­gre en la na­riz, un chi­chón, va­rios he­ma­to­mas en la es­pal­da y en­ro­je­ci­mien­to en su pó­mu­lo de­re­cho y su ano, se­gún el in­for­me mé­di­co.

El otro ni­ño, de dos años, te­nía una he­ri­da pro­fun­da en la ro­di­lla. El pa­dre de los ni­ños se ne­gó a con­tar lo que ha­bía pa­sa­do. Ese mis­mo día, 9 de ju­nio de 2017, Cla­ra de­nun­ció a su ma­ri­do en la mis­ma co­mi­sa­ría en la que ha­bía de­nun­cia­do a su tío abue­lo. En la de­man­da con­tra el Go­bierno de Murcia se apor­tan dos gra­ba­cio­nes de Cla­ra. De­jó cons­tan­cia de sus con­ver­sa­cio­nes con el agen­te de la Po­li­cía al que pre­sen­tó la de­nun­cia por abu­sos se­xua­les des­pués de que és­te, tras to­mar­le testimonio, qui­sie­se to­mar una cer­ve­za con ella. Cla­ra re­cha­zó la in­vi­ta­ción. Di­ce que el agen­te reac­cio­nó afir­man­do que le iba a “echar a los Ser­vi­cios So­cia­les en­ci­ma”. Fue el mis­mo agen­te que fir­mó una no­ta des­cri­bien­do las “in­cohe­ren­cias” de Cla­ra que pos­te­rior­men­te to­mó en cuen­ta la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Fa­mi­lia pa­ra qui­tar­le la cus­to­dia de sus hi­jos. Se­gún su abo­ga­do, in­flu­yó “el he­cho de que el ofi­cial que ex­ten­dió la no­ta in­for­ma­ti­va do­cu­men­tan­do las su­pues­tas in­con­gruen­cias de las de­cla­ra­cio­nes (...) flir­tea­se con mi re­pre­sen­ta­da pro­po­nién­do­le sa­lir jun­tos a to­mar una cer­ve­za el día 13 de ju­nio de 2017 —tres días an­tes de ex­ten­der di­cha no­ta—, a lo cual ella se ne­gó”. Por eso, di­ce la de­man­da, es “ra­zo­na­ble en­ten­der que di­cha no­ta fue­se emi­ti­da co­mo ac­to de resentimie­nto”.

El 17 de ju­nio, ocho días des­pués de la se­gun­da de­nun­cia, el pa­dre de los ni­ños gol­peó a Cla­ra (“lle­gó a cla­var­me un te­ne­dor en la es­pal­da”, di­ce la mu­jer a EL PAÍS) por ha­ber pre­sen­ta­do la de­nun­cia. El 21 de ju­nio, el hom­bre fue con­de­na­do, tras un jui­cio rá­pi­do, co­mo au­tor de un de­li­to de mal­tra­to fa­mi­liar y tu­vo una or­den de ale­ja­mien­to. Sigue pen­dien­te de jui­cio por la pre­sun­ta co­mi­sión de un de­li­to de abu­sos se­xua­les so­bre sus hi­jos.

Ca­si de se­gui­do, el 4 de ju­lio, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Fa­mi­lia de Murcia de­cla­ró la si­tua­ción de des­am­pa­ro de los hi­jos de Cla­ra y se los arre­ba­tó. En cin­co me­ses, Cla­ra de­nun­ció que un tío su­yo abu­sa­ba se­xual­men­te de sus hi­jos, de­nun­ció a su ex­pa­re­ja por ha­cer lo mis­mo y apa­li­zar­la, y con los dos in­ves­ti­ga­dos por la jus­ti­cia (lo si­guen es­tan­do ac­tual­men­te), el Go­bierno mur­ciano de­ci­dió qui­tar­le a ella la tu­te­la de los me­no­res.

La nueva con­se­je­ra de Fa­mi­lia, Isa­bel Fran­co —de Ciu­da­da­nos, que go­bier­na con el PP en Murcia—, que to­mó po­se­sión el pa­sa­do 29 de ju­lio, ha evi­ta­do va­lo­rar la an­te­rior ges­tión. Fran­co se­ña­la que el asun­to es­tá en ma­nos de los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de la Co­mu­ni­dad y que se­gui­rá el ca­so “con es­pe­cial aten­ción”.

El ex­pe­dien­te se in­coa, se­gún re­co­no­ce la re­so­lu­ción de des­am­pa­ro, a cau­sa de las de­nun­cias in­ter­pues­tas por es­ta mu­jer con­tra sus fa­mi­lia­res (pre­sun­tos ma­los tra­tos en el ám­bi­to fa­mi­liar y abu­sos se­xua­les, apo­ya­dos por in­for­mes mé­di­cos y, en el ca­so de los ma­los tra­tos, por una con­de­na ju­di­cial). En la re­so­lu­ción se acu­sa a la ma­dre de los ni­ños en su de­cla­ra­ción po­li­cial de no ser “cohe­ren­te, cam­bian­do de te­ma sin ve­nir a cuen­to”. Se ad­mi­te que el pa­dre de los ni­ños apo­ya a su mu­jer en la de­nun­cia con­tra el tío abue­lo de los me­no­res, pe­ro que cuan­do se en­te­ra de que él tam­bién es de­nun­cia­do me­ses des­pués, él cuen­ta a la po­li­cía que ella tie­ne tras­torno bi­po­lar y que con­su­me al­cohol. Ella lo des­mien­te: “Es­te tío al que de­nun­cio por abu­sos se­xua­les a nues­tros hi­jos es­cri­be un fo­lio sin apor­tar un so­lo do­cu­men­to, y ese fo­lio es con­si­de­ra­do en la re­so­lu­ción”. Ella apor­tó a la ad­mi­nis­tra­ción un in­for­me de una psi­có­lo­ga clí­ni­ca, de que no su­fría nin­gún ti­po de en­fer­me­dad men­tal: “Tras la va­lo­ra­ción opor­tu­na no se apre­cia, en el mo­men­to ac­tual, sin­to­ma­to­lo­gía que co­rres­pon­da a tras­torno men­tal. Pe­ro sí cier­to ni­vel de an­sie­dad reac­ti­vo a la si­tua­ción crí­ti­ca (se­pa­ra­ción de sus hi­jos), que se­gún re­fie­re la pa­cien­te es­tá atra­ve­san­do en la ac­tua­li­dad”.

Por lo de­más, la re­so­lu­ción de des­am­pa­ro de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Fa­mi­lia se apo­ya en una de­cla­ra­ción “in­con­gruen­te e in­cohe­ren­te” de la ma­dre; en que la ad­mi­nis­tra­ción pi­dió a los pa­dres no con­tar na­da a los ni­ños de la de­nun­cia, pe­ro sí lo hi­cie­ron; en que los ni­ños es­ta­ban agi­ta­dos y uno de ellos no ex­pre­sa­ba emo­cio­nes, no ha­bla­ba y te­nía la au­to­es­ti­ma ba­ja (“se po­ne de ma­ni­fies­to que el en­torno fa­mi­liar no es el más ade­cua­do”) y en que sus pa­dres han en­tra­do “en una vo­rá­gi­ne de acu­sa­cio­nes y de­nun­cias mu­tuas”. Un pun­to de la re­so­lu­ción di­ce que el pa­dre “no pue­de res­pon­sa­bi­li­zar­se de los me­no­res da­do que se en­cuen­tra en un pro­ce­so ju­di­cial so­bre mal­tra­to ha­cia sus hi­jos y la ma­dre de los me­no­res, y por abu­sos se­xua­les a los me­no­res, y tie­ne una or­den de prohi­bi­ción de acer­ca­mien­to”.

Cla­ra es­tu­vo ca­si un año sin sus hi­jos, vién­do­los so­lo en un cen­tro de me­no­res. Fi­nal­men­te, el 19 de ju­nio de 2018 la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Fa­mi­lia con­si­de­ró que es­ta mu­jer reunía las con­di­cio­nes pa­ra asu­mir el cui­da­do de los me­no­res. Las razones: ella al prin­ci­pio, en las vi­si­tas a sus hi­jos, se mos­tra­ba “an­sio­sa” po­nien­do a los me­no­res en si­tua­ción de “exa­men” (“les pre­gun­ta­ba qué ha­cían, si los tra­ta­ban bien, les pre­gun­ta­ba una y otra vez”), pe­ro a me­di­da que pa­sa­ba el tiem­po “se ha ido re­la­jan­do”. Tam­bién tu­vo una “nueva pa­re­ja” y en di­ciem­bre de 2017 se ha­bía que­da­do em­ba­ra­za­da. Su vi­vien­da se en­cuen­tra en con­di­cio­nes de “hi­gie­ne y ha­bi­ta­bi­li­dad” y los dos, la nueva pa­re­ja de es­ta mu­jer y ella, “tie­nen los in­gre­sos su­fi­cien­tes pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de los me­no­res”. Es­tas dos úl­ti­mas razones no fue­ron es­gri­mi­das pa­ra qui­tar­le la tu­te­la.

Aho­ra su abo­ga­do, Ra­món Ji­mé­nez, con el que con­si­guió que la ad­mi­nis­tra­ción le de­vol­vie­se a sus hi­jos, re­cla­ma de la Con­se­je­ría de Fa­mi­lia 500.000 eu­ros por los da­ños y per­jui­cios cau­sa­dos al pri­var a Cla­ra de sus dos hi­jos du­ran­te más de on­ce me­ses.

Tras ser de­nun­cia­do, el ex­ma­ri­do gol­peó a la mu­jer y fue con­de­na­do

La nueva con­se­je­ra de Fa­mi­lia di­ce que se­gui­rá el ca­so con “es­pe­cial aten­ción”

/ PE­DRO MAR­TÍ­NEZ RO­DRÍ­GUEZ

Cla­ra, ma­dre que re­cu­pe­ró a sus hi­jos des­pués de ha­ber si­do se­pa­ra­da de ellos, jun­to a su hi­ja me­nor, en Murcia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.