El Bre­xit ha­ce tem­blar al Londres ar­tís­ti­co

La fe­ria Frie­ze cer­ti­fi­ca el temor del sec­tor an­te la in­mi­nen­te sa­li­da del Reino Uni­do de la UE y el efec­to ne­ga­ti­vo de una subida de aran­ce­les. Gran­des ga­le­rías abren se­de en Pa­rís El re­gre­so de la obra tex­til

El País (País Vasco) - - CULTURA - ÁLEX VI­CEN­TE,

Cuan­do el Reino Uni­do es­tor­nu­da, el mun­do del arte se res­fría. Las fe­rias Frie­ze Lon­don y Frie­ze Mas­ters, prin­ci­pa­les ci­tas pro­fe­sio­na­les del oto­ño, han abier­to es­ta se­ma­na en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca con un temor iné­di­to an­te la in­mi­nen­te sa­li­da del país de la Unión Eu­ro­pea, pre­vis­ta pa­ra el 31 de oc­tu­bre. La ame­na­za fan­tas­ma del Bre­xit, que ha­bía so­bre­vo­la­do los pa­si­llos de la fe­ria en sus úl­ti­mas tres edi­cio­nes, se vuel­ve ca­da vez más ní­ti­da. Aban­do­nar el mer­ca­do co­mún im­pe­di­rá la li­bre cir­cu­la­ción de obras de arte en el res­to del con­ti­nen­te, por lo que esos bie­nes que­da­rán, sal­vo una so­lu­ción de úl­ti­ma ho­ra, so­me­ti­dos a nue­vos aran­ce­les. Londres acu­mu­ló el 66% de las transac­cio­nes co­mer­cia­les que se rea­li­za­ron en 2018 en es­te sec­tor, pe­ro su tí­tu­lo de ca­pi­tal del arte pe­li­gra en el nue­vo ma­pa que se di­bu­ja pa­ra Europa.

La an­sie­dad ha re­sul­ta­do pal­pa­ble en los pa­si­llos de es­ta do­ble fe­ria, que ce­rra­rá sus puer­tas ma­ña­na en el Re­gent’s Park de Londres. Pa­ra pa­liar la in­cer­ti­dum­bre cre­cien­te, los res­pon­sa­bles de Frie­ze han que­ri­do con­ver­tir­la en una ce­le­bra­ción proeu­ro­pea y cos­mo­po­li­ta. “Es la edi­ción más in­ter­na­cio­nal que ha­ya­mos te­ni­do, con ga­le­rías de 35 paí­ses dis­tin­tos, un ré­cord que de­mues­tra que Londres sigue sien­do aco­ge­do­ra”, se­ña­la su di­rec­to­ra, Vic­to­ria Sid­dall. An­te la cer­ca­nía de la fe­cha lí­mi­te pa­ra el Bre­xit, la fe­ria ha acon­se­ja­do a las ga­le­rías que no se de­mo­ren en el en­vío de las obras ven­di­das. “Les re­co­men­da­mos que las sa­quen del te­rri­to­rio bri­tá­ni­co en las pró­xi­mas tres se­ma­nas, ya que pue­de que las le­yes de im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción ter­mi­nen cam­bian­do”, re­co­no­ce Sid­dall.

Prag­ma­tis­mo

In­clu­so los ga­le­ris­tas, siempre par­ti­da­rios de la san­gre fría, ad­mi­ten su preo­cu­pa­ción. “Has­ta ha­ce poco pa­re­cía una po­si­bi­li­dad le­ja­na. Es­te año veo un ner­vio­sis­mo nue­vo. La gen­te es­tá his­té­ri­ca, aun­que yo pre­fie­ro el prag­ma­tis­mo”, sos­tie­ne el marchante aus­tria­co Thad­daeus Ro­pac, que cuen­ta con se­des en Pa­rís, Salz­bur­go y Londres. El ga­le­ris­ta, que en su pri­mer día en la fe­ria ven­dió un óleo de Georg Ba­se­litz por 1,1 mi­llo­nes de eu­ros, cree que la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca de­be­rá “rein­ven­tar su mo­de­lo”, fun­da­men­ta­do en la ta­sa im­po­si­ti­va más ba­ja del con­ti­nen­te: su IVA so­bre las obras de arte es del 5%. “Londres tie­ne mu­chas ba­zas que ju­gar: cuen­ta con el mu­seo de arte mo­derno más vi­si­ta­do del mun­do, la Ta­te Mo­dern, y las gran­des ca­sas de subas­tas no ce­rra­rán. Pe­ro el Bre­xit pue­de al­te­rar los equi­li­brios ac­tua­les. El Go­bierno bri­tá­ni­co de­be­rá es­tu­diar có­mo no per­der es­ta in­dus­tria fren­te a Pa­rís, que es la gran ga­na­do­ra del pro­ce­so”, ana­li­za Ro­pac. En su 17ª edi­ción, la fe­ria lon­di­nen­se ha crea­do una nueva sec­ción, Wo­ven (Te­ji­do), de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te al arte tex­til, que fue mar­gi­na­do du­ran­te dé­ca­das al es­tar vin­cu­la­do al mun­do fe­me­nino y a las tra­di­cio­nes no oc­ci­den­ta­les.

El mer­ca­do Frie­ze reivin­di­ca es­te len­gua­je de la mano de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas de­di­ca­dos al te­ji­do, el ta­piz o los bor­da­dos, co­mo Pa­ci­ta Abad, Chi­tra Ga­nesh, Cian Day­rit o Joël An­dria­no­mea­ri­soa, que uti­li­zan es­tas téc­ni­cas pa­ra de­nun­ciar las con­se­cuen­cias del im­pe­ria­lis­mo o la de­sigual­dad de mu­je­res y mi­no­rías en to­dos los con­ti­nen­tes.

La ini­cia­ti­va lle­ga des­pués de que la Bie­nal de Ve­ne­cia de 2017 de­fen­die­ra la crea­ción tex­til y del éxi­to de al­gu­nas ex­po­si­cio­nes re­cien­tes. Por ejem­plo, la re­tros­pec­ti­va de­di­ca­da a An­ni Al­bers, la gran te­je­do­ra de la Bauhaus, que pu­do ver­se en la Ta­te Mo­dern y en el Gug­gen­heim de Bil­bao, o la mo­no­grá­fi­ca so­bre Shei­la Hicks, otra pio­ne­ra de es­te gé­ne­ro, que inau­gu­ró el Cen­tro Pom­pi­dou en 2018.

Ha­cia la ca­pi­tal fran­ce­sa se di­ri­ge, des­de ha­ce va­rios me­ses, un pe­que­ño éxo­do de in­flu­yen­tes ga­le­ris­tas. La si­tua­ción más pro­ba­ble, a corto pla­zo, es “una bi­ca­pi­ta­li­dad de Londres y Pa­rís”, co­mo de­fen­dían des­de la fe­ria dos ve­te­ra­nos ga­le­ris­tas co­mo Ka­mel Men­nour y Al­mi­ne Rech, que cuen­tan con se­des en am­bas ciu­da­des. Por lo me­nos, has­ta que la si­tua­ción fis­cal se acla­re. El ale­mán David Zwir­ner, que es­te año en­ca­be­za la lis­ta Art Po­wer, que reúne a las 100 per­so­na­li­da­des más po­de­ro­sas del arte, abri­rá el 16 de oc­tu­bre una nueva sa­la en el ba­rrio pa­ri­sien­se del Ma­rais, que se su­ma­rá a las que ya tie­ne en Londres, Nueva York y Hong Kong.

Cam­bio de jue­go

“El Bre­xit cam­bia el jue­go. Des­pués de oc­tu­bre, mi ga­le­ría lon­di­nen­se se­rá bri­tá­ni­ca y no eu­ro­pea. Yo soy eu­ro­peo y quie­ro te­ner una ga­le­ría eu­ro­pea”, se­ña­ló Zwir­ner al Fi­nan­cial Ti­mes. Tam­bién una ins­ti­tu­ción tan lon­di­nen­se co­mo Whi­te Cu­be, fun­da­da en 1993 y li­ga­da al as­cen­so de los Young Bri­tish Ar­tists, ha anun­cia­do la aper­tu­ra de una su­cur­sal en Pa­rís. “Lle­ga el Bre­xit y es im­por­tan­te te­ner una ba­se en la Europa con­ti­nen­tal, aun­que no sea la úni­ca razón”, se­ña­la­ba en la fe­ria uno de sus di­rec­to­res, Mat­hieu Pa­ris. “La idea ger­mi­na­ba des­de ha­ce va­rios años, an­te la po­si­ción de fuer­za que vuel­ve a ad­qui­rir Pa­rís. Mu­dar­nos a Fran­cia nos per­mi­te an­ti­ci­par el fu­tu­ro”. Se­gún la pren­sa es­pe­cia­li­za­da, tam­bién buscan lo­cal en la ca­pi­tal fran­ce­sa otras ga­le­rías tan vi­go­ro­sas co­mo Pa­ce Ga­llery y Hau­ser & Wirth.

Es­ta úl­ti­ma, que anun­ció en ju­nio la aper­tu­ra de un nue­vo cen­tro de arte en Me­nor­ca en 2020, abo­ga por una fis­ca­li­dad adap­ta­da pa­ra las in­dus­trias crea­ti­vas. “El mun­do del arte es fun­da­men­tal pa­ra el Reino Uni­do. So­mos un país crea­ti­vo y es im­por­tan­te que el arte si­ga sien­do sus­ten­tan­do. Si se ha­ce a tra­vés de una so­lu­ción co­mo esa, se­ría fan­tás­ti­co”, opi­na Neil Wen­man, res­pon­sa­ble de la se­de lon­di­nen­se de Hau­ser & Wirth, que cuen­ta con sa­las en Londres, Nueva York, Zú­rich, Los Án­ge­les y Hong Kong, en­tre otros lu­ga­res. Son esas ma­cro­ga­le­rías las más ca­pa­ci­ta­das “pa­ra afron­tar la tor­men­ta”, co­mo re­co­no­ce Wen­man.

Pe­se a las tur­bu­len­cias, Hau­ser & Wirth inau­gu­ró Frie­ze ba­tien­do un ré­cord de ven­tas: ca­si 6 mi­llo­nes de eu­ros por una obra so­bre pa­pel de Cy Twombly y 4,5 mi­llo­nes por un óleo de Phi­lip Gus­ton. Fue­ron ad­qui­ri­das mien­tras Bo­ris John­son lan­za­ba su úl­ti­ma ofer­ta a la Unión Eu­ro­pea, mien­tras la Bol­sa se hun­día y la libra per­ma­ne­cía dé­bil, lo que de­mues­tra que el mer­ca­do del arte sigue car­bu­ran­do, al mar­gen de la si­tua­ción po­lí­ti­ca. Lo que mu­chos te­men es que ese mo­tor no tar­de en ave­riar­se.

/ DY­LAN MAR­TI­NEZ (REUTERS)

Un es­pec­ta­dor an­te la obra Deity, de Da­mien Hirst, que for­ma par­te de la ex­po­si­ción Man­da­las en Londres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.