Banksy, el gran ma­ni­pu­la­dor

El gra­fi­te­ro más fa­mo­so del mun­do, que ha ba­ti­do su mar­ca al ven­der un cua­dro por 11 mi­llo­nes, ha­ce ca­ja con sus me­di­das pro­vo­ca­cio­nes al sis­te­ma

El País (País Vasco) - - CULTURA - RA­FA DE MI­GUEL,

Si el arte se mi­de en ci­fras, 150 mo­nos va­len más que uno so­lo. En el mis­mo lo­te en el que la casa de subas­tas Sot­heby’s in­clu­yó De­vol­ved Par­lia­ment, el óleo de Banksy con la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes del Reino Uni­do re­ple­ta de dipu­tados chim­pan­cés, se so­me­tió a la pu­ja Fi­gu­ra con Mono, de Fran­cis Ba­con. La obra del pin­tor bri­tá­ni­co, cru­da, des­ga­rra­da, se­mi­abs­trac­ta, fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­ble, for­ma ya par­te del ca­non con­tem­po­rá­neo. Su pre­cio fi­nal al­can­zó más de tres mi­llo­nes de eu­ros. Una ci­fra im­por­tan­te, pe­ro que pa­li­de­ce an­te los 11 mi­llo­nes que se pa­ga­ron por la bien eje­cu­ta­da gam­be­rra­da del gra­fi­te­ro más fa­mo­so de to­dos los tiem­pos.

¿Apor­ta al­go nue­vo la obra de Banksy a la evo­lu­ción del arte? “El arte ha si­do siempre un re­fle­jo de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea, pe­ro las gran­des obras tie­nen una re­le­van­cia in­tem­po­ral, es­pe­cial­men­te si lo­gran des­cu­brir la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Banksy es uno de los gran­des po­le­mis­tas de nues­tro tiem­po y ha asen­ta­do su po­si­ción en la ve­ne­ra­ble his­to­ria de la pa­ro­dia po­lí­ti­ca, jun­to a Go­ya, Ho­garth o Dau­mier. Es un Vol­tai­re de la era mo­der­na y ha­ce fren­te a los de­ba­tes ur­gen­tes de la ac­tua­li­dad con un in­ge­nio cáus­ti­co y una sá­ti­ra mor­daz”, ex­pli­ca a EL PAÍS Alex Bran­czik, el di­rec­tor de Arte Con­tem­po­rá­neo de Sot­heby’s, que aña­de: “Su iro­nía vi­sual des­ti­la las si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas más com­pli­ca­das en una so­la ima­gen, sim­ple y fá­cil­men­te com­par­ti­ble en es­ta era de las re­des so­cia­les”.

No es una opi­nión neu­tral. La casa de subas­tas ha da­do un gran pe­lo­ta­zo eco­nó­mi­co y pu­bli­ci­ta­rio,

Ex­hi­be obras en una tien­da de Londres que so­lo se pue­den com­prar por In­ter­net

El be­ne­fi­cio ser­vi­rá pa­ra com­prar un bar­co que sus­ti­tu­ya al ‘Open Arms’

en un mo­men­to en el que la aten­ción del mun­do se cen­tra en el Bre­xit y el de­cli­ve del sis­te­ma po­lí­ti­co bri­tá­ni­co. Banksy pa­tea al sis­te­ma con sus gam­be­rra­das y el pú­bli­co aplau­de. Una úl­ti­ma en­cues­ta de YouGov, fir­ma de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos, le co­lo­ca co­mo el ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo fa­vo­ri­to del pú­bli­co in­glés.

Ca­be pre­gun­tar­se, sin em­bar­go, si su pro­tes­ta po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta —na­da más trendy que una ca­mi­se­ta con una de sus ilus­tra­cio­nes— no en­cie­rra ca­da vez más un cálcu­lo eco­nó­mi­co e, in­clu­so, cier­to tu­fo reac­cio­na­rio. La bohe­mia es la an­te­sa­la de la Aca­de­mia, su­gie­re Phi­lip Hook, que du­ran­te dé­ca­das es­tu­vo al fren­te de las subas­tas de arte con­tem­po­rá­neo de Sot­heby’s. “Par­te de tu obli­ga­ción co­mo ar­tis­ta es es­can­da­li­zar a la bur­gue­sía y to­mar po­si­ción sin es­crú­pu­los con­tra cual­quier con­ven­cio­na­lis­mo. Has­ta que des­cu­bres que esos bur­gue­ses son de he­cho los que com­pran tu obra”, ha es­cri­to.

En East Gray­ton, un ba­rrio a las afue­ras de Londres, una an­ti­gua tien­da de al­fom­bras en el cha­flán de una ave­ni­da co­mer­cial ha si­do re­bau­ti­za­da. Du­ran­te dos se­ma­nas se lla­ma Gross Do­mes­tic Pro­duct (Pro­duc­to In­te­rior Bru­to). Su enor­me es­ca­pa­ra­te atrae sin pa­rar a un río de cu­rio­sos. Pe­lean co­mo pue­den con el re­fle­jo del cris­tal pa­ra sa­car una foto con sus mó­vi­les de los ob­je­tos ex­pues­tos. No hay ven­ta di­rec­ta al pú­bli­co.

¿Fi­lan­tro­pía?

Banksy ha ele­gi­do ese si­tio ano­dino pa­ra mos­trar al­gu­nas de sus obras me­no­res. Tres ma­to­nes con ga­bar­di­na beis y cor­ba­ta vi­gi­lan los al­re­de­do­res. Lle­van en sus ma­nos un apa­ra­ti­to pa­ra con­tar los vi­si­tan­tes. “No es­toy au­to­ri­za­do a dar la ci­fra, pe­ro te ga­ran­ti­zo que es­tá sien­do un éxi­to”, di­ce uno de ellos. Las di­fe­ren­tes pie­zas pue­den com­prar­se por In­ter­net. El ar­tis­ta ha di­cho que des­ti­na­rá las ga­nan­cias a com­prar un nue­vo bar­co de sal­va­men­to pa­ra re­fu­gia­dos que sus­ti­tu­ya en el Me­di­te­rrá­neo al Open Arms.

Fi­lan­tro­pía pa­ra ca­mu­flar una mi­sión al­go más pro­sai­ca. Una em­pre­sa de tar­je­tas de fe­li­ci­ta­ción ha co­mer­cia­li­za­do mer­can­cía con la obra de Banksy. Se­gún la ley in­gle­sa, el au­tor so­lo pue­de com­ba­tir esa com­pe­ten­cia des­leal a tra­vés de la ven­ta di­rec­ta de sus pro­duc­tos. Has­ta aho­ra, el gra­fi­te­ro de Bris­tol evi­ta­ba esa fa­ce­ta co­mer­cial, aun­que ha­ce ya tiem­po que una em­pre­sa, Pest Con­trol, se en­car­ga de ga­ran­ti­zar la au­ten­ti­ci­dad de to­do lo que sa­le al mer­ca­do. Aho­ra ha da­do un pa­so más y, jun­to a la au­to­ri­dad so­bre su tra­ba­jo, tam­bién quie­re re­te­ner el de­re­cho de pro­pie­dad in­te­lec­tual.

En la trá­gi­ca his­to­ria del Bre­xit, el úl­ti­mo mu­ro de re­sis­ten­cia fren­te al fa­na­tis­mo y po­pu­lis­mo de los eu­ro­es­cép­ti­cos y de su hé­roe, Bo­ris John­son, ha si­do pre­ci­sa­men­te el Par­la­men­to. En el ima­gi­na­rio po­pu­lar ha que­da­do aho­ra re­tra­ta­do y bendecido co­mo una asam­blea de pri­ma­tes. En tiem­pos de des­ape­go ha­cia los po­lí­ti­cos, el arte de Banksy es la pa­ra­dó­ji­ca ex­pre­sión de una pro­tes­ta an­ti­sis­te­ma po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, un de­li­cio­so gam­be­rris­mo an­te el que no hay na­da que ob­je­tar mien­tras no ye­rre el ti­ro y apunte a los bol­si­llos de los que hoy com­pi­ten por te­ner una de sus obras en el sa­lón de casa.

/ TOLGA AKMEN (AFP)

Dos tra­ba­ja­do­res de Sot­heby’s mues­tran el jue­ves a los asis­ten­tes a la subas­ta el cua­dro de Banksy De­vol­ved Par­lia­ment.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.