Un vi­vi­dor, bro­mis­ta y arro­ja­do

El País (País Vasco) - - GENTE -

Isa­bel II se de­jó ver re­cien­te­men­te de ca­mino a la igle­sia acom­pa­ña­da de An­drés. Se in­ter­pre­tó co­mo un ges­to de apo­yo ha­cia un hi­jo que, se­gún los me­dios, fue siempre su de­bi­li­dad. Por­que su ca­rác­ter —bro­mis­ta, vi­vi­dor y arro­ja­do— era el ca­rác­ter de su ma­ri­do, Fe­li­pe de Edim­bur­go. Muy di­fe­ren­te del in­tro­ver­ti­do y as­pi­ran­te a in­te­lec­tual Car­los, el pró­xi­mo rey del Reino Uni­do sal­vo sor­pre­sa de úl­ti­ma ho­ra.

Pe­ro en la ba­lan­za co­mien­zan a pe­sar más los cálcu­los de in­te­rés de un mo­nar­ca en la parrilla de sa­li­da que el amor in­con­di­cio­nal de una ma­dre. Y por eso han si­do tam­bién fuentes anó­ni­mas las en­car­ga­das de su­ge­rir a los me­dios en los úl­ti­mos días que la re­la­ción en­tre los dos her­ma­nos se ha en­fria­do mu­cho en los úl­ti­mos años.

Tam­bién ha in­flui­do el de­seo no cum­pli­do de que las hi­jas de An­drés, Bea­triz y Eu­ge­nia, ten­ga un pa­pel re­le­van­te en la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca. Pe­ro Car­los ha de­ja­ron cla­ra cual es la lí­nea de su­ce­sión. muy del­ga­dos, co­mo de una mu­jer. Y tie­nen un ex­tra­ño tono ro­ji­zo. Sus ver­da­de­ros de­dos son mu­cho más re­gor­de­tes. Pe­que­ños y re­gor­de­tes”, han di­cho al Eve­ning Stan­dard y a to­dos los me­dios que les han que­ri­do es­cu­char su­pues­tos ami­gos per­so­na­les del hi­jo de la rei­na.

La ima­gen

El pro­ble­ma es que, ni se tra­ta de la úni­ca foto, ni pro­ba­ble­men­te es la más com­pro­me­te­do­ra. La ima­gen de An­drés jun­to a Eps­tein, de pa­seo por Cen­tral Park (Nueva York) en 2010, fue to­ma­da dos años des­pués de que el mi­llo­na­rio se hu­bie­ra de­cla­ra­do cul­pa­ble de ha­ber te­ni­do re­la­cio­nes con una pros­ti­tu­ta me­nor de edad. Pa­só 13 me­ses en pri­sión. Y The Daily Mail, ob­se­sio­na­do con ba­tir es­ta pie­za de ca­za ma­yor, pu­bli­có re­cien­te­men­te un ví­deo en el que se ve al prín­ci­pe aso­mar la ca­be­za por la puer­ta de la man­sión de Eps­tein en Man­hat­tan, mi­rar a uno y otro la­do pa­ra ver si al­guien vi­gi­la, y des­pe­dir­se de una mu­jer jo­ven.

La Casa Real bri­tá­ni­ca se ha da­do ya cuen­ta de que de­be reac­cio­nar. “El Du­que de York es­tá con­mo­cio­na­do an­te las re­cien­tes no­ti­cias so­bre los pre­sun­tos de­li­tos de Jef­frey Eps­tein. Su Al­te­za Real con­de­na la ex­plo­ta­ción de cual­quier ser hu­mano, y la su­ge­ren­cia de que pu­die­ra ha­ber par­ti­ci­pa­do, con­sen­ti­do o ani­ma­do al­go así es al­go abo­rre­ci­ble”, de­cía el co­mu­ni­ca­do Isa­bel II y An­drés de In­gla­te­rra, a la de­re­cha, ro­dea­dos de su fa­mi­lia.

ofi­cial de Buc­king­ham poco des­pués de co­no­cer­se el con­te­ni­do del úl­ti­mo ví­deo. Era la se­gun­da res­pues­ta del pa­la­cio, poco da­do a co­men­tar asun­tos pri­va­dos, en me­nos de una se­ma­na. Las dos te­nían que ver con las aven­tu­ras de An­drés.

Hu­bo un tiem­po, ya muy le­jano, en el que el prín­ci­pe era el or­gu­llo de su ma­dre. Su ima­gen triun­fan­te, na­da más re­gre­sar vic­to­rio­so de Gue­rra de las Mal­vi­nas —se ha­bía em­pe­ña­do en par­ti­ci­par en la ofen­si­va bé­li­ca, pa­ra ma­yor glo­ria de Mar­ga­ret That­cher— fue ce­le­bra­da por la pren­sa bri­tá­ni­ca. Y su bo­da con Sa­rah Fer­gu­son Fer­gie (se la pre­sen­tó la fa­lle­ci­da Lady Di) fue un acon­te­ci­mien­to na­cio­nal.

Fue des­pués, al bus­car una ocu­pa­ción a An­drés, cuan­do co­men­za­ron a sur­gir los pro­ble­mas. Co­mo re­pre­sen­tan­te real de los in­tere­ses co­mer­cia­les del Reino Uni­do por to­do el mun­do, el du­que de York se de­di­có a via­jar a to­do lu­jo y co­men­zó a su­mar amis­ta­des pe­li­gro­sas. El hi­jo del co­ro­nel Ga­daf­fi, Saif al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.