Ma­dres, hi­jas y vi­ce­ver­sa

El País (País Vasco) - - GENTE -

En­tra­mos en el oto­ño, que se lle­va las pri­me­ras ho­jas y tam­bién a Pa­sa­pa­la­bra, un pro­gra­ma en el que, co­mo de­cían en Paquita Sa­las ,te in­vi­ta­ban a con­cur­sar y ga­na­bas un po­qui­to de pre­sen­cia te­le­vi­si­va. Par­ti­ci­pé en mu­chas oca­sio­nes, me en­can­ta­ba ob­ser­var có­mo Ch­ris­tian Gál­vez no sa­li­va­ba mien­tras de­ta­lla­ba las prue­bas de El Ros­co. Un fe­nó­meno de la na­tu­ra­le­za. Y tam­bién me di­ver­tía com­pro­bar que nun­ca fui bueno con la gra­má­ti­ca rá­pi­da ni en el oí­do mu­si­cal. Ch­ris­tian a ve­ces se lle­va­ba las ma­nos a la ca­be­za ca­da vez que yo fa­lla­ba una ter­mi­na­ción. Ex­tra­ña­ré to­do eso aun­que se me ocu­rre que la ho­ra ex­tra de Sál­va­me que sus­ti­tui­rá al con­cur­so de­be­ría de­di­car­se de una vez por to­das en ex­clu­si­va a Isa­bel Pan­to­ja.

Ella, que es­tá en to­das par­tes, no acu­dió al bau­ti­zo mu­si­cal de su hi­ja, Isa Pi, que po­dría con­ver­tir­se en la rei­na del re­gue­tón light con sus go­ti­tas de pop co­reano. A Pan­to­ja no le mo­les­ta la música de su hi­ja sino que le dis­gus­ta la agi­ta­da vi­da sen­ti­men­tal de Isa Pi, con no­vios que ter­mi­nan siempre en al­gún reality. Yo pien­so que Pan­to­ja tie­ne que res­pi­rar hon­do y con­ven­cer­se que Isa Pi necesita esa agi­ta­ción sen­ti­men­tal pa­ra tras­la­dar­la a sus can­cio­nes. Aun­que de mo­men­to so­lo tie­ne una, ve­re­mos en sus si­guien­tes crea­cio­nes esas in­di­rec­tas a gol­pe de pe­rreo y ta­cón a sus ex­no­vios. No es taaaan dis­tin­to de lo que la pro­pia Pan­to­ja lle­va dé­ca­das ha­cien­do con sus can­cio­nes y sus con­cier­tos. ¡Qué se­ría de una rei­na, de la co­pla o del re­gue­tón, sin to­mar pres­ta­do los vai­ve­nes de su pro­pia vi­da pa­ra cual­quie­ra que sea su arte! Pan­to­ja aho­ra es­tá irri­ta­da, quie­re que Isa Pi de­je de ha­blar de ella en Te­le­cin­co pe­ro es pro­ba­ble que ma­dre e hi­ja ge­ne­ren unas si­ner­gias di­ri­gi­das a ocu­par el si­tio de Pa­sa­pa­la­bra con un nue­vo pro­gra­ma que po­dría lla­mar­se Ma­dres, hi­jas y vi­ce­ver­sa.

No pue­do se­guir tan­to co­mo qui­sie­ra Gran Her­mano VIP por­que he re­gre­sa­do, con éxi­to, a Mas­te­rChef Ce­le­brity y sin­ce­ra­men­te no pue­do so­me­ter a mi ma­ri­do a vi­vir tan­to ta­lent y tan­to reality. Pe­ro he con­se­gui­do ob­ser­var que Ro­cío Flo­res, la hi­ja de Ro­cío Ca­rras­co y An­to­nio David Flo­res, se es­tá con­vir­tien­do en la au­tén­ti­ca re­ve­la­ción del reality sin con­cur­sar, por­que es­ta allí pa­ra de­fen­der a su pa­dre. Ro­cío Flo­res es un poco co­mo nues­tra Car­lo­ta Ca­si­rag­hi, nie­tí­si­mas las dos, las he­mos vis­to cre­cer y, qui­zás por eso, tie­nen esa na­tu­ra­li­dad an­te las cá­ma­ras. Y an­te la vi­da. En ese mun­do de Ro­cíos que es su di­nas­tía, Ro­cío Flo­res ha in­si­nua­do que po­dría re­unir­se con su ma­dre, de la que lle­va dis­tan­cia­da des­de 2012. Si su­ce­die­ra ese re­en­cuen­tro, po­dría coin­ci­dir con el úni­co debate elec­to­ral de la cam­pa­ña low cost que se nos vie­ne en­ci­ma. ¡Se­ría la bom­ba! Si ma­dre e hi­ja de­ci­den dar­se el abra­zo, na­die ve­rá el debate re­fri­to de unos can­di­da­tos que no se can­san de de­cir­se lo mis­mo e in­ca­pa­ces de cual­quier re­con­ci­lia­ción.

Otro en­fren­ta­mien­to es el de los Sus­sex con la pren­sa. En­ri­que ha sa­li­do a la de­fen­sa de su es­po­sa Meghan y jun­tos han ini­cia­do una de­man­da con­tra The Mail On Sun­day, el eterno ta­bloi­de bri­tá­ni­co. Los Sus­sex ex­pli­can que Meghan ha si­do so­me­ti­da a un bull­ying sis­te­má­ti­co por su ra­za, por­que gas­ta mu­cho y por­que tie­ne un pa­dre im­pre­sen­ta­ble que man­tie­ne una re­la­ción pe­li­gro­sa con los me­dios sen­sa­cio­na­lis­tas. Otro con­flic­to de pa­dres e hi­jos de­lan­te de me­dios y cá­ma­ras. Pa­ra nues­tro de­lei­te, aun­que es­te se ma­ni­fies­te en for­ma de debate se­rio, pien­so que los du­ques tie­nen cier­ta razón y eso, jun­to a su po­der, po­dría ha­cer­les ga­nar la de­man­da. Lo que ha­rá esa pren­sa in­sa­cia­ble, que pa­ra mí tu­vo res­pon­sa­bi­li­dad en la muer­te de la ma­dre de En­ri­que, Dia­na de Ga­les, tam­bién ter­mi­na­rá por de­lei­tar­nos. Ha­rán lo im­po­si­ble por ri­di­cu­li­zar­los, re­du­cir­los a pi­jos que po­san co­mo am­bien­ta­lis­tas.

El am­bien­te en­tre Bor­ja Thyssen y Fran­ces­ca Thyssen, que son her­ma­nas­tros, no pue­de ser me­jor. ¿Es­ta­rán en­vian­do un men­sa­je a Ti­ta? Fran­ces­ca y Bor­ja, que no ha­blan el mis­mo idio­ma ma­terno, son famosos des­de que na­cie­ron, igual que Ki­ko Rivera y sus her­ma­nos Fran y Ca­ye­tano, arras­tran­do mu­chos años en­fren­ta­dos a Pan­to­ja, la ma­dre de to­dos los con­flic­tos. Los her­ma­nas­tros Thyssen tie­nen al­go que los dis­tin­gue: pue­den sen­tar­se, a sus an­chas, en la jun­ta del mu­seo Thyssen. Sos­pe­cha­mos que esos en­cuen­tros tan ri­sue­ños per­si­guen al­can­zar nue­vas e ines­pe­ra­das si­ner­gias en esa jun­ta. Es­pe­re­mos que evi­tan­do de­jar a ma­má Ti­ta sin pro­gra­ma.

La pren­sa in­sa­cia­ble ha­rá lo po­si­ble por ri­di­cu­li­zar a los du­ques de Sus­sex

/ CAR­LOS ROSILLO

La can­tan­te Isa­bel Pan­to­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.