‘Ma­la­ven­tu­re’ Cour­tois

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

Mi­les de po­li­cías mo­vi­li­za­dos pa­ra cui­dar un ac­to de amor: el de los hin­chas apa­sio­na­dos. Otra vez Ri­ver y Bo­ca pa­ra re­fren­dar o re­fu­tar el re­sul­ta­do de aquel par­ti­do que ate­rri­zó de emer­gen­cia en Ma­drid y que aún no ci­ca­tri­zó. La tem­po­ra­da pa­sa­da las afi­cio­nes se vol­vie­ron lo­cas por La Fi­nal, pe­ro es­ta se­mi­fi­nal re­ba­ja a se­mi­lo­cu­ra las ex­pec­ta­ti­vas, las ex­tra­va­gan­cias y las po­si­bi­li­da­des de vio­len­cia. Tam­bién por­que Ar­gen­ti­na vi­ve una si­tua­ción so­cial y eco­nó­mi­ca dra­má­ti­ca. Den­tro de un con­tex­to tan di­fí­cil, el fút­bol re­ba­ja su im­por­tan­cia por­que no exis­te fic­ción que di­si­mu­le tan fea reali­dad. Aun­que en Ar­gen­ti­na sea poco me­nos que sa­gra­do, es­te mo­men­to de­mues­tra que el fút­bol no tie­ne una fun­ción con­so­la­do­ra, co­mo la re­li­gión, sino ape­nas una fun­ción com­pen­sa­do­ra de la ru­ti­na, co­mo to­do jue­go. Y Ar­gen­ti­na en­con­tró la peor ma­ne­ra de po­ner al fút­bol en el lu­gar que le co­rres­pon­de den­tro de la es­ca­la so­cial.

El Mi­lan, pro­yec­to em­pre­sa­rial y po­lí­ti­co de Sil­vio Ber­lus­co­ni, rom­pió pa­ra­dig­mas a fi­na­les de los ochen­ta. El fút­bol, po­pu­lar has­ta pa­re­cer vul­gar, al­can­zó un gla­mour des­co­no­ci­do. Aquel equi­po ju­ga­ba de ma­ra­vi­lla, pe­ro ade­más exu­da­ba po­der en los de­ta­lles. Los ju­ga­do­res cam­bia­ron el chán­dal por tra­jes de Ar­ma­ni; se hos­pe­da­ban en el Ritz (pri­me­ra de­le­ga­ción de­por­ti­va con ese ho­nor); ca­da rue­da de pren­sa ser­vía pa­ra for­ta­le­cer la ima­gen del club y su im­pa­ra­ble pre­si­den­te. Pe­ro la de­ca­den­cia de Ber­lus­co­ni arrastró al Mi­lan, hoy pertenecie­nte a un fon­do de in­ver­sión que uti­li­za a ex­ju­ga­do­res pa­ra dar el pe­go de la iden­ti­dad. Ca­da tem­po­ra­da la de­ca­den­cia se va pro­nun­cian­do más, has­ta el pun­to de que en es­te co­mien­zo de tem­po­ra­da es­tá a ti­ro de pie­dra del des­cen­so. Em­po­bre­ci­do com­pe­ti­ti­va y sim­bó­li­ca­men­te, aquel club que hi­zo más aris­to­crá­ti­co el fút­bol, hoy es el más vul­gar en­tre la no­ble­za.

El ama­gue ac­ci­den­tal. Na­die se lla­ma Bo­na­ven­tu­re por­que sí. Den­nis Bo­na­ven­tu­re lo de­mos­tró mar­can­do dos go­les pa­ra el Bru­jas que de­ja­ron tem­blan­do al Ber­na­béu. El primero fue có­mi­co y el se­gun­do, sien­do ge­ne­ro­sos, sin­gu­lar. En el mi­nu­to ocho, Den­nis re­ci­bió un ba­lón en el área del Ma­drid, lo con­tro­ló con la pier­na de­re­cha, pe­ro lo atro­pe­lló sin que­rer con la iz­quier­da. La pelota en­tró llo­ran­do en la por­te­ría mien­tras Cour­tois es­pe­ra­ba un re­ma­te ló­gi­co. Me­dia ho­ra más tar­de, Den­nis se apro­ve­chó de un ba­lón per­di­do y sa­lió es­co­pe­tea­do ha­cía la por­te­ría, tan rá­pi­do que tro­pe­zó al pi­sar el área y, cuan­do to­dos es­pe­rá­ba­mos la caí­da (tam­bién Ma­la­ven­tu­re Cour­tois), em­pal­mó el ba­lón y lo cla­vó arri­ba. Los dos go­les tu­vie­ron la vir­tud de re­cor­dar­nos la efi­ca­cia de los ama­gues. Cuan­do un ju­ga­dor ha­ce lo con­tra­rio de lo que pa­re­ce, es gol aun­que no se lo pro­pon­ga. Cour­tois, tras en­ca­jar un gol con­tra el Bru­jas.

Men­di­li­bar se en­fa­dó por­que el ár­bi­tro en­ten­dió co­mo fal­ta un cuer­peo de su de­lan­te­ro den­tro del área. Fue una ame­tra­lla­do­ra dis­pa­ran­do su amar­ga que­ja: “Es fút­bol, es fút­bol, es fút­bol…”. A mí me dan ga­nas de gri­tár­se­lo al VAR en ca­da par­ti­do en el que in­ter­vie­ne pa­ra de­ci­dir jugadas crí­ti­cas. Por­que una co­sa es la ac­ción pu­ra y du­ra, y otra el exa­men mi­nu­cio­so en una sa­la fría y re­mo­ta. El ojo te­le­vi­si­vo no siempre cuen­ta la ver­dad so­bre la in­ten­si­dad del gol­pe, del em­pu­jón o del aga­rrón, y la cá­ma­ra len­ta, en lu­gar de ayu­dar, en oca­sio­nes exa­ge­ra el error. Tam­bién son de­ba­ti­bles los fue­ras de jue­go por una uña. No ten­go du­da de que las ra­yas tra­za­das en la re­pe­ti­ción mi­den con ri­gor, pe­ro no es tan fá­cil saber con pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca el mo­men­to en que el ba­lón sa­le del pie del lan­za­dor. Por no ha­blar de las in­ter­pre­ta­cio­nes de las ma­nos den­tro del área. A es­te rit­mo, Men­di­li­bar se con­ver­ti­rá en mi fi­ló­so­fo de ca­be­ce­ra.

/ AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.