“Aman­cio ja­más me per­do­nó”

El cen­tral pa­ra­gua­yo Pe­dro Fer­nán­dez re­vi­ve la en­tra­da a la le­yen­da del Ma­drid en 1974 que to­da­vía le per­si­gue

El País (País Vasco) - - DEPORTES - R. PI­NE­DA,

Pe­dro Fer­nán­dez (Con­cep­ción, Pa­ra­guay, 1946) fue un com­po­nen­te de la ex­pe­di­ti­va de­fen­sa del Gra­na­da de me­dia­dos de los años se­ten­ta. Un equi­po que en 1972 y 1974 aca­bó en la sex­ta po­si­ción. Fer­nán­dez, pa­ra­gua­yo, es un mi­to del con­jun­to an­da­luz, don­de dis­pu­tó 170 par­ti­dos pa­ra con­ver­tir­se en el ex­tran­je­ro con más en­cuen­tros. A sus 73 años, Fer­nán­dez no pue­de dar un pa­so por Gra­na­da, don­de sigue vi­vien­do, sin ser sa­lu­da­do por al­gún afi­cio­na­do. Fer­nán­dez ha si­do has­ta ha­ce muy poco pre­si­den­te de ho­nor de los ve­te­ra­nos del Gra­na­da, equi­po en el que ju­gó nue­ve tem­po­ra­das (1969-78) des­pués de una es­tan­cia sin éxi­to en el Ba­rça (67-69).

El nom­bre de Fer­nán­dez es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­do a la fi­gu­ra de una le­yen­da del ma­dri­dis­mo, Aman­cio, a quien reali­zó una en­tra­da muy du­ra que mar­có el fin de su ca­rre­ra. Fue el 8 de ju­nio de 1974 en la ida de los cuar­tos de la Co­pa en Los Cár­me­nes (0-0). Fer­nán­dez, que com­po­nía pa­re­ja de cen­tra­les jun­to al ar­gen­tino Aguirre Suá­rez, reali­zó una du­ra en­tra­da en el mus­lo de­re­cho a Aman­cio, con los ta­cos por de­lan­te, y el ma­dri­dis­ta tu­vo que sa­lir del cam­po ayu­da­do por Gar­cía Re­món y Ma­ra­ñón con la pier­na des­tro­za­da. Te­nía en­ton­ces 34 años, es­tu­vo cua­tro me­ses de ba­ja por una ro­tu­ra del cuá­dri­ceps y ya no vol­vió a ser el de an­tes. Fer­nán­dez no vio ni tar­je­ta (ya exis­tían en el fút­bol es­pa­ñol, aun­que en lu­gar de ama­ri­lla era una tar­je­ta blan­ca), pe­ro cuan­do to­da Es­pa­ña vio la ac­ción al día si­guien­te en los re­sú­me­nes te­le­vi­si­vos, fue san­cio­na­do con 15 par­ti­dos en me­dio de un cla­mor ge­ne­ral. Aque­lla en­tra­da que ca­si re­ti­ra a Aman­cio fue un es­tig­ma que acom­pa­ñó a Fer­nán­dez. “La ver­dad es que no es­toy te­nien­do una bue­na pro­pa­gan­da es­ta se­ma­na. Sí, le hi­ce una en­tra­da muy fuer­te a Aman­cio, no se pue­de ocul­tar, pe­ro tam­bién ha­bría que de­cir que a mí los ju­ga­do­res del Ma­drid me pa­tea­ron y me par­tie­ron los dien­tes”, re­cuer­da Fer­nán­dez.

Los he­chos a los que se re­fie­re tie­nen lu­gar el

12 de di­ciem­bre de 1971. El Gra­na­da vi­si­ta­ba el Ber­na­béu y Aman­cio se las ha­bía te­ni­do con Aguirre Suá­rez. Poco des­pués, Fer­nán­dez y Aman­cio sal­tan por un ba­lón. Caen al sue­lo y Aman­cio pa­tea a Fer­nán­dez des­pués de re­ci­bir una pa­ta­da de Jaén, com­pa­ñe­ro del pa­ra­gua­yo y al que Aman­cio con­fun­dió con el pro­pio Fer­nán­dez. Se for­mó una pe­lea y am­bos fue­ron ex­pul­sa­dos. Fer­nán­dez sa­lió en ca­mi­lla y ne­ce­si­tó has­ta oxí­geno. “A mí me die­ron tam­bién muy fuer­te. Me pa­tea­ron de to­dos la­dos. Pe­ro quie­ro de­jar cla­ro que nun­ca qui­se ha­cer­le da­ño que­rien­do a

Aman­cio. Fue un lan­ce del jue­go. Era otro fút­bol. To­dos los equipos te­nían gen­te du­ra en los cen­tra­les, en los la­te­ra­les… He que­da­do co­mo el du­ro, igual in­jus­ta­men­te, pe­ro re­pi­to que eran lan­ces del jue­go. No quie­ro que pa­rez­ca una dis­cul­pa, pe­ro era otro fút­bol. Mi­re, aho­ra to­dos los cam­pos son bue­nos, pe­ro cuan­do no­so­tros ju­gá­ba­mos en el nor­te los cam­pos es­ta­ban to­dos anega­dos. Ca­da uno uti­li­za­ba sus ar­mas”, re­cuer­da Fer­nán­dez.

“Aman­cio nun­ca se to­mó bien to­do lo que ocu­rrió. Me echa­ron 15 par­ti­dos y creo que fue una in­jus­ti­cia. Nos per­ju­di­có la ma­la fa­ma que te­nía­mos y la tras­cen­den­cia de lo que su­po­ne el Ma­drid. To­do se agran­dó de­ma­sia­do. Aque­llo per­ju­di­có mi ca­rre­ra”, acla­ra el ve­te­rano ex­ju­ga­dor. “Aman­cio ja­más me per­do­nó. In­ten­té ha­blar en va­rias oca­sio­nes con él y no qui­so. Son cosas que pa­san en el fút­bol. Re­pi­to que a mí tam­bién me die­ron fuer­te”, re­pi­te el pa­ra­gua­yo, fe­liz en una ciu­dad a la que lle­gó en 1969 y ya no aban­do­nó. Allí vi­ve, en el ba­rrio del Zai­dín, uno de los me­jo­res de la ca­pi­tal an­da­lu­za, don­de to­da­vía le per­si­gue la ima­gen de aque­lla du­ra en­tra­da.

/ F. RO­DRÍ­GUEZ

Pe­dro Fer­nán­dez, en Gra­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.