Gol­pe de efec­to de Mi­ro­tic en su re­gre­so a la Eu­ro­li­ga

El Ba­rça, con 24 puntos de su es­tre­lla, su­pe­rar un ba­che en el ter­cer cuar­to y se impone con au­to­ri­dad en Es­tam­bul

El País (País Vasco) - - DEPORTES - RO­BERT ÁL­VA­REZ JOR­NA­DA 1

Ni­ko­la Mi­ro­tic fir­mó un par­ti­do de au­tor en Es­tam­bul en su re­gre­so a la Eu­ro­li­ga cin­co años des­pués. El ju­ga­dor mon­te­ne­grino, tras su pe­ri­plo en la NBA, vol­vía a la má­xi­ma com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal y lo hi­zo con un gol­pe de efec­to. Con cua­tro tri­ples y 24 puntos con­du­jo al triun­fo a un Bar­ce­lo­na que ne­ce­si­tó de su bri­llan­tez pa­ra su­pe­rar un so­fo­cón en Es­tam­bul. Do­mi­nó con mano de hierro el equi­po de Sve­tis­lav Pe­sic, pe­ro en el ter­cer cuar­to el Ana­do­lu Efes le re­cor­tó 13 puntos de la tre­men­da ven­ta­ja que se ga­nó en los pri­me­ros 21 mi­nu­tos (26-42).

Re­sur­gió Mi­cic, aso­mó Pleiss, se hi­zo fuer­te Duns­ton y si­guió con sus tri­ples Pe­ters. Le me­tie­ron el mie­do en el cuer­po al Ba­rça, que echó de me­nos los puntos de un desa­cer­ta­do Hig­gins, con 0 de 7 en ti­ros de dos, y zo­zo­bró. Lle­gó al fin del ter­cer cuar­to pi­dien­do la ho­ra (46-49). A par­tir de ahí, Mi­ro­tic im­pu­so su ley, re­sur­gió To­mic, que ape­nas ha­bía di­cho na­da has­ta en­ton­ces, y el Ba­rça re­ma­tó con au­to­ri­dad su triun­fo.

El equi­po de Pe­sic em­pe­zó bien la Eu­ro­li­ga pre­ci­sa­men­te en el Si­nan Er­dem, don­de per­dió el bi­lle­te pa­ra la Fi­nal Four de Vi­to­ria la pa­sa­da cam­pa­ña. Y lo hi­zo fren­te a un ri­val que man­tie­ne las cons­tan­tes que le per­mi­tie­ron al­can­zar la fi­nal por pri­me­ra vez en su his­to­ria, aun­que mer­ma­do por las le­sio­nes de Lar­kin, su verdugo de en­ton­ces, y Beau­bois.

Las pri­me­ras sen­sa­cio­nes que trans­mi­te la co­lec­ción de ju­ga­do­res de al­to ni­vel que ba­ra­ja Pe­sic es que es­tán con­ju­ra­dos en la bús­que­da de una efec­ti­vi­dad má­xi­ma y un con­trol del jue­go a ul­tran­za, a pe­sar de que, le­sio­na­dos Heur­tel y Pan­gos, Han­ga tie­ne que ju­gar de ba­se. Ape­nas Mi­ro­tic lan­za al­gún que otro ti­ro fue­ra de guion. Pe­ro poco más. No hay con­ce­sio­nes en el jue­go azul­gra­na. Pre­do­mi­na la se­rie­dad y en Es­tam­bul su efec­ti­vi­dad de­fen­si­va in­ti­mi­dó a su ri­val, que acu­mu­ló erro­res en los tri­ples (10 de 39). El Efes se em­pe­ñó en ti­rar por la vía de en me­dio, en un sín­to­ma de su de­ses­pe­ra­ción an­te la per­tre­cha­da de­fen­sa del Bar­ce­lo­na.

Pe­sic no tran­si­ge con los erro­res de con­cen­tra­ción ni con los fa­llos de lec­tu­ra en el jue­go. Y en ata­que, el Bar­ce­lo­na se sa­ció Eu­ro­li­ga a ba­se de lo que ca­re­ció su ri­val: una bue­na se­lec­ción de ti­ro. To­do ello con el pa­rén­te­sis del ter­cer cuar­to, en que su­frió un cor­to­cir­cui­to que pu­do cos­tar­le ca­ro. La úl­ti­ma apa­ri­ción de Mi­ro­tic en la Eu­ro­li­ga ha­bía si­do en aque­lla fi­nal perdida por el Real Ma­drid, en Mi­lán en 2014 an­te el Mac­ca­bi. Su re­gre­so al ba­lon­ces­to eu­ro­peo es­te ve­rano, tan inesperado en sí mis­mo co­mo su des­tino, Bar­ce­lo­na, em­pie­za a ofre­cer in­di­cios de lo mu­cho que pue­de in­ci­dir en la re­la­ción de fuer­zas en la Eu­ro­li­ga.

/ EFE

Már­quez, en ca­mi­lla ha­cia el hos­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.