Mar­tí­nez Sei­quer, ani­ma­dor del diá­lo­go en el Me­di­te­rrá­neo

Ac­ti­vo has­ta los 100 años, fue pe­rio­dis­ta, ara­bis­ta y afri­ca­nis­ta

El País (País Vasco) - - OBITUARIOS - BER­NAR­DINO LEÓN GROSS / ASO­CIA­CIÓN DE CORRESPONS­ALES DE PREN­SA EX­TRAN­JE­RA

El pa­sa­do miér­co­les, cuan­do ape­nas aca­ba­ba de cum­plir cien años, nos de­jó el bueno de Pe­dro Mar­tí­nez Sei­quer. Tal vez su nom­bre no re­sul­te fa­mi­liar pa­ra mu­chos lec­to­res de es­te pe­rió­di­co, con el que él em­pe­zó sus días du­ran­te bue­na par­te de los úl­ti­mos 43 años. Pe­ro Pe­dro ha si­do una de esas per­so­nas anó­ni­mas que, des­de la so­cie­dad, con pro­fe­sio­na­li­dad y bue­nos sen­ti­mien­tos, ha he­cho país den­tro y fue­ra de sus fron­te­ras, y me­re­ce por ello jus­to re­co­no­ci­mien­to.

Fue pe­rio­dis­ta de lar­ga tra­yec­to­ria, via­je­ro cuan­do na­die lo ha­cía, qui­so en­ten­der el mun­do ára­be e im­pul­só el diá­lo­go en­tre las dos ori­llas del Me­di­te­rrá­neo. Co­mo per­so­na, su ras­go más lla­ma­ti­vo era sin du­da su op­ti­mis­mo lú­ci­do, apo­ya­do so­bre una gran cul­tu­ra y una in­quie­tud in­te­lec­tual in­con­men­su­ra­ble. Pe­dro no pres­ta­ba oí­dos a aque­llos que pien­san que el pe­si­mis­mo tie­ne pres­ti­gio in­te­lec­tual, y ha­bía cur­ti­do su po­si­ti­va bon­ho­mía a lo lar­go de una vi­da en la que ha­bía co­no­ci­do la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Rivera y la de Fran­co, vi­vió to­do ti­po de vi­ci­si­tu­des en la gue­rra has­ta que pu­do sa­lir del país con su fa­mi­lia, fue tes­ti­go de la pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca y la Tran­si­ción, vi­vió en la pos­gue­rra en Ar­gen­ti­na y ex­pe­ri­men­tó el re­gre­so a la di­fí­cil y os­cu­ra Es­pa­ña de los años cua­ren­ta. Sa­bía re­la­ti­vi­zar­lo to­do y pen­sa­ba que una com­bi­na­ción de co­no­ci­mien­to, pa­cien­cia, buen hu­mor y crea­ti­vi­dad, tan­to en su ru­ti­na dia­ria co­mo en la vi­da del país, de­be­rían ca­si siempre per­mi­tir en­con­trar ca­mi­nos in­clu­so an­te las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des.

Te­nía un pro­fun­do sen­ti­do de la amis­tad y la fi­de­li­dad a los ami­gos, y era un pa­dre afec­tuo­so, di­ver­ti­do e in­quie­to pa­ra sus hi­jos, y, pa­ra sus nie­tos, el abue­lo que to­do el mun­do hu­bie­ra que­ri­do te­ner. Con­ver­sa­dor y ter­tu­liano úni­co, pro­vis­to de una gran cul­tu­ra sos­te­ni­da en sus mu­chas lec­tu­ras, des­ta­ca­ba en esos ras­gos en los que lo per­so­nal y pro­fe­sio­nal de­ben ha­cer­se cohe­ren­tes, la to­le­ran­cia, el res­pe­to, la em­pa­tía, la ca­pa­ci­dad de en­ten­der­se con los de­más… ca­rac­te­res que hoy se echan tan­to de me­nos en Es­pa­ña.

Pe­dro via­jó to­da su vi­da. Via­jó an­tes de que se in­ven­ta­ra el con­cep­to del tu­ris­mo o el de los via­jes de tra­ba­jo. Fue afri­ca­nis­ta y ara­bis­ta siempre des­de el res­pe­to y nun­ca des­de una po­si­ción de arro­gan­cia, via­ja­ba a lu­ga­res de los que con fre­cuen­cia na­die ha­bía oí­do ha­blar en su en­torno, de los que siempre vol­vía con nue­vos ami­gos y ex­pe­rien­cias. A ve­ces so­lo y a ve­ces con su fa­mi­lia. Con esos mim­bres y con su vi­ta­li­dad con­ta­gio­sa (y muy poco más que eso, por­que era de pe­dir poco y dar mu­cho) desa­rro­lló nu­me­ro­sos pro­yec­tos, ca­si siempre re­la­cio­na­dos con me­dios in­ter­na­cio­na­les eco­nó­mi­cos o con pu­bli­ca­cio­nes co­mo Le Mon­de Di­plo­ma­ti­que. Co­la­bo­ré con él en oca­sio­nes en la re­vis­ta Diá­lo­go Me­di­te­rrá­neo, una ven­ta­na ha­cia el mun­do ára­be. Sa­bía que ese diá­lo­go en­tre igua­les era tan fun­da­men­tal co­mo es­qui­vo, en tiem­pos en que el Me­di­te­rrá­neo era vis­to con pre­jui­cios e in­di­fe­ren­cia. Hoy, cuan­do se cons­tru­yen mu­ros de in­to­le­ran­cia y de un po­pu­lis­mo tan ig­no­ran­te co­mo pe­li­gro­so, su la­bor y su le­ga­do re­sul­tan más per­ti­nen­tes que nun­ca, un im­pres­cin­di­ble ma­nual de su­per­vi­ven­cia.

Mar­tí­nez Sei­quer era un hom­bre de sim­pa­tía con­ta­gio­sa y ar­gu­men­tos, con­ven­ci­do del va­lor de la palabra y el res­pe­to, abier­to y sen­ci­llo, y es po­si­ble que to­do ello for­ma­ra par­te de su se­cre­ta re­ce­ta de lon­ge­vi­dad, pues se man­tu­vo in­can­sa­ble­men­te ac­ti­vo y tra­ba­ja­dor has­ta el fi­nal. Tal vez, si esas ca­rac­te­rís­ti­cas es­tu­vie­ran más ex­ten­di­das, las cons­tan­tes vi­ta­les del país se­rían más fuer­tes.

Ber­nar­dino León Gross

fue se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Asun­tos Ex­te­rio­res.

Pe­dro Mar­tí­nez Sei­quer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.