“De Pun­set apren­dí que de­be­mos es­tar por de­lan­te de la gen­te”

PE­RE ESTUPINYÁ

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - MAR CENTENERA, Bio­quí­mi­co

El bio­quí­mi­co Pe­re Es­tu­pin­yà (Tortosa, Ta­rra­go­na, 1974) aca­ba de mu­dar­se a Bue­nos Ai­res pe­ro sigue en con­tac­to per­ma­nen­te con su Es­pa­ña na­tal. “Soy cuán­ti­co, me sien­to en va­rios si­tios a la vez. Es­tu­ve sie­te años en Es­ta­dos Uni­dos, aho­ra es­toy aquí, en Amé­ri­ca La­ti­na, que me fas­ci­na por la par­te na­tu­ral y por to­do el po­ten­cial enor­me que tie­ne la cien­cia en as­pec­tos co­mo bio­di­ver­si­dad”, di­ce en su nueva casa. Mien­tras bus­ca asen­tar­se en Ar­gen­ti­na, en Es­pa­ña ha ter­mi­na­do la ter­ce­ra tem­po­ra­da de El ca­za­dor de ce­re­bros, su mul­ti­pre­mia­do pro­gra­ma de cien­cia, que se es­tre­na­rá el lu­nes en La 2.

Pre­gun­ta. ¿Qué que­da­ba por cam­biar es­ta tem­po­ra­da?

Res­pues­ta. He­mos da­do un gi­ro. Ya no so­lo ex­pli­ca­mos cien­cia ha­cia la so­cie­dad sino que pen­sa­mos cuá­les son los pro­ble­mas so­cia­les y da­mos la vi­sión de la cien­cia so­bre ellos. Ha­bla­mos de se­xis­mo, de tran­si­ción de co­che de ga­so­li­na a eléc­tri­co, de edu­ca­ción, de si las so­cie­da­des pue­den ser más fe­li­ces o me­nos en fun­ción de in­ter­ven­cio­nes que ha­gan los Go­bier­nos. In­ten­ta­mos dar so­lu­cio­nes des­de la pers­pec­ti­va cien­tí­fi­ca, pe­ro es más di­fí­cil de lo que pen­sá­ba­mos. La cien­cia es bue­ní­si­ma dan­do un diag­nós­ti­co pe­ro en las so­lu­cio­nes in­ter­vie­nen otros fac­to­res cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. P. ¿Por ejem­plo?

R. El se­xis­mo. Hay un mon­tón de es­tu­dios que te di­cen que la di­fe­ren­cia de sa­la­rio en­tre hom­bres y mu­je­res au­men­ta a par­tir del pri­mer hi­jo. La cien­cia te di­ce que si el ob­je­ti­vo es lle­gar a una igual­dad de opor­tu­ni­da­des ma­yor, el prin­ci­pal es­co­llo se en­cuen­tra en los ho­ga­res. Pe­ro si una pa­re­ja de­ci­de que la mu­jer in­vier­ta más tiem­po en casa no se le pue­de im­po­ner lo con­tra­rio.

P. Es­ta tem­po­ra­da mi­ra más a Europa y me­nos a Es­ta­dos Uni­dos. ¿Por qué?

R. Me har­té un poco de Es­ta­dos Uni­dos y ade­más con [Do­nald] Trump me ne­gué a ir otra vez. Pre­fie­ro mos­trar que aquí en Europa se es­tá ha­cien­do una cien­cia muy po­ten­te. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta tem­po­ra­da es que mos­tra­mos có­mo bus­co in­for­ma­ción y hay imá­ge­nes don­de es­toy en la re­dac­ción, en­se­ño un pa­per y ex­pli­co la pro­ble­má­ti­ca que que­re­mos so­lu­cio­nar.

P. Fue co­la­bo­ra­dor del di­fun­to Eduard Pun­set y aho­ra to­ma el tes­ti­go. ¿Qué en­se­ñan­zas le de­jó?

R. Me em­pa­pé mu­cho de su es­ti­lo. Él tam­bién era un la­drón de ce­re­bros en Re­des. Eduard siempre de­cía que te­nía­mos que es­tar un poco por de­lan­te de la gen­te. No de­ma­sia­do le­jos, por­que en­ton­ces des­co­nec­tá­ba­mos, pe­ro sí no dar­le a la gen­te so­lo lo que es­pe­ra que le des sino dar­le tam­bién al­go nue­vo, aun­que qui­zás es­ta es una in­ter­pre­ta­ción más bien mía.

P. ¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les re­tos de la so­cie­dad en los que la cien­cia pue­de apor­tar?

R. Hay tres lí­neas. Una: la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y có­mo afec­ta­rá a tra­ba­jos, so­cie­da­des y se­gu­ri­dad. Te­ne­mos un ca­pí­tu­lo so­bre ci­ber­se­gu­ri­dad por­que la gen­te ya no va a ro­bar a los ban­cos, bus­ca otras for­mas, y los te­rro­ris­tas no so­lo po­nen bom­bas, tam­bién in­ten­tan hac­kear in­fra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas, por ejem­plo los sis­te­mas de po­ta­bi­li­za­ción de agua ti­ran­do más clo­ro. Des­pués es­tá la cri­sis am­bien­tal y có­mo nos re­la­cio­na­mos con el pla­ne­ta de for­ma sos­te­ni­ble sin que sea un freno a nues­tro desa­rro­llo. La tran­si­ción ener­gé­ti­ca que se tie­ne que ha­cer es im­po­si­ble sin cien­cia. Y la ter­ce­ra es la bio­me­di­ci­na. Avan­za poco a poco, y no nos da­mos mu­cha cuen­ta, pe­ro ya hay mu­chos cán­ce­res que aho­ra se cu­ran y ha­ce 10 años no.

P. ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne que la cien­cia es­té pre­sen­te en las te­le­vi­sio­nes pú­bli­cas?

R. Mu­cha. Con la im­por­tan­cia que es­tá co­bran­do la cien­cia en la ac­tua­li­dad, la gen­te tie­ne el de­re­cho o la ne­ce­si­dad de es­tar in­for­ma­da. La cien­cia la veo co­mo los man­za­nos. Tú vas al sú­per y quie­res que ha­ya man­za­nas. Las man­za­nas son el re­sul­ta­do de que ha­ya man­za­nos. Na­die se preo­cu­pa por ellos, pe­ro sin man­za­nos no hay man­za­nas. Tú cuan­do vas al mé­di­co y te da un tra­ta­mien­to, de­trás ha ha­bi­do cien­cia. Pue­des de­cir la cien­cia no me in­tere­sa, pe­ro su re­sul­ta­do sí.

“La cien­cia mues­tra pro­ble­mas, pe­ro las so­lu­cio­nes pa­san por lo po­lí­ti­co”

“Al pú­bli­co hay que dar­le no so­lo lo que es­pe­ra sino al­go nue­vo”

/ GUS­TA­VO BOS­CO

Pe­re Estupinyá, la se­ma­na pa­sa­da en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.