“El éxi­to de to­dos los fra­ca­sos”

El País (País Vasco) - - PANTALLAS -

Ga­nar y per­der arra­san las re­des. Desafían la ad­ver­ten­cia de Ki­pling con­tra am­bos pres­ti­gios. Ven­ce ga­nar en el re­cuen­to. Per­der es­tá le­jos, co­mo Go­dot, el ci­clis­ta que ins­pi­ró a Bec­kett. El fra­ca­so ace­cha, pe­ro su apues­ta es per­der. Va­le­rio Roc­co, fi­ló­so­fo de 38 años, re­cién nom­bra­do di­rec­tor del Círcu­lo de Be­llas Ar­tes de Ma­drid, re­cla­ma el va­lor for­ma­ti­vo del fra­ca­so. Y Álex Gri­jel­mo, pe­rio­dis­ta, edi­tor del Li­bro de Es­ti­lo de EL PAÍS, ilus­tra qué le ins­pi­ra el fra­ca­so: “Al­guien que se le­van­ta”. Baha­mon­tes, cuan­do se creía el rey del Tour y lo ven­ció la ic­te­ri­cia. El fra­ca­so que hay den­tro de cual­quier vic­to­ria de­por­ti­va. La de Bolt, por ejem­plo, ga­nan­do has­ta en la de­rro­ta.

So­bre el fra­ca­so que per­si­gue al cien­tí­fi­co Ló­pez Otín es­cri­bió aquí es­te mar­tes David True­ba: “Los fra­ca­sos son el nu­trien­te de to­do acier­to ma­yúscu­lo”. Lo que pa­sa es lo que di­ce True­ba so­bre Otín: es­ta his­to­ria “apun­ta ha­cia la des­truc­ción pro­fe­sio­nal de un in­ves­ti­ga­dor ob­je­ti­va­men­te valioso”. Las re­des ha­cen ji­ro­nes con la ro­pa de los ído­los caí­dos.

Di­ce Roc­co: “El len­gua­je va­lo­ra el éxi­to por en­ci­ma de to­das las cosas”. Y el fra­ca­so “es vis­to co­mo me­ra fuen­te de ver­güen­za y de mar­gi­na­ción”. Y rep­ta una tram­pa: “El dis­cur­so del coach o el em­pre­sa­rio que en­sal­za ba­nal­men­te el fra­ca­so co­mo úni­ca vía ha­cia el éxi­to, a me­nu­do re­fi­rién­do­se a ex­pe­rien­cias per­so­na­les”.

Eso con­fun­de a jó­ve­nes “en­tre un dis­cur­so del éxi­to a to­da cos­ta, que ocul­ta la exis­ten­cia del fra­ca­so, y otro dis­cur­so tri­vial so­bre el fra­ca­so po­si­ti­vo, que ol­vi­da la du­re­za y el pe­li­gro que im­pli­can si­tua­cio­nes co­mo la so­le­dad, la de­rro­ta y el error. Por eso”, aña­de Roc­co, “es ta­rea de la edu­ca­ción y de la cul­tu­ra en­se­ñar a fra­ca­sar me­jor, por uti­li­zar la ex­pre­sión de Bec­kett”.

Juan An­to­nio Cor­ba­lán, hé­roe del ba­lon­ces­to, co­no­ció la an­gus­tia de per­der, tam­bién en la vi­da, “pe­ro el fra­ca­so deportivo no es tal: te le­van­tas, re­na­ces. Del fra­ca­so sen­ti­men­tal ter­mi­nas sa­lien­do. Lo peor es el fra­ca­so fi­nan­cie­ro, so­cial. El fi­lo de la na­va­ja es­tá ahí, pe­ro has de apren­der a no caer en el la­do ma­lo de la in­cer­ti­dum­bre. Hay ca­sos de fra­ca­so en los que se crean re­sis­ten­cias que te per­mi­ten bus­car nue­vas vías”. Si nie­gas el fra­ca­so, di­ce Roc­co, es­te se re­vuel­ve, “y ocu­rre lo que su­ce­de con el desastre eco­ló­gi­co”.

A Eduar­do Ma­di­na, que fue po­lí­ti­co y aho­ra es­tu­dia otras ex­pe­rien­cias, le pa­re­ce que los fra­ca­sos edu­can, y los éxi­tos “desedu­can”. La ge­ne­ra­ción de los abue­los que su­frie­ron la de­rro­ta de la gue­rra vi­vió, al fin, la re­cu­pe­ra­ción de 1978, cuan­do la Tran­si­ción. De eso han de es­tar or­gu­llo­sos hi­jos y nie­tos. Fue­ron ca­pí­tu­los peores “de los que sur­gie­ron fac­to­res edu­ca­ti­vos que hi­cie­ron me­jor es­te país”.

“Se pre­pa­ra pa­ra el éxi­to”, di­ce Cris­ti­na Bra­vo, pro­fe­so­ra que, co­mo Roc­co, ha es­tu­dia­do la ma­te­ria, pe­ro se di­ce que se en­tre­na pa­ra com­pe­tir, “pa­ra par­ti­ci­par”; sin em­bar­go, “los que per­die­ron se ven si­len­cia­dos en su re­co­rri­do pos­te­rior y han aca­ba­do en el os­tra­cis­mo”. ¿Qué ha­cer? “Con­ce­bir el fra­ca­so co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra vol­ver a in­ten­tar­lo”. Fra­ca­sar y ga­nar.

Án­gel Gon­zá­lez, el poe­ta, de­jó di­cho en su es­pe­jo: él ya era so­lo es­to, “un es­com­bro te­naz, que se re­sis­te a su rui­na..., el éxi­to de to­dos los fra­ca­sos. La en­lo­que­ci­da fuer­za del des­alien­to...”.

Ki­pling acon­se­ja­ba en­fren­tar las im­pos­tu­ras del triun­fo y la de­rro­ta. De las caí­das pue­de apren­der­se más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.