El premio que des­cu­brió un nue­vo con­ti­nen­te li­te­ra­rio

El País (País Vasco) - - BABELIA EN PORTADA - POR MARC BASSETS

No siempre el ta­len­to y el es­fuer­zo bas­tan pa­ra fa­bri­car un clá­si­co. A ve­ces un buen premio en el mo­men­to ade­cua­do ayu­da. Es el ca­so de Mar­cel Proust. Ha­ce un si­glo, el 10 de di­ciem­bre de 1919, A la som­bra de las mu­cha­chas en flor, se­gun­do vo­lu­men del ci­clo no­ve­les­co En bus­ca del tiem­po per­di­do, re­ci­bió el Gon­court. La elec­ción, que desató una po­lé­mi­ca vi­ru­len­ta, pro­pul­só a Proust a la con­di­ción de clá­si­co vi­vo. Con­sa­gró al Gon­court co­mo el premio de los pre­mios, es­ta­tus que to­da­vía os­ten­ta. Y co­lo­có a Ga­lli­mard co­mo el se­llo de ca­li­dad que en las dé­ca­das si­guien­tes con­tri­bui­ría co­mo nin­gún otro en Fran­cia a con­fec­cio­nar el ca­non.

“La fe­cha de 1919 es his­tó­ri­ca pa­ra la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa”, re­su­me el es­cri­tor Pie­rre As­sou­li­ne en un ca­fé cerca del Ar­co del Triun­fo en Pa­rís. “Fue el año que lan­zó a Proust, has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­do. Lan­zó el Gon­court, el premio más pres­ti­gio­so del pal­ma­rés. Y lan­zó a Ga­lli­mard, que has­ta en­ton­ces ha­bía si­do una edi­to­rial pe­que­ña”.

As­sou­li­ne es un prous­tiano re­co­no­ci­do, bió­gra­fo de Si­me­non y Her­gé, y au­tor, en­tre otras no­ve­las, de Re­gre­so a Se­fa­rad, que la edi­to­rial Na­vo­na aca­ba de pu­bli­car en cas­te­llano, en tra­duc­ción de Phil Ca­mino. Ade­más, es uno de los 10 miem­bros de la Aca­de­mia Gon­court.

Des­pués de la con­ver­sa­ción con Babelia, el mar­tes pa­sa­do, As­sou­li­ne pre­veía asis­tir al al­muer­zo men­sual del Gon­court. Era un día es­pe­cial, por­que de­bía re­du­cir­se a nue­ve la lis­ta de obras fi­na­lis­tas. To­das son no­ve­las pu­bli­ca­das du­ran­te el año, la ma­yo­ría du­ran­te la ren­trée, el ini­cio de cur­so en el que, de gol­pe, ate­rri­zan en las li­bre­rías 336, la ci­fra de 2019. El ganador se de­ci­di­rá el 4 de no­viem­bre.

El po­der de es­tos jue­ces vi­ta­li­cios y no re­mu­ne­ra­dos era y es in­men­so. En la épo­ca de Proust, el premio, cu­ya do­ta­ción pro­ce­día de la he­ren­cia de los her­ma­nos Ju­les y Ed­mond de Gon­court y que se con­ce­día des­de 1903, cons­ta­ba de 5.000 fran­cos. Hoy es un che­que de 10 eu­ros. El ver­da­de­ro premio son las ven­tas, que su­pe­ran los 100.000 ejem­pla­res; tra­duc­cio­nes a de­ce­nas de lenguas, las adap­ta­cio­nes al ci­ne. Y el re­co­no­ci­mien­to. Des­de Proust, lo han ob­te­ni­do Mal­raux, Beau­voir, Mo­diano, Du­ras, Houe­lle­becq, por ci­tar a unos po­cos. Pe­ro mu­chos más son los nom­bres que na­die re­cuer­da. Hu­bo erro­res fla­gran­tes, co­mo el de 1932, cuan­do el ju­ra­do pre­fi­rió Los lo­bos, de Guy Ma­ze­li­ne, a Via­je al fi­nal de la no­che, de Louis-Fer­di­nand Cé­li­ne. Hoy el premio es mul­ti­na­cio­nal. Exis­ten 18 gon­courts ex­tran­je­ros, con ju­ra­dos for­ma­dos por es­tu­dian­tes de fran­cés en ca­da país, ade­más del Gon­court de los es­tu­dian­tes de ins­ti­tu­to en Fran­cia y el Gon­court de la pri­me­ra no­ve­la, del re­la­to corto, de la poe­sía y de la bio­gra­fía. Des­de el Fe­mi­na al Re­nau­dot, los pre­mios que na­cie­ron tras el Gon­court si­guen de­fi­nien­do gus­tos y ten­den­cias.

“No hay que ol­vi­dar que re­com­pen­sa­mos un li­bro, no to­da una obra. Y so­mos res­pon­sa­bles an­te los lec­to­res y los li­bre­ros. Si re­com­pen­sa­mos un li­bro muy di­fí­cil, o ma­lo, la san­ción lle­ga en se­gui­da. No fun­cio­na”, sub­ra­ya As­sou­li­ne. “Aun­que pue­de ha­ber li­bros co­mo Brú­ju­la, de Mat­hias Enard, pre­mia­do en 2015, muy bueno y muy exi­gen­te. Éra­mos cons­cien­tes de ello. Al­gu­nos es­ta­ban en con­tra, yo es­ta­ba a fa­vor. De­cía­mos: ‘Ele­va­re­mos a los lec­to­res’. Al mis­mo tiem­po, la cues­tión de saber si el pre­mia­do se­rá un es­cri­tor o no, cuan­do se tra­ta de un jo­ven o de una pri­me­ra no­ve­la, es al­go en lo que pen­sa­mos y de lo que ha­bla­mos, pe­ro na­die sa­be na­da”.

En 1919, Fran­cia sa­lía de la Gran Gue­rra y to­do cons­pi­ra­ba con­tra Proust: no era jo­ven, era ri­co y su no­ve­la re­tra­ta­ba un mun­do obs­ce­na­men­te re­mo­to tras cua­tro años de car­ni­ce­ría. Thierry La­get, es­tu­dio­so de la obra prous­tia­na, re­cons­tru­ye el epi­so­dio en Proust, Premio Gon­court. Un mo­tín li­te­ra­rio, que Edi­cio­nes del Sub­sue­lo pu­bli­ca­rá el 13 de no­viem­bre en cas­te­llano, en tra­duc­ción de Lau­ra Cla­ra­vall.

Aquel 10 de di­ciem­bre de 1919, las dis­cu­sio­nes en el ju­ra­do —en­ton­ces, co­mo hoy, reuni­do en el res­tau­ran­te Drouant— fue­ron en­cen­di­das. “Un Bal­zac de­ge­ne­ra­do”, le lla­mó Léon Hen­ni­que. “Y lo vie­jo que es…”, di

AFP (GETTY IMA­GES)

Los miem­bros de la Aca­de­mia Gon­court Ro­bert Sa­ba­tier, Fra­nçoi­se Ma­llet-Jo­rris, Her­vé Ba­zin, Ar­mand La­noux y Mi­chel Tour­nier, en 1975 en la vi­lla que da nom­bre al premio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.