Sie­te cuen­tos iné­di­tos en el ar­ma­rio del ge­nio

El País (País Vasco) - - BABELIA EN PORTADA - POR M. BASSETS El mis­te­rio­so co­rres­pon­sal… El mis­te­rio­so co­rres­pon­sal… Los pla­ce­res y los días, El mis­te­rio­so co­rres­pon­sal…

Son tex­tos muy fin de siè­cle, con el in­con­fun­di­ble aro­ma de­ca­den­te y sen­sual del cre­púscu­lo del si­glo XIX. Hay re­la­tos po­li­cia­cos, al es­ti­lo de Ed­gar Allan Poe, y uno que no des­en­to­na­ría en una an­to­lo­gía del gé­ne­ro fan­tás­ti­co. En la ma­ne­ra de cap­tar los mo­vi­mien­tos del al­ma hu­ma­na o en los es­bo­zos de es­ce­nas y per­so­na­jes se adi­vi­na el ge­nio en es­ta­do de in­cu­ba­ción. Pe­ro to­da­vía son eso, es­bo­zos: al­gu­nos sin ter­mi­nar, otros im­pre­ci­sos y mal re­suel­tos; ejer­ci­cios de es­ti­lo, ex­pe­ri­men­tos de la­bo­ra­to­rio ju­ve­nil. Y to­do con un te­ma de fon­do, más o me­nos ex­plí­ci­to, que en su tiem­po pu­do des­acon­se­jar su di­fu­sión: la ho­mo­se­xua­li­dad.

La pu­bli­ca­ción en Fran­cia, la se­ma­na pró­xi­ma, de Le mys­té­rieux co­rres­pon­dant et au­tres nou­ve­lles iné­di­tes (El mis­te­rio­so co­rres­pon­sal y otros re­la­tos iné­di­tos) es qui­zá el gran acon­te­ci­mien­to de la ren­trée, el ini­cio de cur­so li­te­ra­rio. El li­bro con­tie­ne nue­ve cuen­tos —ocho iné­di­tos— de Mar­cel Proust (18711922), el au­tor de En bus­ca del tiem­po per­di­do. Pu­bli­ca­do por Édi­tions de Fa­llois y edi­ta­do por el pro­fe­sor Luc Frais­se, per­mi­te aso­mar­se a lo que Ber­nard de Fa­llois, fun­da­dor de la edi­to­rial fa­lle­ci­do en 2018, lla­mó en uno de sus en­sa­yos “Proust an­tes de Proust”. Es de­cir, el es­cri­tor cuan­do to­da­vía no lo era: el ar­tis­ta en pleno apren­di­za­je.

Los cuen­tos de ha­brían po­di­do en­ca­jar per­fec­ta­men­te en Los pla­ce­res y los días, li­bro pu­bli­ca­do, con es­ca­so eco, en 1896, 17 años an­tes del pri­mer vo­lu­men de su mo­nu­men­tal ci­clo no­ve­les­co. ¿Por qué Proust no los in­clu­yó? “Una razón es que qui­zá no es­ta­ba sa­tis­fe­cho de es­tos re­la­tos y los de­jó de la­do”, di­ce Frais­se en la se­de de Édi­tions de Fa­llois en Pa­rís. “Otra razón es que la mi­tad de es­tos re­la­tos po­nen en jue­go su ho­mo­se­xua­li­dad”, aña­de. Una ter­ce­ra razón es “es­té­ti­ca”: ya ha­bía tex­tos que evo­ca­ban la ho­mo­se­xua­li­dad en Los pla­ce­res y los días; aña­dir más lo ha­bría des­equi­li­bra­do.

El cuen­to que da tí­tu­lo al nue­vo li­bro es la his­to­ria de una mu­jer que re­quie­re el amor de una ami­ga pa­ra cu­rar­se de una en­fer­me­dad mortal. Otros, co­mo ‘La con­cien­cia de amar­lo’, no ha­blan di­rec­ta­men­te de la ho­mo­se­xua­li­dad, pe­ro presentan per­so­na­jes que vi­ven co­mo una mal­di­ción su di­fe­ren­cia, sus “de­li­ca­de­zas in­com­pren­di­das”, su vi­da en la que “to­do el mun­do [le] ha­rá da­ño, [le] he­ri­rá, aque­llos a los que no amar[á] y to­da­vía más a los que amar[á]”. “Los re­la­tos mues­tran que, al con­tra­rio que uno de sus con­tem­po­rá­neos co­mo An­dré Gi­de, Proust lo vi­ve co­mo un dra­ma”, apun­ta Frais­se.

Ha­cía dé­ca­das que no se des­ve­la­ba una fic­ción iné­di­ta de Proust. La úl­ti­ma se pu­bli­có en los años cin­cuen­ta. Fue el pro­pio Fa­llois quien des­cu­brió Jean San­te­uil, la no­ve­la que pre­fi­gu­ra­ba En bus­ca del tiem­po per­di­do. Tam­bién el en­sa­yo Con­tra Sain­te-Beu­ve. Des­de en­ton­ces se ha­bía pu­bli­ca­do la co­rres­pon­den­cia del es­cri­tor. Pe­ro no las pie­zas de fic­ción que dor­mi­ta­ban en los ar­chi­vos. Los cuen­tos de

per­te­ne­cen a la mis­ma épo­ca que obra irre­gu­lar de ju­ven­tud. Proust fue el an­ti-Rim­baud, un ca­so ejem­plar de au­tor que al­can­zó su ge­nio en la ma­du­rez, des­pués de años de la­bo­rio­so apren­di­za­je. Só­lo con sus cuen­tos de fi­na­les del XIX, se­ría un au­tor ol­vi­da­do. lo con­fir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.