Con­do­mi­nio o ha­bi­ta­ción pro­pia

Un vo­lu­men de mu­je­res ar­tis­tas re­co­rre cin­co si­glos y 50 paí­ses. El re­sul­ta­do es irre­gu­lar: es un gue­to y so­bran mu­chas

El País (País Vasco) - - BABELIA CRÍTICAS LIBROS - POR ÁN­GE­LA MO­LI­NA

En­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nen el es­fuer­zo ac­tual por ha­cer vi­si­bles los lo­gros de las mu­je­res en la his­to­ria no es­tá la flui­dez. Cual­quier pers­pec­ti­va —des­de el mar­xis­mo has­ta el flo­re­cien­te y ra­mi­fi­ca­do ce­re­zo fe­mi­nis­ta, la eco­lo­gía, la afro­des­cen­den­cia, el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo— ser­vi­rá pa­ra con­fi­nar­nos en un es­pa­cio se­gu­ro y abar­ca­ble, un zoo de cris­tal que se irá am­plian­do a ba­se de re­cu­pe­rar nom­bres ol­vi­da­dos, ico­no­gra­fías ra­di­ca­les o un an­ces­tro aún más an­ti­guo del que se su­po­nía has­ta aho­ra. Pues bien, la re­ser­va co­mien­za a es­tar muy po­bla­da —cla­ro que tam­bién lo es­tá el en­torno na­tu­ral de los big fi­ve y sus se­cun­da­rios— por­que tras ese irre­duc­ti­ble de­seo de igual­dad hay al­go que a al­gu­nas mu­je­res nos mo­les­ta pro­fun­da­men­te, y es esa in­sis­ten­cia en arre­ba­tar­nos la ha­bi­ta­ción pro­pia pa­ra ubi­car­nos en un con­do­mi­nio, un gue­to con­des­cen­dien­te —una ex­po­si­ción de mu­je­res ar­tis­tas en el Áfri­ca pos­co­lo­nial, una bie­nal de “mi­ra­das de mu­je­res”, las “pio­ne­ras” de las van­guar­dias—, pues si bien es ver­dad que las cuo­tas obli­ga­to­rias pro­pi­cian un ni­vel más equi­ta­ti­vo, tam­bién lo es que el in­ten­to de na­tu­ra­li­zar los ac­tos sen­ci­llos —y gran­des— que per­mi­ten re­co­no­cer­nos sue­le aca­bar en­mor­ci­lla­do en cor­sés gran­di­lo­cuen­tes, le­mas y mo­das, por muy ne­ce­sa­rios y ad­mi­ra­bles que se nos an­to­jen. Vis­to el pa­no­ra­ma, la vin­di­ca­ción de los de­re­chos de la mu­jer siempre se­rá ur­gen­te y de­man­da em­pe­zar des­de la ba­se pa­ra in­fil­trar­se con flui­dez en el co­mún saber de la his­to­ria.

Gran­des mu­je­res ar­tis­tas es un li­bro cor­pu­len­to que re­su­me la his­to­ria del arte he­cho por 400 au­to­ras a lo lar­go de cin­co si­glos; la pri­me­ra, na­ci­da en 1490 (la bo­lo­ñe­sa Pro­per­zia de Ros­si), y la úl­ti­ma, en 1990 (la neo­yor­qui­na Ts­cha­ba­la­la Self). El tí­tu­lo ha­ce re­fe­ren­cia al po­lé­mi­co en­sa­yo de los se­ten­ta fir­ma­do por Lin­da No­chlin, ¿Por qué no ha ha­bi­do gran­des mu­je­res ar­tis­tas?, don­de se ins­ta­ba a los his­to­ria­do­res del arte a re­plan­tear­se el mo­do en que res­ca­ta­ban nom­bres ol­vi­da­dos afir­man­do que “aun­que ha ha­bi­do mu­chas ar­tis­tas in­tere­san­tes y muy bue­nas, nin­gu­na de ellas se cuen­ta en­tre los más gran­des”.

En 1362, Boc­cac­cio in­cluía a va­rias pin­to­ras en­tre sus 106 bio­gra­fías de mu­je­res ilus­tres, Pli­nio el Vie­jo es­cri­bió en su His­to­ria na­tu­ral que la pri­me­ra per­so­na re­co­no­ci­da co­mo ar­tis­ta fue una mu­jer, Ko­ra de Si­ción (650 an­tes de Cris­to), y el bri­tá­ni­co Wal­ter Shaw Spa­rrow edi­tó a me­dia­dos del XIX el ex­haus­ti­vo Wo­men Pain­ters of The World. Son al­gu­nos an­te­ce­den­tes de es­te ejem­plar que edita la fir­ma an­glo­ame­ri­ca­na Phai­don y en cu­ya in­tro­duc­ción, que es­cri­be Re­bec­ca Mo­rrill, se lee un apunte so­bre la pin­to­ra Geor­gia O’Keef­fe y su ne­ga­ti­va a pres­tar un cua­dro pa­ra la ex­po­si­ción Mu­je­res ar­tis­tas, 1550-1950, co­mi­sa­ria­da por No­chlin en Los Án­ge­les en 1976, ale­gan­do que no que­ría dar­se a co­no­cer co­mo una mu­jer ar­tis­ta, sino co­mo ar­tis­ta, a se­cas. Con una in­ten­ción opues­ta na­ce es­te com­pen­dio, don­de ca­da au­to­ra —abun­dan las es­cul­to­ras, pin­to­ras y fo­tó­gra­fas— des­fi­la en or­den al­fa­bé­ti­co por ca­da pá­gi­na, que in­clu­ye un bre­ve tex­to y una ilus­tra­ción, y en el ín­di­ce fi­nal apa­re­cen agru­pa­das en una pa­sa­re­la de mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos (por ejem­plo, Loui­se Bour­geo­is per­te­ne­ce a la ca­si­lla de “arte fi­gu­ra­ti­vo” (!), y Fri­da Kah­lo, a la de “Re­na­ci­mien­to me­xi­cano”).

En­tre la ga­le­ría de in­sig­nes (So­fo­nis­ba An­guis­so­la, Ma­riet­ta Ro­bus­ti, la Tin­to­ret­ta, Ju­dith Leys­ter, Plau­ti­lla Ne­lli) se cue­la un ci­fra in­dig­nan­te de au­to­ras na­da “gran­des” (Heat­her Phi­llip­son, Pa­tri­cia Pic­ci­ni­ni, Nancy Ru­bins, Joa­na Vas­con­ce­los, Xiao Lu. Li­sa Yus­ka­va­ge, Ge­nie­ve Fig­gis, Ra­chel Ha­rri­son, Ca­mi­lle Hen­rot... El ca­non mas­cu­lino tam­bién es­tá pla­ga­do de me­dio­cres, ¿no que­ría­mos igual­dad?). Hay au­sen­cias in­com­pren­si­bles: la “pe­li­gro­sa” su­rrea­lis­ta Ho­no­ré Sha­rrer, la ar­tis­ta mul­ti­me­dia Renée Green o, si ha­bla­mos de es­pa­ño­las, Est­her Fe­rrer o Ele­na Asins, por ci­tar al­gu­nas. No son to­das las que es­tán ni es­tán to­das las que son, pe­ro unas y otras com­par­ten el ha­ber si­do de­ja­das de la­do co­mo “gru­po fe­me­nino” por el arte he­roi­co.

Gran­des mu­je­res ar­tis­tas In­tro­duc­ción: Re­bec­ca Mo­rrill. Tra­duc­ción: Car­men Franch y Paloma Mu­ño­ye­rro Phai­don, 2019. 464 pá­gi­nas. 49,95 eu­ros

Obra de la se­rie Ex­ce­llen­ces & Per­fec­tions de la ar­gen­ti­na Amalia Ul­man, in­clui­da en el li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.