Qué es, en pin­tu­ra, la poe­sía

El uni­ver­so de Sa­bi­ne Fin­ke­nauer im­preg­na la ga­le­ría Rafael Pé­rez Her­nan­do con un len­gua­je for­mal sim­ple y ri­gu­ro­so

El País (País Vasco) - - BABELIA CRÍTICAS ARTE - POR EN­RI­QUE AN­DRÉS RUIZ

Po­de­mos usar las pa­la­bras con la tos­ca in­ten­ción de ex­pli­co­tear las cosas, vol­car me­ra­men­te in­for­ma­cio­nes, o con la más pa­ra­dó­ji­ca y fre­cuen­te en es­te in­fla­cio­na­rio te­rreno del arte, de ha­cer­las ser­vir, co­mo de­cía Groys, al des­fi­le triun­fal de la teo­ría crí­ti­ca, que sin em­bar­go se pre­ten­de en rebeldía, o sea, al pen­sa­mien­to ins­ti­tu­cio­nal.

Ese pen­sa­mien­to es hoy fun­da­men­tal­men­te dis­cur­si­vo, por no de­cir dis­cur­sean­te. Ver­bal. Sin em­bar­go, la crí­ti­ca de arte (de ser al­go) es un gé­ne­ro li­te­ra­rio, al que por tan­to hay que demandar, primero, al­gu­na exac­ti­tud. Por ejem­plo, ca­da vez que en un co­men­ta­rio de se­rie B se ca­li­fi­ca apre­su­ra­da­men­te, a cual­quier pin­tor, de poe­ta, la exac­ti­tud ha vo­la­do. A la vis­ta de sus obras, se­gu­ra­men­te es­te­mos an­te sim­ples ilus­tra­cio­nes o, co­mo mu­cho, an­te pre­ten­di­das equi­va­len­cias vi­sua­les de un pre­vio ob­je­to ver­bal. Pe­ro los tér­mi­nos “poe­sía” o “poe­ta” tie­nen en el arte mo­derno y con­tem­po­rá­neo su re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca precisa, su exac­ti­tud.

En 1900 es­cri­bía Paul Klee: “En el fon­do soy poe­ta, pe­ro el saber que lo soy no de­be­ría ser un obs­tácu­lo pa­ra las ar­tes plás­ti­cas”. Y, sí, Klee es­cri­bió poe­mas (los tra­du­jo ma­ra­vi­llo­sa­men­te An­drés Sán­chez Pas­cual), pe­ro no es eso. Se tra­ta más bien de lo que di­ce su frase: que la pin­tu­ra tie­ne la su­ya, su pro­pia poe­sía, y que el pin­tor-poe­ta mo­derno no lo es por­que ha­ya ilus­tra­do un tex­to o sir­va co­mo do­cu­men­to a un dis­cur­so, lo cual su­pon­dría re­ma­char en la pre­va­len­cia del len­gua­je ver­bal, sino por­que nos in­vi­ta a una par­ti­cu­lar in­ten­si­dad de la per­cep­ción es­pe­cí­fi­ca­men­te vi­sual, só­lo al­can­za­ble a tra­vés de ese má­xi­mo de aten­ción que al mis­mo tiem­po nos re­cla­ma. Así que só­lo en al­gu­nas pin­tu­ras cu­ya fra­gi­li­dad, sim­pli­ci­dad y po­bre­za las han va­cia­do de tex­tos y, en de­fi­ni­ti­va, de rui­do ar­gu­men­tal—lo que hoy es bien ra­ro de ver—, se ha­ce po­si­ble esa aten­ción al mí­ni­mo su­ce­so que nos ofre­cen. Son las pin­tu­ras de los pin­to­res-poe­tas.

No se tra­ta, tam­po­co, de una ge­nea­lo­gía es­ti­lís­ti­ca: Jür­gen Par­ten­hei­mer —sus Can­tos, sus le­ves acua­re­las— pu­do de­cla­rar ha­ber co­men­za­do su tra­ba­jo don­de Klee lo de­jó. Pe­ro en las obras de la que es a mis ojos la úl­ti­ma des­cen­dien­te de es­ta fa­mi­lia, Sa­bi­ne Fin­ke­nauer (Roc­ken­hau­sen, Ale­ma­nia, 1961), asen­ta­da en Bar­ce­lo­na des­de los pri­me­ros no­ven­ta, aflu­yen ecos muy di­ver­sos y qui­zá con­tra­dic­to­rios. El de Klee, cla­ro es­tá. Pe­ro la inocen­cia res­ca­ta­da de sus fi­gu­ras in­fan­ti­les evo­ca —quién lo di­ría— a un cier­to Gus­ton adel­ga­za­do; los ves­ti­dos fe­me­ni­nos, a un Ma­lé­vich pos­tre­ro; los pri­me­ros pla­nos cor­po­ra­les, a Mi­riam Cahn… No es, pues, cues­tión de es­ti­lo. Se tra­ta, so­bre to­do, de una re­nun­cia y un va­cia­mien­to; só­lo así se ha­ce po­si­ble el cui­da­do de lo mí­ni­mo: una in­sig­ni­fi­can­te (nun­ca me­jor di­cho) gra­da­ción del co­lor, un es­que­ma fi­gu­ral que evo­ca sin re­pre­sen­tar. En la ga­le­ría de Rafael Pé­rez Her­nan­do (y en un mon­ta­je que pa­re­ce com­pe­tir con las pin­tu­ras en ar­tis­ti­ci­dad) ve­mos Bos­que; no sa­be­mos de dón­de vie­ne, pe­ro sí que es un ejem­plo de esa par­ti­cu­lar poe­sía de la pin­tu­ra en la que, si aten­de­mos, en­con­tra­re­mos la ale­gría perdida y re­co­bra­da de cuan­do fui­mos inocen­tes. La quie­tud de lo mí­ni­mo de la que ha­bló Klee: “Mó­vil la for­ma gran­de / quie­ta la for­ma pe­que­ña, / eso es lo que sig­ni­fi­ca ‘pin­tu­ra”. Sa­bi­ne Fin­ke­nauer Ga­le­ría Rafael Pé­rez Her­nan­do Ma­drid Has­ta el 16 de no­viem­bre Bio­mor­fis­mo Ga­le­ría Gui­ller­mo de Os­ma Ma­drid Has­ta el 14 de no­viem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.