El mis­te­rio de la da­ma via­je­ra

Vicky Pe­ña ha­ce bri­llar de nue­vo, a las ór­de­nes de Ma­rio Gas, el so­ber­bio mo­nó­lo­go ini­cial de En casa / En Ka­bul, de Tony Kush­ner

El País (País Vasco) - - BABELIA CRÍTICAS TEATRO - POR MAR­COS OR­DÓ­ÑEZ

Si la na­rra­do­ra de En casa, el bri­llan­te mo­nó­lo­go que abre Ho­me­body / Ka­bul, de Tony Kush­ner, es­cri­bie­ra sus me­mo­rias, po­drían lla­mar­se, muy a la in­gle­sa, “Co­rrien­tes y de­ri­vas”. Y su bio­gra­fía, no me­nos a la bri­tá­ni­ca, “El mis­te­rio de la da­ma via­je­ra”. Pe­ro es­ta­mos an­te un tex­to tea­tral. Hay fun­cio­nes que con el pa­so del tiem­po se di­fu­mi­nan, pier­den bri­llo. O tie­nen pa­sa­jes que siempre se te es­ca­pan por su com­ple­ji­dad. Y otras, en cam­bio, ad­quie­ren a ca­da re­pre­sen­ta­ción ecos y ma­ti­ces nue­vos: pa­re­cen re­cién es­cri­tos o re­cién com­pren­di­dos. Eso me ha su­ce­di­do con En casa, que vi por pri­me­ra vez en 2002. La pro­pia Vicky Pe­ña, que la re­pre­sen­ta en el ma­dri­le­ño Tea­tros del Ca­nal, me lo di­ce: “Ca­da no­che es un via­je dis­tin­to”.

Tony Kush­ner es­cri­bió el per­so­na­je de la da­ma sin nom­bre pa­ra Ki­ka Mark­ham, viu­da de Co­rin Red­gra­ve y una de las “dos in­gle­sas” de Truf­faut. Re­cuer­do que es­ta­ba es­tu­pen­da, lle­na de na­tu­ra­li­dad, pe­ro me vuel­ve más la ac­triz, no el per­so­na­je. Era el mon­ta­je de Cheek by Jowl es­tre­na­do en el Young Vic y di­ri­gi­do por De­clan Don­ne­llan, que lue­go se vio en el Lliu­re de Mont­juïc, en el Grec de 2002. Cin­co años des­pués, Ma­rio Gas es­tre­nó las dos pie­zas (En casa / En Ka­bul) en el Es­pa­ñol. El mo­nó­lo­go ini­cial le va­lió a Vicky Pe­ña el Premio Max, jun­to con la no me­nos gran­de Glo­ria Mu­ñoz, que bri­lla­ba en la se­gun­da par­te. Pe­ña ga­nó tam­bién el May­te en 2009. Am­bas ac­tri­ces la hi­cie­ron tam­bién en el Ro­mea bar­ce­lo­nés.

Ten­go un re­cuer­do es­tu­pen­do de la pri­me­ra ver­sión en cas­te­llano, de Car­la Mat­tei­ni, pe­ro creo que el de la pro­pia Vicky Pe­ña es in­clu­so me­jor: sin du­da es un tour de for­ce por par­ti­da do­ble, co­mo tra­duc­to­ra y co­mo ac­triz. Siempre me pa­re­ció un tex­to muy di­fí­cil de in­ter­pre­tar; a ra­tos des­me­su­ra­do, pe­ro lleno de amor a la vi­da. El 2007, en el Es­pa­ñol, ha­bía un detalle que no me aca­ba­ba de con­ven­cer: creo que al prin­ci­pio fal­ta­ba al­go más de su­ti­le­za en el hu­mor. Es­ta vez me ha pa­re­ci­do mo­du­la­dí­si­mo. Y des­ta­ca igual­men­te la fuer­za de Vicky Pe­ña a la ho­ra de mos­trar la pro­fun­di­dad hu­ma­na del per­so­na­je, la ma­gia hip­nó­ti­ca de su fra­seo. En cuan­to a Ma­rio Gas, des­ta­ca su mano ma­gis­tral, su vir­tuo­sis­mo co­mo di­rec­tor e ilu­mi­na­dor.

La ac­ción de am­bas pie­zas trans­cu­rre en 1998, con un po­de­ro­so pe­so po­lí­ti­co. Es cu­rio­so, pe­ro al re­leer­las no pre­do­mi­na lo tea­tral: vuel­ve a ga­nar, y con su­pe­rior fuer­za, lo li­te­ra­rio. En su día, En Ka­bul me hi­zo pen­sar en un cru­ce en­tre Graham Gree­ne y Dom DeLi­llo. Y en En casa, gra­cias a Vicky Pe­ña, se per­ci­be (y ga­na) con más po­der la poe­sía, la zum­ba so­fis­ti­ca­da y el vue­lo lin­güís­ti­co a lo Na­bo­kov que aso­ma­ba en el tex­to. Por ejem­plo: has­ta aho­ra no ha­bía per­ci­bi­do el to­que na­bo­ko­viano de la mu­jer to­man­do los an­ti­de­pre­si­vos de su ma­ri­do pa­ra tra­tar de es­tar más cerca de él y adi­vi­nar sus sen­ti­mien­tos.

Vicky Pe­ña me hi­zo ver (y es­cu­char) con gran pre­ci­sión a la mu­jer sin nom­bre, esa cria­tu­ra cul­tí­si­ma, apa­sio­na­da por el Via­je con ma­yús­cu­la. Vo­raz, ena­mo­ra­da de los li­bros y, so­bre to­do, del len­gua­je; con una in­sa­cia­ble cu­rio­si­dad por el mun­do y por la vi­da. Es­cri­bí en su mo­men­to que po­día ser tam­bién un per­so­na­je de Fors­ter: una su­ma en­tre la se­ño­ra Moo­re y la jo­ven Adela de Pa­sa­je a la In­dia.

El mo­nó­lo­go arran­ca le­yén­do­nos una vieja guía so­bre Ka­bul, el pre­sun­to pa­raí­so te­rre­nal, pe­ro tam­bién el lu­gar don­de se di­ce que ca­yó Caín: el Jar­dín del Bien y del Mal. Uno de los gran­des epi­so­dios de En casa es, pa­ra mí, el en­cuen­tro de la da­ma con el hom­bre de los tres de­dos, co­mo Ali­cia con un som­bre­re­ro lo­co del East End. Pa­sa­je con ma­gia y a la vez muy emo­ti­vo, mues­tra los dos la­dos de ese ven­de­dor af­gano que evo­ca un Ka­bul so­ña­do y arra­sa­do. Ahí con­ti­núa la his­to­ria, con un se­gun­do ac­to que ya no ve­re­mos: En Ka­bul. Lo que su­ce­de con la da­ma via­je­ra me­jor se que­de en un mis­te­rio. Por cier­to, It’s Ni­ce to Go Trav’ling, ob­via­men­te en ver­sión de Si­na­tra (“hom­bre odio­so, mú­si­co per­fec­to”, vie­ne a de­cir la mu­jer sin nom­bre), se­ría un himno ideal pa­ra es­ta com­ple­ja fun­ción. An­tes ha­bla­ba de tours de for­ce y hay que se­ña­lar que el pa­sa­do mes de ju­nio Vicky Pe­ña re­pre­sen­tó de nue­vo A casa en ca­ta­lán, en el Tea­tre La Gle­va, igual­men­te di­ri­gi­do e ilu­mi­na­do por Ma­rio Gas, y po­cos me­ses an­tes ha pa­sa­do a re­ci­tar de nue­vo el mis­mo tex­to en cas­te­llano: no de­be ser co­sa fá­cil me­mo­ri­zar en dos idio­mas. En 2006, en el NT lon­di­nen­se, re­cuer­do aho­ra el úl­ti­mo gran tra­ba­jo de Kush­ner, con fan­tás­ti­ca par­ti­tu­ra de Jea­ni­ne Te­so­ri: el mu­si­cal Ca­ro­li­ne, or Chan­ge. Han pa­sa­do 13 años. ¿Es muy in­ge­nuo pre­gun­tar­se si al­guien se atre­ve a es­tre­nar­lo aquí?

En casa

Tex­to: Tony Kush­ner. Di­rec­ción: Ma­rio Gas Tea­tros del Ca­nal. Ma­drid. Has­ta el 13 de oc­tu­bre

ELI­SEN­DA CA­NALS

Vicky Pe­ña, en una es­ce­na de En casa, en los Tea­tros del Ca­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.