La vi­da re­cor­ta­da

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

En abril de 2011, el por en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués, el so­cia­lis­ta Jo­sé Só­cra­tes, so­li­ci­ta­ba for­mal­men­te un res­ca­te fi­nan­cie­ro de 78.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra sal­var a su país de la ban­ca­rro­ta y po­der pa­gar, en­tre otras co­sas, la nó­mi­na de los fun­cio­na­rios. Só­cra­tes, que en las se­ma­nas pre­ce­den­tes re­vi­sa­ba com­pul­si­va­men­te el va­lor de la pri­ma de ries­go ca­da diez mi­nu­tos en un mo­ni­tor ins­ta­la­do en su des­pa­cho pa­ra ver si re­mon­ta­ba la si­tua­ción, se re­sis­tió has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Sin éxi­to. Pa­ra él fue el fi­nal de su man­da­to y de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca. Pa­ra los por­tu­gue­ses, el prin­ci­pio de una pe­sa­di­lla, la de los re­cor­tes mor­dien­do su día a día, en un de­cli­ve in­ce­san­te e im­pa­ra­ble.

El pri­mer mi­nis­tro con­ser­va­dor Pe­dro Pas­sos Coel­ho, ven­ce­dor de las elec­cio­nes de ju­nio de 2011, tu­vo que en­car­gar­se de ha­cer cum­plir las con­di­cio­nes de los pres­ta­mis­tas, co­no­ci­dos co­mo la troi­ka: el FMI, la Unión Eu­ro­pea y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. Y lo hi­zo a ra­ja­ta­bla, con un or­gu­llo —al­go ma­so­quis­ta, se­gún al­gu­nos— de alumno apli­ca­do, más pa­pis­ta que el pa­pa, más troi­kis­ta que la troi­ka. Así, los fun­cio­na­rios y pen­sio­nis­tas per­die­ron sus pa­gas ex­tras; ade­más, la co­ti­za­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial se in­cre­men­tó pa­ra to­dos los por­tu­gue­ses, de mo­do que ba­jó el suel­do de to­do el mun­do. Mien­tras, subía el trans­por­te pú­bli­co, las ta­sas es­co­la­res, las uni­ver­si­ta­rias e, in­clu­so, la sa­ni­dad: una vi­si­ta a ur­gen­cias, por ejem­plo, lle­gó a cos­tar 20 eu­ros. El IVA es­ca­ló has­ta el 23% pa­ra el fút­bol y el ci­ne, pe­ro tam­bién pa­ra el que­so, los re­fres­cos, el cho­ri­zo y el cho­co­la­te, en­tre otros pro­duc­tos. Las au­to­pis­tas, que has­ta ese mo­men­to eran gra­tis, se con­vir­tie­ron en vías de pea­je, con lo que mu­chos au­to­mo­vi­lis­tas vol­vie­ron a uti­li­zar las vie­jas ca­rre­te­ras na­cio­na­les de un ca­rril por sen­ti­do, len­tas y pe­li­gro­sas.

La cla­se me­dia por­tu­gue­sa, a ba­se de re­cor­tes co­mo es­tos veía su vi­da em­peo­rar se­ma­na a se­ma­na: se ol­vi­da­ron de las va­ca­cio­nes, des­pués de los via­jes de fin de se­ma­na, y por fin de co­mer fue­ra un do­min­go; el hi­jo me­nor aban­do­nó los cur­sos de in­glés, des­pués de­ci­dió re­pe­tir pa­ra me­jo­rar las

no­tas del ba­chi­lle­ra­to a ver si mien­tras tan­to los pa­dres aho­rra­ban pa­ra la ca­rre­ra, y el ma­yor, con más suer­te y un tí­tu­lo, emi­gra­ba a In­gla­te­rra. Esa fa­mi­lia com­pra­ba en el supermerca­do mar­cas blan­cas y de­bía re­cu­rrir ca­da vez más a los abue­los, achu­cha­dos por su par­te con su pen­sión men­guan­te.

Una mu­jer, en una en­tre­vis­ta en 2013, re­su­mió bien es­ta des­mo­ra­li­za­do­ra re­nun­cia cons­tan­te, ca­si ín­ti­ma: “An­tes yo po­día co­mer en una tas­ca cer­ca­na al tra­ba­jo. Cos­ta­ba cua­tro o cin­co eu­ros. Aho­ra no. Aho­ra, por la no­che, cuan­do acues­to al ni­ño, me ten­go que po­ner a ha­cer­me la co­mi­da pa­ra lle­vár­me­la en un tup­per. An­tes, ese ra­to, con el ni­ño acos­ta­do, era mío. Lo de­di­ca­ba a ver la te­le o a leer. Aho­ra ya no ten­go ni ese ra­to”. Es­ta cla­se me­dia por­tu­gue­sa de­vas­ta­da por la cri­sis, que ha co­men­za­do a res­pi­rar de nue­vo des­pués de que ha­ber re­cu­pe­ra­do al­gu­nas de las con­quis­tas ro­ba­das por la troi­ka, de­ci­di­rá hoy quién go­bier­na ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.