El au­tor del ata­que en Pa­rís se con­vir­tió al is­lam ha­ce 10 años y es­ta­ba ra­di­ca­li­za­do

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - SIL­VIA AYU­SO,

Pa­rís El fis­cal an­ti­te­rro­ris­ta fran­cés, Jean-Fra­nçois Ri­card, in­for­mó ayer de que el ata­que que se co­bró la vi­da el jue­ves de cua­tro po­li­cías de la pre­fec­tu­ra de Pa­rís no so­lo fue “pre­me­di­ta­do”, sino que su au­tor, Mic­kaël Har­pon, un fun­cio­na­rio con la­bo­res de in­for­má­ti­co de ori­gen mar­ti­ni­qués con­ver­ti­do al is­lam ha­ce una dé­ca­da —y no 18 me­ses co­mo se di­jo en un pri­mer mo­men­to—, ha­bía adop­ta­do una “vi­sión ra­di­cal” de es­ta re­li­gión. Har­pon fue aba­ti­do tras el ata­que.

Ade­más, Har­pon, de 45 años, es­ta­ba en con­tac­to con in­di­vi­duos del “mo­vi­mien­to sa­la­fis­ta” (co­rrien­te ri­go­ris­ta den­tro del is­lam), se­gún re­la­tó el fis­cal, y se ha­bría pro­nun­cia­do en el pa­sa­do a fa­vor de aten­ta­dos yiha­dis­tas co­mo el de 2015 con­tra la re­vis­ta sa­tí­ri­ca Char­lie Heb­do. En los úl­ti­mos me­ses, “aban­do­nó to­da ves­ti­men­ta oc­ci­den­tal” pa­ra ir a la mez­qui­ta y em­pe­zó a “re­cha­zar cier­tos con­tac­tos” con mu­je­res. En las ho­ras pre­vias al ata­que, el ase­sino in­ter­cam­bió ade­más 33 men­sa­jes de tex­to con su es­po­sa, cu­ya de­ten­ción pre­ven­ti­va ha si­do pro­lon­ga­da. To­dos ellos, di­jo Ri­card, eran de un con­te­ni­do “ex­clu­si­va­men­te re­li­gio­so y con­cluían con

un ‘Allahu ak­bar”. “Aun­que los sms no son ex­plí­ci­tos so­bre la ac­ción pre­vis­ta, fue­ron en­via­dos 30 mi­nu­tos an­tes de la com­pra de los cu­chi­llos” con los que reali­zó la ma­tan­za, pre­ci­só Ri­card. A ello se une su “vo­lun­tad pro­ba­da de mo­rir” du­ran­te el ata­que, “la na­tu­ra­le­za de los he­chos” co­me­ti­dos y, es­pe­cial­men­te, “las he­ri­das pro­vo­ca­das al me­nos a una de las víc­ti­mas” mor­ta­les, que fue de­go­lla­da.

To­dos es­tos ele­men­tos mues­tran un “con­tex­to de ra­di­ca­li­za­ción la­ten­te” que es lo que lle­vó a la fis­ca­lía an­ti­te­rro­ris­ta a asu­mir, el vier­nes, la in­ves­ti­ga­ción y a cam­biar su rum­bo ha­cia el de “ase­si­na­to e in­ten­to de ase­si­na­to (…) con un ob­je­ti­vo te­rro­ris­ta”, si bien el fis­cal no ha­bló es­te sá­ba­do aún ex­plí­ci­ta­men­te de un aten­ta­do yiha­dis­ta.

La opo­si­ción con­ser­va­do­ra re­cla­mó ayer una co­mi­sión par­la­men­ta­ria y pi­dió la ca­be­za del mi­nis­tro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Cas­ta­ner, quien en un pri­mer mo­men­to ase­gu­ró que no ha­bía se­ña­les de ra­di­ca­li­za­ción del au­tor.

En to­tal, el “periplo ase­sino” du­ró sie­te mi­nu­tos, ex­pli­có Ri­card. Pe­ro su pre­pa­ra­ción tu­vo lu­gar, cuan­to me­nos, unas ho­ras an­tes. El ata­can­te, con 20 años al ser­vi­cio de la po­li­cía, in­gre­só a las 8.55 del jue­ves en la pre­fec­tu­ra. Tres ho­ras más tar­de, el ase­sino, que su­fría una sor­de­ra de­bi­do a una me­nin­gi­tis, sa­lió de las de­pen­den­cias pa­ra ir a una tien­da, don­de ad­qui­rió dos cu­chi­llos, con­ti­nuó el fis­cal.

Mi­nu­tos an­tes de la una de la tar­de, ha­bía vuel­to a su es­cri­to­rio. Des­de que em­pe­zó a tra­ba­jar en la se­de po­li­cial pa­ri­sien­se, en 2003, Har­pon tra­ba­ja­ba co­mo au­xi­liar en los ser­vi­cios de man­te­ni­mien­to in­for­má­ti­co de la di­rec­ción de in­te­li­gen­cia de la po­li­cía con ac­ce­so a in­for­ma­cio­nes sen­si­bles, co­mo da­tos so­bre la ra­di­ca­li­za­ción de sos­pe­cho­sos. Ese es otro de los ele­men­tos que han pro­vo­ca­do las crí­ti­cas de la opo­si­ción, que se pre­gun­ta có­mo no sal­tó nin­gu­na alar­ma en to­do es­te tiem­po.

El ase­sino no per­ma­ne­ció mu­cho tiem­po sen­ta­do. So­lo unos mi­nu­tos más tar­de, vol­vió a le­van­tar­se y co­men­zó la ma­tan­za.

/ G. VAN DER HASSELT (AFP)

El fis­cal an­ti­te­rro­ris­ta fran­cés, Jean-Fra­nçois Ri­card, en su com­pa­re­cen­cia ayer en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.