El maíz amar­go del Ix­cán: una puer­ta abier­ta al con­tra­ban­do

El trá­fi­co ile­gal de ce­rea­les, que per­ju­di­ca a Gua­te­ma­la, se pro­du­ce con im­pu­ni­dad en la fron­te­ra con Mé­xi­co

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - RO­BER­TO VA­LEN­CIA

Érase una vez una fron­te­ra por la que tra­se­ga­ban maíz, to­ne­la­das y to­ne­la­das de maíz. Lo pa­sa­ban de un país a otro sin pa­gar ta­sas ni aran­ce­les, sin con­tro­les fi­to­sa­ni­ta­rios. Ca­da día, ca­mio­nes y más ca­mio­nes col­ma­dos de maíz, co­se­cha­do quién sa­be dón­de, lle­ga­ban has­ta la lo­ca­li­dad me­xi­ca­na de Nue­vo Ori­za­ba, en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la. En ese pue­bli­to, en un pre­dio es­pa­cio­so, los gra­nos se en­sa­ca­ban pa­ra di­si­mu­lar sus orí­ge­nes, y esos sa­cos se car­ga­ban en otros ca­mio­nes ve­ni­dos des­de Gua­te­ma­la. Y to­do es­to su­ce­día jun­to a una adua­na sin es­tre­nar, cus­to­dia­da no­che y día por el Ejér­ci­to me­xi­cano.

A ple­na luz, am­pa­ra­dos en lo re­cón­di­to de un lu­gar de­ma­sia­do ale­ja­do de las ca­pi­ta­les, de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y del pe­rio­dis­mo. Un día sí, otro tam­bién. Un tra­sie­go trans­fron­te­ri­zo in­dus­trial que no es­tá ocu­rrien­do por pa­sos cie­gos, sino por uno de los ocho cru­ces for­ma­les que Mé­xi­co re­co­no­ce en los más de 900 ki­ló­me­tros com­par­ti­dos con Gua­te­ma­la.

Los mi­li­ta­res me­xi­ca­nos des­ta­ca­dos en Nue­vo Ori­za­ba de­tie­nen los ca­mio­nes cuan­do re­gre­san car­ga­dos a Gua­te­ma­la, pe­ro hay ór­de­nes ex­plí­ci­tas de res­pe­tar la com­pra­ven­ta. “El maíz lo trans­por­tan pa­ra acá, pe­ro no­más se les re­vi­sa lo que es que no ha­ya dro­gas y ar­mas”, se li­mi­ta a res­pon­der uno de los sol­da­dos.

El maíz no so­lo se en­vía a to­da Gua­te­ma­la. “Va pa­ra Hon­du­ras y El Sal­va­dor, so­lo que allá en­tra co­mo si fue­ra maíz gua­te­mal­te­co”, di­ce Gus­ta­vo Adol­fo Ri­vas, pre­si­den­te de la gua­te­mal­te­ca Aso­cia­ción Na­cio­nal de Gra­nos Bá­si­cos.

Un ne­go­cio ile­gal es­po­lea­do por los pre­cios a uno y otro la­do de la fron­te­ra. El quin­tal de maíz (45,36 ki­los) cues­ta en Ve­ra­cruz 13,5 dó­la­res y en Ciu­dad de Gua­te­ma­la 18,8 dó­la­res, un 35% más. La di­fe­ren­cia de pre­cios y la pa­si­vi­dad es­ta­tal —el pa­so fron­te­ri­zo lo cus­to­dian los ejér­ci­tos de Mé­xi­co y Gua­te­ma­la— han con­so­li­da­do un con­tra­ban­do que mue­ve mi­llo­nes de dó­la­res.

Pa­ra com­pren­der por qué se ha desa­rro­lla­do a ni­ve­les tan su­per­la­ti­vos, hay que bus­car en el pa­sa­do y pre­sen­te del Ix­cán.

Fe­bre­ro de 1982. Cuan­do el Ejér­ci­to de Gua­te­ma­la se en­ca­mi­nó ha­cia la al­dea de San­ta Ma­ría Tze­já, la fa­mi­lia Lux, in­dí­ge­nas ma­ya k’iche’, se ha­bía par­ti­do en dos. An­te los ru­mo­res de que los sol­da­dos es­ta­ban arra­san­do con to­do y con to­dos en el Ix­cán, los Lux —pa­dre, ma­dre y seis hi­jos en­ton­ces— ha­bían aban­do­na­do su ho­gar a pri­me­ra ho­ra y se ha­bían ocul­ta­do sel­va aden­tro.

Cuan­do Juan Lux y sus dos hi­jos se se­pa­ra­ron mo­men­tá­nea­men­te del res­to de la fa­mi­lia pa­ra con­se­guir ali­men­tos vie­ron una do­ce­na de ca­dá­ve­res, ni­ños y adul­tos. Des­pués, oye­ron rá­fa­gas de fu­sil cer­ca de don­de ha­bían de­ja­do a Isa­bel San­tos. Se mo­vie­ron con el ma­yor si­gi­lo po­si­ble, le­jos de las ve­re­das, pe­ro no ha­lla­ron al res­to de la fa­mi­lia don­de la ha­bían de­ja­do. Se te­mie­ron lo peor. Bus­ca­ron du­ran­te cua­tro días y cuan­do los en­con­tra­ron, fa­mé­li­cos, con­clu­ye­ron que era el mo­men­to de sa­lir ha­cia al­gún cam­po de re­fu­gia­dos en Mé­xi­co.

En aquel en­ton­ces, Gua­te­ma­la es­ta­ba en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, qui­zá la más vio­len­ta de su his­to­ria. Cua­tro gru­pos gue­rri­lle­ros aca­ba­ban de for­ma­li­zar la Uni­dad Re­vo­lu­cio­na­ria Na­cio­nal Gua­te­mal­te­ca, y el Es­ta­do gua­te­mal­te­co acen­tuó sus po­lí­ti­cas de tie­rra arra­sa­da —la gue­rra ci­vil gua­te­mal­te­ca de­jó 200.000 muer­tos, en las zo­nas que creía que apo­ya­ban más a los gue­rri­lle­ros— y a los ojos del al­to man­do, el Ix­cán era un se­mi­lle­ro de co­mu­nis­tas.

A me­dia­dos del si­glo XX, el Ix­cán era una sel­va ca­si vir­gen. Hoy es un mu­ni­ci­pio de 100.000 ha­bi­tan­tes que ocu­pa el nor­te del de­par­ta­men­to

Los mi­li­ta­res so­lo de­tie­nen los ca­mio­nes cuan­do re­gre­san

Es­pe­cial mul­ti­me­dia de La fron­te­ra per­di­da en la sel­va en el­pais. com y

el­fa­ro.net

/ FRED RA­MOS

Un hom­bre pa­sa de­lan­te de los ven­de­do­res del mer­ca­do de Pla­ya Gran­de en Ix­cán, el pa­sa­do mes de ju­lio.

/F.R.

Dos mu­je­res y un ni­ño, en­tre los pues­tos del mer­ca­di­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.