Lí­nea de sa­li­da

Las pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas han de ser el eje de la nue­va cam­pa­ña elec­to­ral

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La con­vo­ca­to­ria elec­to­ral del pró­xi­mo 10 de no­viem­bre ha pues­to mo­men­tá­nea sor­di­na a la ten­sión po­lí­ti­ca vi­vi­da has­ta ago­tar­se el pla­zo pa­ra in­ves­tir un can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Go­bierno. Ni si­quie­ra la es­tra­te­gia se­ce­sio­nis­ta de en­ra­re­cer el cli­ma po­lí­ti­co an­tes de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo dic­te sen­ten­cia es­tá lo­gran­do al­te­rar la re­la­ti­va con­ten­ción que es­tán mos­tran­do los par­ti­dos. Las cir­cuns­tan­cias pue­den sin du­da cam­biar con el ini­cio ofi­cial de la cam­pa­ña, co­mo tam­bién con la na­tu­ra­le­za de la res­pues­ta que las fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas sean ca­pa­ces de ar­ti­cu­lar al anun­cio de la sen­ten­cia. La con­tra­dic­ción que las ate­na­za es aho­ra más vi­si­ble que al ini­cio del pro­cés: por mul­ti­tu­di­na­rios que pue­dan lle­gar a ser los pa­ros o las ma­ni­fes­ta­cio­nes que con­vo­quen, so­lo es­ta­rán ha­cien­do uso de los de­re­chos y li­ber­ta­des que re­co­no­ce la Cons­ti­tu­ción. Y cual­quier res­pues­ta que se sal­ga de ese mar­co de­ja­rá aún más al des­cu­bier­to la vo­lun­tad de vol­ver a los inacep­ta­bles mé­to­dos an­ti­de­mo­crá­ti­cos que vi­vi­mos en el oto­ño de 2017.

Los tí­mi­dos sig­nos de dis­ten­sión que pa­re­cen lle­gar de los prin­ci­pa­les par­ti­dos se­rían es­pe­ran­za­do­res si bus­ca­ran de­sen­ten­der­se de la ca­rre­ra ha­cia los ex­tre­mos pro­pi­cia­da tras las úl­ti­mas elec­cio­nes por la ne­ga­ti­va de Ciu­da­da­nos a ne­go­ciar con la fuer­za más vo­ta­da, con­de­nan­do al país a una po­lí­ti­ca de blo­ques ideo­ló­gi­cos ina­mo­vi­bles don­de, por su par­te, Uni­das Po­de­mos tra­tó de op­ti­mi­zar su po­si­ción has­ta lí­mi­tes que no le per­mi­tía su pe­so par­la­men­ta­rio. La de­ci­sión de pre­sen­tar­se a las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, adop­ta­da por uno de sus ex­di­ri­gen­tes, Íñi­go Erre­jón, tie­ne efec­tos so­bre Uni­das Po­de­mos más allá de ha­ber he­cho sal­tar el ca­lei­dos­co­pio de mar­cas con las que con­cu­rría en los te­rri­to­rios. Al en­con­trar­se con su es­pa­cio po­lí­ti­co di­vi­di­do, Uni­das Po­de­mos ten­drá que po­ner es­pe­cial cui­da­do en se­lec­cio­nar el dis­cur­so po­lí­ti­co, pues­to que a par­tir de aho­ra no po­drá for­mu­lar sus exi­gen­cias al par­ti­do so­cia­lis­ta co­mo pro­ce­den­tes de la ver­da­de­ra iz­quier­da. Y el ar­gu­men­to de que no na­ció co­mo par­ti­do pa­ra ser com­ple­men­to de los so­cia­lis­tas, uti­li­za­do por Igle­sias con­tra Erre­jón, es un in­só­li­to in­ten­to de reha­bi­li­tar la qui­me­ra del sor­pas­so, en la que han coin­ci­di­do los nue­vos par­ti­dos, y con idén­ti­cos y frus­tran­tes re­sul­ta­dos.

Pa­ra el pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar, Pa­blo Ca­sa­do, es­tas elec­cio­nes pue­den su­po­ner la con­so­li­da­ción de su li­de­raz­go in­terno a po­co que in­cre­men­te el nú­me­ro de dipu­tados, un ob­je­ti­vo re­la­ti­va­men­te fá­cil de con­se­guir. Su prin­ci­pal las­tre, por el con­tra­rio, son las de­ci­sio­nes que adop­tó an­tes de ha­cer ex­plí­ci­to el gi­ro al cen­tro por el que aho­ra es­tá que­rien­do apostar, co­mo ha que­da­do de ma­ni­fies­to en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. La pre­si­den­ta, Isa­bel Díaz Ayu­so, una apues­ta per­so­nal de Ca­sa­do, no so­lo ha re­ve­la­do que su Go­bierno de­pen­de de la ul­tra­de­re­cha al vin­cu­lar gra­tui­ta­men­te la que­ma de igle­sias en 1936 con la ex­hu­ma­ción de los res­tos de Fran­co apro­ba­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo; ade­más, ha em­pu­ja­do al Par­ti­do Po­pu­lar ha­cia el te­rreno de la am­bi­güe­dad en un asun­to que, co­mo el de la Gue­rra Ci­vil y la dic­ta­du­ra, de­be­ría es­tar po­lí­ti­ca­men­te zan­ja­do pa­ra cual­quier fuer­za cons­ti­tu­cio­nal. El res­pal­do a Díaz Ayu­so por par­te de su vi­ce­pre­si­den­te, Ig­na­cio Agua­do, miem­bro de Ciu­da­da­nos en el Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción res­pal­da­do por Vox, no jus­ti­fi­ca sus pa­la­bras, sino que obli­ga a re­pro­bar las de am­bos.

Co­mo pre­si­den­te en fun­cio­nes y can­di­da­to con ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas, Pe­dro Sánchez de­be­ría ser el lí­der más in­tere­sa­do en que, a di­fe­ren­cia de la an­te­rior, la cam­pa­ña pa­ra las nue­vas elec­cio­nes se desa­rro­lle en torno a las pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas. Cual­quier ex­ce­so de pro­pa­gan­da y de elec­to­ra­lis­mo en es­ta lí­nea de sa­li­da don­de to­das las fuer­zas se es­tán mi­ran­do de reojo pue­de aca­bar vol­vién­do­se en su con­tra, pues­to que fue­ron esos ex­ce­sos de unos y de otros los que lle­va­ron de nue­vo a las ur­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.