¿Por qué llo­ra Gre­ta Thun­berg?

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - NU­RIA LABARI Nu­ria Labari es es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta, autora de La me­jor ma­dre del mun­do (Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se).

Nos es­tán fa­llan­do. Pe­ro los jó­ve­nes es­tán em­pe­zan­do a en­ten­der su trai­ción”, ad­vir­tió Gre­ta Thun­berg, de 16 años, a los lí­de­res mun­dia­les en la Cum­bre del Cli­ma de la ONU. Lo di­jo con ra­bia y con do­lor, lo di­jo llo­ran­do. Y des­de en­ton­ces se ha es­cri­to mu­cho so­bre por qué llo­ra de ese mo­do “la ni­ña del cli­ma”, que es co­mo le apo­dan mu­chos me­dios.

Bá­si­ca­men­te, la opi­nión se di­vi­de en­tre quie­nes la ad­mi­ran y de­fien­den su cau­sa por cuan­to la cri­sis cli­má­ti­ca nos afec­ta a to­dos y los que ase­gu­ran que es una víc­ti­ma de sus pa­dres, de su fa­ma o in­clu­so una ma­rio­ne­ta del ca­pi­ta­lis­mo ver­de. La so­bre­ex­po­si­ción de es­ta me­nor que se co­mu­ni­ca con el mun­do a tra­vés de sus re­des so­cia­les con más de sie­te mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram, ca­si tres en Twit­ter y 2,5 en Fa­ce­book preo­cu­pa ca­da vez a más gen­te. ¿Có­mo po­drá so­por­tar la po­bre chi­qui­lla se­me­jan­te pre­sión? Des­de que Gre­ta ha­bló en la ONU, su fu­tu­ro psi­co­ló­gi­co se ha tra­ta­do tan­to o más que el fu­tu­ro del pla­ne­ta que la jo­ven in­ten­ta pre­ser­var. ¿Aca­so va­le la pe­na sal­var un pla­ne­ta que no es ca­paz de pro­te­ger a sus ni­ños? ¿No de­be­rían es­tar los pe­que­ños en sus co­le­gios en vez de asis­tir a huel­gas cli­má­ti­cas los úl­ti­mos vier­nes del mes?

Cu­rio­sa­men­te, la so­bre­ex­po­si­ción de los me­no­res en la nue­va so­cie­dad di­gi­tal so­lo ha ca­la­do en la agen­da po­lí­ti­ca la pri­me­ra vez que una ado­les­cen­te ha uti­li­za­do su po­der en In­ter­net pa­ra ac­tuar po­lí­ti­ca­men­te. Pe­ro el he­cho es que los cen­ten­nials (los na­ci­dos des­pués de 2000) son la pri­me­ra ge­ne­ra­ción co­nec­ta­da a In­ter­net des­de su na­ci­mien­to. Los pa­dres se en­car­gan de su bau­tis­mo di­gi­tal y es­cri­ben sus bio­gra­fías on­li­ne des­de el ins­tan­te en que lle­gan al mun­do. En 2019, tres de ca­da cua­tro me­no­res de dos años tie­nen fo­tos en In­ter­net, se­gún un es­tu­dio de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad di­gi­tal AVG. Des­pués, mu­cho an­tes de que cum­plan los 14, edad en la que un me­nor es­pa­ñol pue­de dar per­mi­so pa­ra pu­bli­car sus imá­ge­nes, los chi­qui­llos ya dis­po­nen de un smartp­ho­ne. En nues­tro país, uno de ca­da cua­tro ni­ños de 10 años tie­ne mó­vil, sien­do que a los 12 años ya lo tie­nen el 75%, se­gún el INE. A par­tir de ese mo­men­to, to­dos en­tran en las re­des (Ins­ta­gram, Fa­ce­book, Ti­kTok, You­Tu­be…) y com­par­ten con­te­ni­do con el ob­je­ti­vo de con­se­guir pres­ti­gio so­cial a tra­vés de li­kes.

Mien­tras tan­to, las re­des se cu­bren las es­pal­das exi­gien­do en sus ba­ses le­ga­les ser ma­yor de 13 años pa­ra ser miem­bro. Pe­ro los pa­dres re­ga­lan mó­vi­les sin im­por­tar­les (o sin co­no­cer) es­te con­tex­to le­gal. De­jar que un ni­ño de 10 años use Ins­ta­gram se pue­de com­pa­rar con com­prar una ca­je­ti­lla de ta­ba­co a un ado­les­cen­te de 16. Ac­tual­men­te, el 21% de los jó­ve­nes en­tre 10 y 25 años su­fre tras­tor­nos del com­por­ta­mien­to por cul­pa de la tec­no­lo­gía, se­gún una en­cues­ta del úl­ti­mo Plan Na­cio­nal so­bre Dro­gas.

Pe­ro ¿pa­ra qué quie­ren los ni­ños tan­tos li­kes? Los mi­le­nia­les usa­ron su po­der di­gi­tal pa­ra con­quis­tar el mer­ca­do. Ellos fue­ron los pri­me­ros in­fluen­cers y con­si­guie­ron que las mar­cas pa­ga­ran ci­fras mi­llo­na­rias por apa­re­cer en sus ca­na­les. Ac­tual­men­te, son mu­chos los ni­ños cu­ya ima­gen es­tá sien­do co­mer­cia­li­za­da (por no de­cir ex­plo­ta­da) por pa­dres que gra­ban y edi­tan los ví­deos de sus re­to­ños you­tu­bers pa­ra que las mar­cas pue­dan usar­los co­mo so­por­te pu­bli­ci­ta­rio. Les in­vi­to a en­trar en ca­na­les co­mo Las Ra­ti­tas, The Crazy Haacks, Mi­ke­lTu­be, La Di­ver­sión de Mar­ti­na o tan­tí­si­mos más. Por no ha­blar de los me­no­res que ha­cen ca­da día más fa­mo­sos a sus in­fluen­cers pa­dres que pu­bli­can ca­da ins­tan­te de su vi­da co­mo si los pe­que­ños for­ma­ran par­te de un ma­ca­bro reality show.

Lo que na­die ha­bía pre­vis­to es que los cen­ten­nials em­pe­za­ran a usar su po­der di­gi­tal pa­ra exi­gir a los adul­tos en­trar en el jue­go de­mo­crá­ti­co. Que lle­ga­ra una ge­ne­ra­ción de cha­va­les —qui­zás Gre­ta sea la pri­me­ra de mu­chos— que en vez de co­mer go­mi­no­las o ju­gar al Fort­ni­te trans­for­men su po­der di­gi­tal en po­der po­lí­ti­co. Las de­mo­cra­cias avan­za­das pre­sen­tan so­cie­da­des en las que ca­da vez se vi­ve más pe­ro se na­ce me­nos, de for­ma que los in­tere­ses de los jó­ve­nes no es­tán de­mo­crá­ti­ca­men­te re­pre­sen­ta­dos. De los adul­tos y vie­jos se­rá el po­der po­lí­ti­co; de los cen­ten­nials, el di­gi­tal. En reali­dad, Gre­ta no es una “ni­ña ver­de”. Gre­ta tie­ne 16 años. Si fue­ra es­pa­ño­la ya ha­bría ter­mi­na­do la edu­ca­ción obli­ga­to­ria, po­dría te­ner se­xo con­sen­ti­do con adul­tos, ca­sar­se (con au­to­ri­za­ción), tra­ba­jar o ir a la cár­cel. ¿Por qué hay tan­ta in­sis­ten­cia en de­mos­trar que si­gue sien­do ni­ña quien ya no lo es? Lo que na­die quie­re pro­nun­ciar es que Gre­ta es la pri­me­ra eco­lo­gis­ta cu­yos in­tere­ses no son al­truis­tas. Ella no es una de esas per­so­nas em­pe­ña­das en sal­var las ba­lle­nas pa­ra con­se­guir un mun­do más jus­to con los ani­ma­les. Ni si­quie­ra ha­bla en nom­bre del Ama­zo­nas, por más que le due­la. Ella es­tá de­fen­dien­do sus in­tere­ses po­lí­ti­cos en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que ex­clu­ye de su jue­go a to­da una ge­ne­ra­ción. “Nos es­tán fa­llan­do”, di­ce a los lí­de­res mun­dia­les. Y no ha­bla so­lo del cli­ma. Ha­bla de una de­mo­cra­cia en­ve­je­ci­da y sin nin­gún ho­ri­zon­te po­lí­ti­co más allá de la in­me­dia­tez. Y, por des­gra­cia, to­dos sa­be­mos que tie­ne ra­zón. Tam­bién en eso.

Una nue­va ge­ne­ra­ción uti­li­za su po­der di­gi­tal pa­ra exi­gir a los adul­tos en­trar en el jue­go de­mo­crá­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.