Pa­la­bras de re­cue­lo

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El pro­ble­ma de ve­nir­se muy arri­ba es no ca­li­brar có­mo se­rá la caí­da. Es lo que le ocu­rrió a Díaz Ayu­so. Pen­só que ex­hu­mar los res­tos de un dic­ta­dor del mau­so­leo en el que has­ta aho­ra se le ha ce­le­bra­do pa­ra tras­la­dar­los a un lu­gar pri­va­do era una abe­rra­ción. Has­ta ahí, el tó­pi­co. El por­qué lo re­la­cio­nó con la que­ma de igle­sias de 1936 ca­si sue­na a unos de esos ac­tos fa­lli­dos tan sa­bro­sos pa­ra los psi­coa­na­lis­tas. Lo que di­jo Ayu­so ya lo ha­bía afir­ma­do Ro­cío Mo­nas­te­rio, cuan­do sol­tó aque­llo de que una vez “pro­fa­na­da” la tum­ba de Fran­co, se sen­ta­ba el pre­ce­den­te de que el Es­ta­do pu­die­ra in­ter­ve­nir en la li­ber­tad de los es­pa­ño­les pa­ra en­te­rrar a sus fa­mi­lia­res don­de qui­sie­ran. Mo­nas­te­rio, cohe­ren­te con lo que pre­di­ca su par­ti­do, no se ve nun­ca en la hu­mi­llan­te te­si­tu­ra de te­ner que dis­cul­par­se. Pa­ra ella, el he­cho de que Fran­co fue­ra dic­ta­dor du­ran­te 40 años no res­ta sino que su­ma, y ex­hu­mar­lo im­pi­de la desea­ble re­con­ci­lia­ción de los es­pa­ño­les, una re­con­ci­lia­ción que pa­sa, siem­pre se­gún Mo­nas­te­rio, por­que los per­de­do­res si­gan ol­vi­da­dos en las cu­ne­tas y fo­sas co­mu­nes, y que el dic­ta­dor des­can­se, co­mo me­re­ce, ba­jo el am­pa­ro de un te­cho cris­tiano. En la Es­pa­ña por la que ellos sus­pi­ran, lo ló­gi­co se­ría que la Igle­sia ca­tó­li­ca, que ba­jo pa­lio pa­seó al ge­ne­ral, de­ci­die­ra so­bre los res­tos de quien fue­ra su hi­jo ama­do.

Díaz Ayu­so no es cons­cien­te de que es­tá afir­man­do lo mis­mo que Mo­nas­te­rio. Aún di­ría más, no es cons­cien­te de lo que di­jo, aun­que lo lle­va­ra es­cri­to en unas car­tu­li­nas. To­da­vía alu­ci­na con la re­per­cu­sión. Di­rá, co­mo así di­jo el al­cal­de Al­mei­da a cuento del ca­chon­deo que pro­vo­có ese en­cuen­tro con es­co­la­res en el que afir­mó que an­tes ha­ría un do­na­ti­vo a No­tre Da­me que al Ama­zo­nas, que ha si­do víc­ti­ma del “pen­sa­mien­to único”. Una ex­pli­ca­ción tan có­mi­ca co­mo las mis­mas es­ce­nas que pro­ta­go­ni­zó con la mu­cha­cha­da.

El dis­cur­so po­lí­ti­co es, a me­nu­do, el po­bre­tón re­cue­lo de ar­gu­men­tos que otros agi­tan can­si­na­men­te en las ter­tu­lias, y los dis­cur­sos de re­cue­lo siem­pre pro­du­cen son­ro­jo, más en bo­ca de un al­to car­go po­lí­ti­co. Y eso que ya sa­be­mos que los que ja­más con­ci­bie­ron la ne­ce­si­dad de dar dig­na se­pul­tu­ra a los fu­si­la­dos del fran­quis­mo con­si­de­ran abe­rran­te que al dic­ta­dor se le re­ti­re de una lo­ca­li­za­ción ce­le­bra­to­ria. Si hu­bie­ra de ser así, exi­gen, a mo­do de con­so­la­ción, el de­re­cho de la fa­mi­lia a co­lo­car­lo en la ca­te­dral de la Almudena. Más cén­tri­co im­po­si­ble y a ex­pen­sas de que los nos­tál­gi­cos de la dic­ta­du­ra pue­dan ir allí a or­ga­ni­zar sus aque­la­rres. To­do ven­ta­jas.

La pre­si­den­ta se es­cu­da en la Cons­ti­tu­ción pa­ra ex­pre­sar es­tas ma­ja­de­rías, y, en un re­quie­bro inau­di­to, echa mano de un ar­gu­men­to gue­rra­ci­vi­lis­ta pa­ra em­pren­der­la con­tra aque­llos que su­pues­ta­men­te im­pi­den la re­con­ci­lia­ción en­tre es­pa­ño­les. ¿Que­ma­re­mos las igle­sias de los ba­rrios aque­llos que desea­mos que Fran­co des­apa­rez­ca cuan­to an­tes de su mau­so­leo? Las igle­sias de los ba­rrios, con­vie­ne re­cor­dar, fue­ron en esos años de la Tran­si­ción que, se­gu­ra­men­te, la pre­si­den­ta ve­ne­ra, tem­plos de cu­ras ro­jos que de­tes­ta­ban la con­ni­ven­cia de sus au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas con el dic­ta­dor. En cuan­to a la de­fen­sa de la sen­si­bi­li­dad de los nie­tí­si­mos del ge­ne­ral, en­tien­do que en la con­si­de­ra­ción con que la pren­sa ro­sa siem­pre les ha tra­ta­do, y en la he­ren­cia que la de­mo­cra­cia les ha per­mi­ti­do ate­so­rar, en­con­tra­rán el ma­yor con­sue­lo al des­ga­rro que les pro­vo­ca es­te país de des­agra­de­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.