El vo­to que me­jor le sir­va a Es­pa­ña

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Dos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo co­men­ta­ban so­bre las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les de no­viem­bre. Los dos te­nían cla­ro que que­rían ir a vo­tar; pe­ro sus pro­fun­das du­das no iban en el sen­ti­do de a quién vo­tar, sino có­mo ha­cer­lo de la ma­ne­ra más útil y be­ne­fi­cio­sa pa­ra su país. Uno in­sis­tía en el mer­ca­deo de vo­tos pos­te­rior y que tu vo­to, lo pu­sie­ras don­de lo pu­sie­ras y por mu­cho que pen­sa­ses pa­ra op­ti­mi­zar­lo, po­día des­de no va­ler na­da has­ta ser­vir pa­ra apo­yar a quien tú mis­mo no que­rrías vo­tar ni de le­jos. El otro ar­gu­men­ta­ba que el sis­te­ma da­ba dis­tin­to pe­so al vo­to de­pen­dien­do del lu­gar de nues­tra geo­gra­fía en el que de­po­si­ta­ras el su­fra­gio. Al­go re­sig­na­dos y de­silu­sio­na­dos, pe­ro con la fir­me de­ci­sión de vo­tar, que­da­ron pa­ra el día si­guien­te pa­ra ir a ini­ciar los trá­mi­tes del vo­to por co­rreo. Yo mis­mo ten­go sus mis­mas du­das y de­silu­sio­nes, y por qué no de­cir­lo: em­pie­zo a no creer en na­da. Pe­ro ten­go muy cla­ro que vo­tar si­gue sien­do la úni­ca for­ma de par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en los asun­tos pú­bli­cos, pa­ra en­se­gui­da pa­sar al ol­vi­do. No es per­fec­to, pe­ro es lo único que te­ne­mos.

Luis Ma­ro­to Ri­ve­ro. Na­val­car­ne­ro (Ma­drid)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.