Los par­ti­dos an­te la emer­gen­cia cli­má­ti­ca

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

To­dos de acuer­do: cien­tí­fi­cos, eco­lo­gis­tas y has­ta ni­ños. El cam­bio cli­má­ti­co es el mal de nues­tro tiem­po y sus con­se­cuen­cias van a ser de­vas­ta­do­ras. Es, con mu­cho, el pro­ble­ma más apre­mian­te pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad. Con­ven­ci­do a fon­do, de­ci­do vo­tar al par­ti­do que más me ga­ran­ti­ce que va a lu­char con­tra el CO2 con las má­xi­mas fuer­zas que la si­tua­ción me­re­ce. El que to­ma­rá las me­di­das pre­su­pues­ta­rias más enér­gi­cas cues­te lo que cues­te. Por­que los de­más asun­tos son pe­que­ñe­ces fren­te a es­te. Em­pie­zo la bús­que­da. De­cep­ción ma­yús­cu­la. No en­cuen­tro na­da se­rio en nin­gún pro­gra­ma. Nin­gún par­ti­do le da prio­ri­dad. In­creí­ble. Pro­po­nen me­di­das de me­dio pe­lo y sin nin­gu­na ga­ran­tía de efi­ca­cia. Exi­jo que sa­quen a flo­te en la cam­pa­ña del 10-N la emer­gen­cia cli­má­ti­ca. Aún tie­nen tiem­po pa­ra de­mos­trar que es­tán al día y que se to­man en se­rio lu­char por la ma­yor emer­gen­cia del pla­ne­ta. Pa­blo Osés Az­co­na Fuen­gi­ro­la (Má­la­ga) de­be­ría obli­gar a Myan­mar a que per­mi­ta su re­gre­so y se­gu­ri­dad. Ban­gla­dés no pue­de sos­te­ner mu­cho tiem­po más es­ta si­tua­ción. Sus ciu­da­da­nos tam­bién necesitan de ayu­das, un al­to ín­di­ce de su po­bla­ción vi­ve ba­jo el um­bral de la po­bre­za. La hu­ma­ni­dad no de­be­ría con­sen­tir que nin­gún ni­ño rohing­ya (o no rohing­ya) sea des­po­ja­do de su fu­tu­ro. Es­ta si­tua­ción, ade­más, les po­ne en ries­go de ser cap­ta­dos por el yiha­dis­mo. Des­de aquí rue­go a los or­ga­nis­mos ofi­cia­les que no les ol­vi­den, que po­si­bi­li­ten que pue­dan re­gre­sar a Myan­mar y vi­vir en paz. Si desea­mos un mun­do me­jor, no po­de­mos ce­rrar los ojos an­te es­ta tra­ge­dia.

Ana de la Ve­ga Gar­cía-Pas­tor

Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.