‘Im­peach­ment’ in­ter­na­cio­nal

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La no­ve­dad es su al­can­ce in­ter­na­cio­nal. En los tres an­te­ce­den­tes el cuer­po del de­li­to fue es­tric­ta­men­te do­més­ti­co. An­drew John­son des­ti­tu­yó a su se­cre­ta­rio de Gue­rra sin con­sul­tar al Se­na­do. Ri­chard Ni­xon es­pió a sus ri­va­les de­mó­cra­tas. Bill Clin­ton man­tu­vo re­la­cio­nes im­pro­pias de un pre­si­den­te con una jo­ven be­ca­ria de la Ca­sa Blan­ca. To­do acom­pa­ña­do, na­tu­ral­men­te, por sos­pe­chas de per­ju­rios e in­ten­tos de obs­ta­cu­li­zar a la jus­ti­cia, y por el de­fi­ni­ti­vo abu­so de po­der, el ele­men­to cen­tral del cuer­po de to­dos los de­li­tos y fal­tas gra­ves que pue­den me­re­cer la des­ti­tu­ción de un pre­si­den­te.

En el ca­so de Trump, en cam­bio, se tra­ta de una ac­tua­ción en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. El ac­tual pre­si­den­te re­ca­bó la ayu­da de su ho­mó­lo­go de Ucra­nia pa­ra per­se­guir a un ri­val elec­to­ral, el ex­vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den, y ha rea­li­za­do ges­tio­nes análo­gas con otros paí­ses co­mo Aus­tra­lia o Chi­na. Ta­les con­tac­tos han lla­ma­do la aten­ción so­bre las con­ver­sa­cio­nes pre­si­den­cia­les con Pu­tin y con la fa­mi­lia real sau­dí, una cues­tión del má­xi­mo in­te­rés pa­ra la co­mi­sión de Asun­tos Ju­di­cia­les del Con­gre­so, en­car­ga­da de re­dac­tar el im­peach­ment, a pe­sar de que no po­drá con­tar con el tes­ti­mo­nio de los man­da­ta­rios in­ter­na­cio­na­les im­pli­ca­dos.

El im­peach­ment afec­ta se­ria­men­te a la ac­ción ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos, ya muy mer­ma­da por los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios y por el des­pre­cio pre­si­den­cial ha­cia los di­plo­má­ti­cos. Su je­fe di­rec­to, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Mi­ke Pom­peo, tam­bién es­tá afec­ta­do por el ca­so e in­clu­so ha si­do tes­ti­mo­nio de la con­ver­sa­ción in­cri­mi­na­to­ria con el pre­si­den­te ucra­nio. Ca­si to­do el equi­po pre­si­den­cial es­tá ba­jo sos­pe­cha, em­pe­zan­do por el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce y si­guien­do por el je­fe de ga­bi­ne­te Mick Mul­va­ney.

Du­ran­te el im­peach­ment, Ni­xon de­jó la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal en ma­nos de Henry Kis­sin­ger. Clin­ton creó un ga­bi­ne­te de gue­rra en la Ca­sa Blan­ca, don­de es­ta­ba prohi­bi­do ha­blar del pro­ce­so al pre­si­den­te. Con Trump y to­do su equi­po im­pli­ca­dos has­ta las ce­jas se pue­de es­pe­rar lo peor: pa­ra él, pe­ro tam­bién pa­ra la ac­ción ex­te­rior de su país.

In­ter­na­men­te afec­ta a to­do lo que ten­ga que ver con las elec­cio­nes

Tras la con­ver­sa­ción en­tre Trump y Ze­lens­ki, una lla­ma­da de la Ca­sa Blan­ca es un mo­men­to al­ta­men­te pe­li­gro­so pa­ra cual­quier go­ber­nan­te

de 2020: a los con­gre­sis­tas y se­na­do­res que bus­can la re­elec­ción, a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y al pre­si­den­te en bus­ca de un se­gun­do man­da­to. In­ter­na­cio­nal­men­te, Pu­tin y Xi Jin­ping tie­nen to­dos los mo­ti­vos pa­ra re­la­mer­se, Ze­lens­ki pa­ra echar­se las ma­nos a la ca­be­za y to­dos los Go­bier­nos del mun­do pa­ra es­ta­ble­cer la má­xi­ma cau­te­la en sus con­tac­tos con la Ca­sa Blan­ca, hun­di­da en el des­pres­ti­gio gra­cias a es­te pre­si­den­te desata­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.