Re­gre­so al pa­sa­do

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Al­gún día ha­brá que otor­gar un pre­mio a las de­cla­ra­cio­nes más ex­tra­va­gan­tes o dis­pa­ra­ta­das de los po­lí­ti­cos. Al­go así co­mo lo que se ha­ce en los pre­mios Raz­zies, los Os­car al­ter­na­ti­vos a las peo­res pe­lí­cu­las. Si es­tos exis­tie­ran, yo pro­pon­dría pre­miar las de­cla­ra­cio­nes de Ayu­so so­bre la que­ma de con­ven­tos, ex ae­quo con el inefa­ble re­ma­te de Agua­do. Y eso que la com­pe­ten­cia es fie­ra. Por­que lo de Or­te­ga Smith so­bre las 13 Ro­sas co­mo vi­les “vio­la­do­ras” tam­bién es pa­ra no­ta. Lo ma­lo no es ya que se di­gan es­tu­pi­de­ces su­pi­nas, sino que no po­da­mos evi­tar ha­blar so­bre ello en vez de re­cu­brir­las con un man­to de ver­gon­zo­so si­len­cio. Sin em­bar­go, no son me­ras ocu­rren­cias, de­trás hay al­go más. Es­tá, en pri­mer lu­gar, la ca­rre­ra den­tro de la de­re­cha por ver quién en­car­na me­jor sus esen­cias —y aquí Ciu­da­da­nos ha da­do mues­tras una vez más de su tre­men­do des­pis­te ideo­ló­gi­co—. Y, en se­gun­do tér­mino, es ex­pre­si­vo de la im­pro­vi­sa­ción o de­ja­dez con la que los par­ti­dos pro­ce­den a la se­lec­ción de su per­so­nal. La Co­mu­ni­dad de Ma­drid le vie­ne gran­de, muy gran­de, a al­guien co­mo Ayu­so.

Con to­do, el pro­ble­ma de fon­do es es­ta ne­ce­si­dad de dar­le vuel­tas al pa­sa­do. Se di­rá que to­do em­pe­zó con la me­di­da de Sánchez de sa­car a Fran­co del Va­lle de los Caí­dos, que sin du­da po­see una bue­na do­sis de elec­to­ra­lis­mo. Pe­ro tie­ne la vir­tud al me­nos de zan­jar una cuen­ta pen­dien­te des­de la Tran­si­ción. Bas­ta con leer la pren­sa ex­tran­je­ra so­bre el asun­to pa­ra to­mar con­cien­cia de la ano­ma­lía en la que es­tá­ba­mos ins­ta­la­dos. Una de­re­cha in­te­li­gen­te así lo hu­bie­ra en­ten­di­do y hu­bie­ra pa­sa­do a otro te­ma. En de­fi­ni­ti­va, quie­nes en su día más in­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad del ol­vi­do son los que más se afa­nan aho­ra por re­mo­ver la gue­rra ci­vil, el te­ma más di­vi­si­vo en es­te ya de por sí frag­men­ta­do país.

Has­ta aho­ra, los de­ba­tes po­lí­ti­cos so­bre nues­tro pa­sa­do re­cien­te se re­du­cían ca­si ex­clu­si­va­men­te a la na­tu­ra­le­za de la Tran­si­ción. Ata­car a es­ta era una for­ma de po­ner en cues­tión nues­tra con­di­ción de país re­con­ci­lia­do. Aho­ra nos re­tro­trae­mos a la gue­rra ci­vil. Hay in­clu­so quie­nes van más le­jos y eli­gen la dis­cu­sión so­bre la Le­yen­da Ne­gra co­mo el lu­gar en el que es­ce­ni­fi­car las con­fron­ta­cio­nes. Pa­re­ce co­mo si se nos hu­bie­ran he­cho pe­que­ños los mo­ti­vos pa­ra dis­cre­par en es­te pre­sen­te y tu­vié­ra­mos que vol­ver al pa­sa­do pa­ra re­car­gar las ba­te­rías del odio, pa­ra re­ver­de­cer los an­ta­go­nis­mos.

Pre­fe­ri­mos re­cu­pe­rar y reavi­var con­flic­tos pre­té­ri­tos en vez de ele­gir te­mas uni­fi­ca­do­res, co­mo si aque­llo que nos une ca­re­cie­ra de ren­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Aun­que ten­go pa­ra mí que es­to se de­be a la au­sen­cia de ideas y de pro­pues­tas que se ocul­tan me­dian­te una re­no­va­ción cons­tan­te del no­so­tros fren­te a ellos. Eso es lo fá­cil. Lo di­fí­cil es ofre­cer un pro­gra­ma so­bre có­mo abor­dar los re­tos del fu­tu­ro e im­pli­car en él al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de fuer­zas po­lí­ti­cas y so­cia­les. Más que mi­rar ha­cia atrás, de­be­ría­mos de­ba­tir so­bre có­mo abor­dar lo que se nos vie­ne en­ci­ma, pro­yec­tar­nos uni­dos ha­cia ade­lan­te, jus­to aque­llo de lo que pa­re­ce in­ca­paz es­ta ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos. Nos so­bra pa­sa­do y nos fal­tan pre­vi­sio­nes de fu­tu­ro. Y ya lo sa­be­mos, con­du­cir con el es­pe­jo re­tro­vi­sor, ig­no­rar la ca­rre­te­ra que te­ne­mos por de­lan­te, es el me­jor me­dio pa­ra aca­bar es­tre­lla­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.