Me­jo­rar las con­di­cio­nes pa­ra atraer tra­ba­ja­do­res

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MA­RÍA MAR­TÍN,

En la fá­bri­ca de em­bu­ti­dos La Ho­gue­ra ha­ce dos años que bus­can tra­ba­ja­do­res que ma­ne­jen con ha­bi­li­dad el cu­chi­llo. En el de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos de Car­to­na­jes Iz­quier­do dan por im­po­si­ble cu­brir el pues­to de en­car­ga­do de man­te­ni­mien­to. Tam­bién el de in­for­má­ti­co. En el gru­po de lo­gís­ti­ca Mo­li­ne­ro se con­tra­ta­rían aho­ra mis­mo 150 con­duc­to­res. Y ca­rre­ti­lle­ros. Y au­xi­lia­res ad­mi­nis­tra­ti­vos. Y gen­te que ha­ble idio­mas… So­ria, la pro­vin­cia más des­ha­bi­ta­da de Es­pa­ña y una de las más va­cías de Eu­ro­pa, bus­ca mano de obra y no la en­cuen­tra. Los em­pre­sa­rios quie­ren traer ex­tran­je­ros, pe­ro los trá­mi­tes exi­gi­dos por ley di­fi­cul­tan la con­tra­ta­ción. Aún más si es­tán en si­tua­ción irre­gu­lar.

Teo Mar­tí­nez pa­sea or­gu­llo­so con su ba­ta blan­ca por las sa­las de frío de La Ho­gue­ra en las que se cu­ran dos mi­llo­nes de cho­ri­zos al año. Su fá­bri­ca de em­bu­ti­dos, que re­sis­te en San Pe­dro Man­ri­que, un pue­blo de 600 ha­bi­tan­tes, di­fí­cil­men­te ha­bría so­bre­vi­vi­do sin tra­ba­ja­do­res co­mo Ab­de­rra­zak o De­sis­la­va. Ga­nan unos 1.100 eu­ros ne­tos al mes y vi­ven en el pue­blo con sus fa­mi­lias. “Sin ellos ten­dría­mos que ha­ber­nos ido a la ciu­dad y es jus­to lo que no que­re­mos. Nues­tro ob­je­ti­vo es desa­rro­llar el mun- do ru­ral”, afir­ma Mar­tí­nez. Es­ta em­pre­sa fa­mi­liar de 96 tra­ba­ja­do­res tie­ne en nó­mi­na un 46% de ex­tran­je­ros. “Creo que fal­ta in­for­ma­ción, me nie­go a acep­tar que con el des­em­pleo que hay [14%], no ha­ya es­pa­ño­les que quie­ran tra­ba­jar aquí”, de­fien­de a su la­do su mu­jer, Al­ba Abe­llei­ro, di­rec­to­ra de Re­cur­sos Hu­ma­nos de la em­pre­sa.

“La fal­ta de per­so­nal nun­ca ha si­do tan alar­man­te”, ad­vier­te el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de So­ria Al­ber­to San­ta­ma­ría. La ins­ti­tu­ción ha pe­di­do ayu­da a la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Mi­gra­cio­nes. Cal­cu­lan que en tres años ne­ce­si­ta­rán 1.700 tra­ba­ja­do­res y te­men que al­gu­nas de sus em­pre­sas cie­rren o sus­pen­dan sus pla­nes de ex­pan­sión. Los em­pre­sa­rios plan­tea­ron una pro­pues­ta de di­fí­cil con­ce­sión: re­gu­la­ri­zar con con­tra­tos de tra­ba­jo a los in­mi­gran­tes que ya vi­ven en Es­pa­ña. “Son un ac­ti­vo y es­ta­ría­mos re­sol­vien­do dos pro­ble­mas: sa­car­los de la clan­des­ti­ni­dad y su­pe­rar nues­tro dé­fi­cit de per­so­nal”, de­fien­de San­ta­ma­ría. Pe­ro la ley obli­ga a los in­mi­gran­tes sin pa­pe­les a vi­vir sin per­mi­so de re­si­den­cia y de tra­ba­jo un mí­ni­mo de tres años an­tes de que pue­dan re­gu­la­ri­zar­se, aun­que les ofrez­can un em­pleo. El Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta, ade­más, no es par­ti­da­rio de “pre­miar” la irre­gu­la­ri­dad.

So­ria (88.600 ha­bi­tan­tes) pre­su­me de ca­li­dad de vi­da y con­ci­lia­ción fa­mi­liar. Sus ve­ci­nos co­men en ca­sa y no en un tá­per en la ofi­ci­na y lle­van a los ni­ños an­dan­do So­ria no es la úni­ca re­gión que pi­de tra­ba­ja­do­res. En Gra­na­da los agri­cul­to­res la­men­tan la di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar “mano de obra le­gal”; en Can­ta­bria, los hos­te­le­ros quie­ren for­mar ca­ma­re­ros en Pe­rú por­que ase­gu­ran que aquí no hay in­tere­sa­dos en ser­vir me­sas; los em­pre­sa­rios del trans­por­te de mer­can­cía y pa­sa­je­ros lle­van años con la mis­ma que­ja… “Los ser­vi­cios pú­bli­cos de em­pleo de al­gu­nas co­mu­ni­da­des afir­man que las ofer­tas con­tie­nen, a ve­ces, ho­ra­rios y

al co­le. El ín­di­ce de pa­ro ron­da el 8%, pe­ro sus jó­ve­nes se mar­chan a es­tu­diar y tra­ba­jar fue­ra. Fal­tan ca­rre­te­ras, fi­bra óp­ti­ca, viviendas, un tren, in­ver­sión y un plan de fu­tu­ro. Otra pis­ta so­bre las opor­tu­ni­da­des que ofre­ce So­ria es que es la se­gun­da pro­vin­cia de Es­pa­ña con me­nos in­mi­gran­tes. No es sen­ci­llo atraer aquí a un tra­ba­ja­dor con su fa­mi­lia. El sis­te­ma tam­po­co lo po­ne fá­cil.

La res­pon­sa­ble de per­so­nal de La Ho­gue­ra co­lec­cio­na anéc­do­tas de sus úl­ti­mas en­tre­vis­tas pa­ra se­lec­cio­nar per­so­nal a tra­vés del ser­vi­cio pú­bli­co de em­pleo de ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. “La ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res que apa­re­cen no es­tán in­tere­sa­dos sa­la­rios di­fí­ci­les de acep­tar. Me­jo­ran­do las con­di­cio­nes se­gu­ro que se cu­bri­rían”, ad­vier­ten fuen­tes del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo. “Hay que ana­li­zar por qué ocu­rre es­to a pe­sar del des­em­pleo. La ofer­ta de FP no res­pon­de a la de­man­da, pe­ro tam­bién se ha pro­du­ci­do un aba­ra­ta­mien­to de la mano de obra”, ex­pli­ca la se­cre­ta­ria de Em­pleo y Mi­gra­cio­nes de CC OO, Lo­la San­ti­lla­na.

El ca­so de So­ria ex­po­ne el desafío de fo­men­tar la in­mi­gra­ción re­gu­lar, una pro­me­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.