La lim­pia­do­ra, clave en el ‘cri­men de la ca­be­za’

La pre­sun­ta ase­si­na de Je­sús Ma­ri Baranda en Cas­tro Ur­dia­les man­dó a su asis­ten­ta que ti­ra­ra unas gran­des bol­sas

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - PA­TRI­CIA O. DOLZ,

A prin­ci­pios de fe­bre­ro, Car­men Me­rino, una ga­di­ta­na de 61 años afin­ca­da en Cas­tro Ur­dia­les (Can­ta­bria), lla­mó a su se­ño­ra de la lim­pie­za ha­bi­tual. Ha­cía mu­cho tiem­po que no so­li­ci­ta­ba sus ser­vi­cios y le dio ins­truc­cio­nes pre­ci­sas de có­mo te­nía que lle­gar a la ca­sa. Le di­jo que tra­je­ra su co­che y que lo de­ja­se en el apar­ca­mien­to del ga­ra­je de la ur­ba­ni­za­ción, en el nú­me­ro 12 de la ca­lle Pe­dro Ba­sa­be, a la sa­li­da de es­ta lo­ca­li­dad ma­rí­ti­ma, más ve­ci­na de Bil­bao que de San­tan­der, y que pa­sa de los 40.000 ha­bi­tan­tes en in­vierno a los más de 100.000 en ve­rano.

Cuan­do la mu­jer lle­gó a la vi­vien­da, un pe­que­ño dú­plex con sa­lón y co­ci­na en la plan­ta ba­ja y dos ha­bi­ta­cio­nes y ba­ño en la plan­ta de arri­ba, se­gún des­cri­be un ve­cino, se en­con­tró, jun­to a la puer­ta de en­tra­da con va­rias bol­sas de ba­su­ra de plás­ti­co “ne­gras, gran­des y pe­sa­das”. Se­gún de­cla­ró la asis­ten­ta oca­sio­nal an­te la Guar­dia Ci­vil, des­pués de lim­piar to­da la ca­sa, Car­men le pi­dió que se lle­va­se esas bol­sas has­ta su co­che y que las ti­ra­se don­de pu­die­ra. La mu­jer, que no re­cuer­da ha­ber vis­to aquel día a Je­sús Ma­ri Baranda (67 años), pro­pie­ta­rio de la vi­vien­da y pa­re­ja de Car­men des­de ha­cía sie­te años, hi­zo exac­ta­men­te lo que le di­jo su je­fa.

Los investigad­ores sos­pe­chan que en esas bol­sas ce­rra­das po­día ir el cuer­po de Je­sús Ma­ri, de quien has­ta el mo­men­to so­lo ha apa­re­ci­do la ca­be­za, en­vuel­ta y me­ti­da en una ca­ja de car­tón en la ca­sa de una ami­ga y ve­ci­na de Car­men. El ma­ca­bro ha­llaz­go se pro­du­jo ha­ce una se­ma­na y ha da­do lu­gar a to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes. Aho­ra se bus­ca, con es­ca­sas es­pe­ran­zas, el res­to del cuer­po del fa­lle­ci­do en el ver­te­de­ro de Me­rue­lo, uno de los ma­yo­res de Can­ta­bria.

Fue la ma­dru­ga­da del sá­ba­do 28 de sep­tiem­bre cuan­do la ami­ga de Car­men, una mu­jer de Utre­ra (Se­vi­lla) que ella co­no­cía de ir a bai­lar se­vi­lla­nas a la Ca­sa de An­da­lu­cía de Cas­tro Ur­dia­les, de­ci­dió ave­ri­guar qué ha­bía en esa ca­ja que le ha­bía da­do en mar­zo Car­men y que co­men­za­ba a apes­tar. La ve­ci­na le ha­bía ase­gu­ra­do que en ella guar­da­ba “ob­je­tos se­xua­les”. Se­gún lo de­cla­ra­do a los investigad­ores por es­ta ve­ci­na —en shock tras des­cu­brir la ca­be­za den­tro de aque­lla ca­ja—, la jus­ti­fi­ca­ción que su ami­ga le dio pa­ra de­jár­se­la en su ca­sa fue que “no que­ría que los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil en­con­tra­ran

La su­pues­ta ase­si­na le di­jo a una ami­ga que la ca­ja guar­da­ba ju­gue­tes se­xua­les

esos ob­je­tos en el re­gis­tro que ella ha­bía ac­ce­di­do a que rea­li­za­ran en su ca­sa pa­ra tra­tar de en­con­trar al­gún ras­tro de Je­sús Ma­ri”, des­apa­re­ci­do des­de fe­bre­ro.

La ca­be­za, que es­ta mis­ma se­ma­na se con­fir­mó que per­te­ne­cía a Je­sús Ma­ri, pre­sen­ta­ba sig­nos de ha­ber si­do manipulada, “po­si­ble­men­te que­ma­da”, se­gún fuen­tes cer­ca­nas al ca­so, que se­ña­lan que pa­re­cía es­tar cha­mus­ca­da por un la­do. Los aná­li­sis del crá­neo con­ti­núan en el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de San­tan­der pa­ra da­tar el día del fa­lle­ci­mien­to y la po­si­ble cau­sa de la muer­te del hom­bre, un em­plea­do de ban­ca del ba­rrio de San Ig­na­cio de Bil­bao, di­vor­cia­do y con dos hi­jos, con quie­nes ha­bía per­di­do el con­tac­to.

Fal­so via­je

No fue has­ta mar­zo que un pri­mo her­mano de la víc­ti­ma se de­ci­dió a de­nun­ciar la des­apa­ri­ción. “Car­men nos di­jo que se ha­bía ido de via­je”, de­cla­ró es­ta se­ma­na. Se­gún su ver­sión, la ga­di­ta­na les di­jo que Je­sús Ma­ri ha­bía cam­bia­do de te­lé­fono, les fa­ci­li­tó un nú­me­ro nue­vo y los fa­mi­lia­res re­ci­bie­ron al­gu­nos men­sa­jes. Pe­ro el pa­so del tiem­po y el tono de los men­sa­jes —“él no se ex­pre­sa­ba así”, ase­gu­ró el pri­mo—, apar­te del he­cho de que el su­pues­to Je­sús Ma­ri siem­pre elu­die­ra la po­si­bi­li­dad de man­dar una no­ta de voz o de rea­li­zar una vi­deo­lla­ma­da, es­ca­mó a los fa­mi­lia­res. Sin em­bar­go, nun­ca sos­pe­cha­ron de Car­men. “Eran una pa­re­ja apa­ren­te­men­te fe­liz”, “él la tra­ta­ba co­mo a una rei­na”, de­cla­ra­ron los alle­ga­dos, se­gún fuen­tes cer­ca­nas al ca­so. Aque­lla de­nun­cia ines­pe­ra­da — “a Car­men le mo­les­tó que fue­se a la po­li­cía sin avi­sar­le”, de­cla­ró el pri­mo— in­quie­tó a la ga­di­ta­na, que se apre­su­ró a deshacerse de la ca­be­za que aún guar­da­ba.

“Me la en­con­tré me­ti­da en una ca­ja en el fel­pu­do de la en­tra­da, y la guar­dé por­que era lo único que te­nía su­yo”, al­can­zó a de­cir­le Car­men a los investigad­ores so­bre la ca­be­za de su pa­re­ja cuan­do se des­cu­brió to­do. Tam­bién di­jo que el mó­vil de Je­sús Ma­ri “se le ha­bía caí­do al ba­ño”. No vol­vió a de­cla­rar has­ta es­tar de­lan­te de la ti­tu­lar del Juz­ga­do nú­me­ro 3 de Cas­tro Ur­dia­les, que el pa­sa­do miér­co­les or­de­nó pri­sión pro­vi­sio­nal co­mu­ni­ca­da y sin fian­za pa­ra la mu­jer por un pre­sun­to de­li­to de ho­mi­ci­dio. Des­de en­ton­ces per­ma­ne­ce en el pe­nal de El Due­so, en San­to­ña.

El mó­vil del su­ce­so si­gue sien­do una in­cóg­ni­ta aun­que los investigad­ores sos­pe­chan que res­pon­da a una cues­tión me­ra­men­te eco­nó­mi­ca. Car­men no tra­ba­ja­ba, no te­nía in­gre­sos, de­pen­día com­ple­ta­men­te de Je­sús Ma­rí. Tu­vo al­gún pro­ble­ma de di­ne­ro en el pa­sa­do, con deu­das im­pa­ga­das, pe­ro no lle­ga­ron a de­nun­ciar­la. Se­gún fuen­tes po­li­cia­les, “no tie­ne an­te­ce­den­tes”. Mien­tras Je­sús Ma­ri es­tu­vie­se so­lo des­apa­re­ci­do, se­guía co­bran­do su bue­na pen­sión y ella te­nía ac­ce­so a la cuen­ta, de la que ha se­gui­do dis­po­nien­do, se­gún pu­die­ron com­pro­bar los investigad­ores. La muer­te del hom­bre su­po­nía, en cam­bio, que­dar­se sin me­dio de vi­da.

La sos­pe­cho­sa hi­zo creer a la fa­mi­lia de la víc­ti­ma que es­te te­nía otro te­lé­fono

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.